articulo botox

of 5 /5
 NÚMERO 2 - AG OS TO 2003 10 L a t oxin a b o t ul í ni ca se u t il i za desde hace 10 o s en es- tét i ca, sobre l a p arte al ta del rost ro, p ara b o rr ar l o s ul t raj es del t iem p o . Su ap l i caci ón sob r e l os dos t erci os in f eri or es d e l a ca r a, el cuel l o y elesco t e n o ll eva m ás de 3 os. 1. Material S eg ún nuest r o co no cim i en t o , l a t oxin a b ot ulí ni ca am eri - cana Botox ® , di l ui da en 1 m l de suero f isi o l ó gico que co n- tiene 1 0 0 un i dad es de B ot ox ® , sól o se en cuent r a di spo ni bl e en Suiza. A ct ual m en t e ut ilizam o s 2 m lpar a 1 0 0 unidades. S e ut il i zan j eri ngas de insul i n a co n aguj a 3 0 G co l o cad a, m ar ca O m ni can, 50 U /0 , 5 m l. E sto si gn ifi ca p ar a B ot ox ® una dilució n de 2 5 U /0 , 5 m l, es decir, 1 U cada 2 gr ada- cio n es. 2. Párpado inferior N ue st r a e xp eri encia e s r eci en t e, l ue go del curso de p o s- grado di ct ad o p o r A . K l ei n de B eve rl y H i ll s ( C al i f orni a, EE.U U . ) en Ginebra, el12 de enero de 20 0 0. Co n el f i n de des p legar el p ár p ado , se inyect ar o n de 1 a 2 unidades c om o m áxi m o en 3 p untos i nt r adérm icos, co- m en zand o p or el p er p endi cul ar a l a p upila, 1 m m baj o elr e- bo r de ci l i ar; l o s ot r o s 2 están si t uad o s m ás aba j o y h aci a f uera ( f igs.1 y 2 ) . A lm i sm o ti em p o, p o n drem os at en ción al p un t o d e unió n d el m úsc ulo zigo m át ico p equ o ( m. zigo- máticus minor ). 3. Surco nasogeniano No s ot r os hem os t r at ado a 30 p aci en tes, con una t écnica todavía i m p erf ecta, de l os cuales el 5 0% había suf r i do una p ares ia o un a p arálisis del m úscul o el evad o r prof un do de l l abio sup eri or ( m. levator del labi superi  ) y/o del m úsculo can in o ( m. lev a tor anguli hor i s) de 4 s em anas a 8 m eses an- tes. E n rep oso, p r esen t aban un borr am i en t o de l os sur cos. Luego de un en t r en am i en t o e n T urí n, I t al i a, con G . R egi s- M i l an o, qu e se ded i ca a las asim et r í as de l a son r isa, p arece qu e es necesario i nyectar 2,5 U en 1 ó 2 p un t os en elsur co m ism o, a l a al t ura de una l í nea hor i zont al qu e p asa p or l as nari nas. La inyecci ón debe r eal i zarse en form a p r of un da, p erpendi cul ar al p l an o cut án eo ,l ueg o de p asar l a p iel y el t e- jido cel ul ar s ubcut án eo, j ust o desp ués de sent ir un a p eque ña resi st enci a ( f i gs. 3 y 4). A con sej am os s er extr em adam en t e p rud en tes,y sólo pro- p on em os esta indi caci ón p ar a l o s pa ci en t es p erf ect am en t e co n o ci do s, p ara p r even ir efect o s secun da r i os, y e n aq uel l o s p aci en t es que p r esen tan un a so n r i sa “ eq ui n a” , dej an do m uy al descu biert o sus en as. 4. El pliegue solar o las arrugas peribucales M i en t r as que no se obser ve un a rot ura de l a derm i s y ún i- cam en t e se p r esen t e el ef ecto del o r bi cul ar ( m. orbicularis oris), la si t uaci ó n p uede ser m ej o r ad a con l a a pl i caci ón de 1 U ,1 en 3 p untos a l o l argo de una l í nea obl i cua haci a arri - Trata m i e nto de l os dos terc i os inferi or e s de c a ra, c ue l l o y e l e scote con tox i na bo tu l í n i c a : 3 años de e xpe rienci a A R TÍC ULO S P. Micheels, MD Separata autorizada del  J ourna l de Méde cine Es thé tiqu e et de C hirurgie Dermat ol ogique, V ol. XXI X, 116, diciemb re de 2002. Figura 1. Puntos de inyección en el párpado inferior. Figura 2. P árpa do inferior.

Upload: violet-leon-gomez

Post on 19-Jul-2015

41 views

Category:

Documents


0 download

TRANSCRIPT

Page 1: articulo botox

5/17/2018 articulo botox - slidepdf.com

http://slidepdf.com/reader/full/articulo-botox 1/4

 

NÚMERO 2 - AGOSTO 200310

La toxina botulínica se utiliza desde hace 10 años en es-

tética, sobre la parte alta del rostro, para borrar los ultrajes

del tiempo. Su aplicación sobre los dos tercios inferiores de

la cara, el cuello y el escote no lleva más de 3 años.

1. MaterialSegún nuestro conocimiento, la toxina botulínica ameri-

cana Botox®, diluida en 1 ml de suero fisiológico que con-

tiene 100 unidades de Botox®, sólo se encuentra disponible

en Suiza.

Actualmente utilizamos 2 ml para 100 unidades.

Se utilizan jeringas de insulina con aguja 30 G colocada,

marca Omn ican, 50 U/ 0,5 ml. Esto significa para Botox®

una dilución de 2 5 U/ 0,5 ml, es decir, 1 U cada 2 grada-

ciones.

2. Párpado inferiorNuestra experiencia es reciente, luego del curso de pos-

grado dictado por A. Klein de Beverly Hills (California,

EE.UU.) en Ginebra, el 12 de enero de 2000.

Con el fin de desplegar el párpado, se inyectaron de 1 a

2 unidades como máximo en 3 puntos intradérmicos, co-

menzando por el perpendicular a la pupila, 1 mm bajo el re-

borde ciliar; los otros 2 están situados más abajo y hacia

fuera (figs. 1 y 2). Al mismo tiempo, pondremos atención al

punto de unión del músculo zigomático pequeño (m. zigo-

máticus minor ).

3. Surco nasogenianoNosotros hemos tratado a 30 pacientes, con una técnica

todavía imperfecta, de los cuales el 50% había sufrido unaparesia o una parálisis del músculo elevador profundo del

labio superior (m. levator del labi superi) y/ o del músculo

canino (m . levator anguli horis) de 4 semanas a 8 meses an-

tes. En reposo, presentaban un borramiento de los surcos.

Luego de un entrenamiento en Turín, Italia, con G. Regis-

Milano, que se dedica a las asimetrías de la sonrisa, parece

que es necesario inyectar 2,5 U en 1 ó 2 puntos en el surco

mismo, a la altura de una línea horizontal que pasa por las

narinas. La inyección debe realizarse en forma profunda,

perpendicular al plano cutáneo, luego de p asar la piel y el te-

 jido celular subcutáneo, justo después de sentir una pequeña

resistencia (figs. 3 y 4).

Aconsejamos ser extremadamente prudentes, y sólo p ro-

ponemos esta indicación para los pacientes perfectamente

conocidos, para prevenir efectos secundarios, y en aquellos

pacientes que presentan una sonrisa “equina”, dejando muy

al descubierto sus encías.

4. El pliegue solar o las arrugas peribucalesMientras que no se observe una rotura de la dermis y úni-

camente se presente el efecto del orbicular (m . orbicularis

oris), la situación puede ser mejorada con la aplicación de

1 U, 1 en 3 puntos a lo largo de una línea oblicua hacia arri-

Tratamiento de los dos tercios inferiores decara, cuello y el escote con toxina botulínica:3 años de experiencia

A RTÍC ULO S

P. Micheels, MD

Separata autorizada del Journal de Médecine Esthétique et de Chirurgie Dermatologique , Vol. XXIX, n°116, diciembre de 2002.

Figura 1. Puntos de inyección en el párpado inferior.

Figura 2. Párpado inferior.

Page 2: articulo botox

5/17/2018 articulo botox - slidepdf.com

http://slidepdf.com/reader/full/articulo-botox 2/4

 

INTERNATIONAL JOURNAL OF COSMETIC MEDICINE AND SURGERY - E DICIÓN EN ESPAÑOL 11

ba, comenzando ~2 mm por debajo de la unión labio rojo-

labio blanco, cerca de la comisura labial (figs. 5, 6 y 7).

Como efecto secundario mencionamos el problema de

la pronunciación de las consonantes P y B, así como tam-

bién el problema de la oclusión de los labios sobre un vaso,

en el acto de beber, aunque nosotros todavía no lo hemos

observado.

5. El pliegue de la amarguraResulta de la contracción del músculo triangular de los la-

bios (m . depressor anguli oris), los cuales se esfuman neta-

mente luego de la inyección de 2,5 U, 1 cm por abajo y 1

cm por afuera de la perpendicular que sale de la comisura

labial (figs. 8 y 9).

La parálisis del triángulo de los labios provoca, además,

una predominancia de los músculos elevadores de la comi-

sura labial, del músculo zigomático mayor (m. zygomaticus

major ) y el risorio, dando, en reposo, y aún más al sonreír,

un aspecto semejante a la risa de  La Giocon da .

6. La arruga mentonianaEs la producida por la hipercontracción del músculo de la

borla del mentón (m. mentalis) y responde muy bien a la

inyección de 2,5 a 5 U en este último sitio mencionado

(fig. 10 y 11).

Figura 3. Puntos de inyección en el pliegue nasogeniano.

Figura 4. Surco nasogeniano.

Figura 5. Puntos de inyección para el pliegue solar y el pliegue de

amargura.

Figura 6. Pliegue solar.

Figura 7. Pliegue de amargura.

Page 3: articulo botox

5/17/2018 articulo botox - slidepdf.com

http://slidepdf.com/reader/full/articulo-botox 3/4

 

NÚMERO 2 - AGOSTO 200312

7. El cuelloDos indicaciones, dos técnicas.

A. Las horizontales del cuello o collar de Venus 

Es necesario realizar las inyecciones en forma de napa in-

tradérmica y por fuera de la aponeurosis cervical superficial,

sobre 5 hileras de 3 a 4 puntos cada una, con 1-2 U (fig.

12 ). Se puede aumen tar la dilución a 4 ml/ 10 0 U, p ero noes indispensable. Si existe una rotura de la dermis, se acon-

seja la técnica de relleno o de alisado (fig. 13).

B. Los cordones platismales 

Se trata de realizar 3 a 4 puntos de 2,5 U en el cordón

mismo, pinzando el cuerpo del músculo con un movimien-

to forzado de antepulsión de la mandíbula (prognatismo),

evitando inyectar demasiado alto en la mandíbula, para evi-

tar los problemas en la deglución. Si existe un exceso de

piel sobrante, será necesario un lifting cervical, o en caso

de exceso de grasa, una liposucción superficial de la zona

(fig. 14).

Figura 8. Punto de inyección para el pliegue de amargura.

Figura 9. Pliegue de amargura.

Figura 10. Arruga del mentón.

Figura 11. Punto de inyección para la arruga del mentón.

Figura 12. Puntos de inyección para el cuello.

Figura 13. Cuello.

5

1 mes

 

5 meses

Page 4: articulo botox

5/17/2018 articulo botox - slidepdf.com

http://slidepdf.com/reader/full/articulo-botox 4/4

 

INTERNATIONAL JOURNAL OF COSMETIC MEDICINE AND SURGERY - E DICIÓN EN ESPAÑOL 13

Figura 15. Puntos de inyección para el escote.

Figura 16. Escote.

Figura 14. Cordones platismales. 1 mes y 5 meses.

8. El escoteEs una nueva indicación, presentada en Bruselas, Bélgi-

ca, en forma brillante por R. Ney, en noviembre de 1999.

En las mujeres de 30 a 50 años, es posible esfumar las finas

arrugas verticales de la región intermamaria. Se realiza una

administración en napa en la intradermis en forma de

triangulo (de “bénitier del Diablo”) que provocará una re-

lajación de la red muscular subcutánea de las fibras del pla-

tisma, del pectoral y de la aponeurosis torácica superficial

(figs. 15 y 16).

9. ConclusionesTodavía no son conocidas, ni aprovechadas completa-

mente, todas las posibilidades terapéuticas de la toxina

botulínica.

Nosotros pensamos que asociada a los productos de relle-

no no puede más que satisfacer a los pacientes, siempre

que sea utilizada en forma prudente, respetando un perío-

do de descanso entre los distintos tratamientos, como míni-

mo, de 9 semanas, con el fin de evitar la estimulación del

sistema inmunitario y que sea inyectada correctamente, de

acuerdo con las normas, capaces de evitar los pequeños

efectos secundarios inherentes a su utilización.

La tendencia actual parece ser la de disminuir las dosis y

aumentar e l número de p untos de inyección, lo que produ-

ciría un aspecto más natural y sereno, y no un aspecto fijo,

sin expresión, como el de una muñeca de circo. De hecho ,

es totalmente posible tratar con la misma eficacia, la frente,

la glabela y las patas de gallo, con 40 U, en lugar de 60 a10 0 U como fuera precon izado hace 5 años al comienzo de

nuestra experiencia, teniendo la precaución de evitar que

los músculos sean hipertrofiados en exceso.

Referencias bibliográficas

1. Brandt F, Bellman B: Cosmetic use of botulinum A exotoxin for theaging neck. Dermatol Surg 1998; 24:1232-1234.

2. Carruthers A, Kiene K, Carruthers J: Botulinum exotoxin use inclinical dermatology. J Am Acad Dermatol 1996; 34:788-797.

3. Carruthers A, Carruthers J: Cosmetic uses of botulinum. A exotoxin.Advances in Dermatology 1997; 12: 325-348, .

4. Carruthers A, Carruthers J: Cosmetic uses of botulinum toxin. En:Coleman WP, Hanke W, Alt T (eds). Cosmetic Surgery of the Skin.Nueva York: Mosby; en imprenta.

5. Jankovic J, Schwartz K: Clinical correlates of response to botulinumtoxin injections. Arch Neurol 1991; 48:1253-1256.

6. Klein AW: Dilution and storage of botulinum toxin. Dermatol Surg 1998; 24: 1179-1180.

7. Matarasso S: Complications of botulinum A exotoxin forhyperfunctional lines. Dermatol Surg 1998; 24: 1249-1254.

8. Regis-Milano G: Utilisation de la toxine botulique dans les ridesd’expression: trois ans d’expérience avec Botox ® . J Med Esth et Chir Derm 1998; 25(97): 31-33.