los distintos modelos de enseÑanza de la … · 2018-09-11 · los distintos modelos de enseÑanza...

of 26/26
LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEÑANZA DE LA MÚSICA HOY EN EL ESTADO ESPAÑOL Luis Calderón Escobar Profesor de Piano del Conservatorio Profesional de Música de Getafe Resumen: Punto de partida para reflexionar sobre lo que es la enseñanza de la música en la actualidad en el Estado español y lo que puede ser en un futuro si todos estamos dispuestos a trabajar y seguir peleando por aquello que consideramos justo, para que nuestras enseñanzas ocupen y tengan el lugar y la consideración que merecen. Palabras clave: Educación musical, aprendizaje musical, LOGSE, LOMCE, LOE THE DIFFERENT MODELS OF TEACHING MUSIC TODAY IN THE SPANISH STATE Abstract: Starting point to reflect on what is the teaching of music today in the Spanish State and what may be in the future if we are all willing to work and keep fighting for what we consider fair, so that our teachings occupy and have the place and the consideration they deserve. Keywords: Music education, music learning, LOGSE, LOMCE, LOE Calderón Escobar, Luis. "Los distintos modelos de enseñanza de la música hoy en el Estado español". Música Oral del Sur, n. 14, pp. 227-252, 2017, ISSN 1138-857 Fecha de recepción: 25-4-2017 Fecha de aceptación: 30-10-2017 INTRODUCCIÓN Cuando hablamos de la enseñanza de la música en España nos referimos casi exclusivamente a aquella que tiene lugar en los conservatorios debido a que desde hace cerca de 200 años y hasta épocas muy recientes este era el único lugar donde se impartía y desarrollaba de manera “oficial”. Pero hoy en día la enseñanza de la música no se circunscribe, afortunadamente, solo a los conservatorios. ¡Hay vida musical más allá de los conservatorios! MÚSICA ORAL DEL SUR, Nº 14, Año 2017 ISSN 11388579 227 Centro de Documentación Musical de Andalucía

Post on 30-Sep-2018

234 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICA HOY EN EL ESTADO ESPAOL

    Luis Caldern EscobarProfesor de Piano del Conservatorio Profesional de Msica de Getafe

    Resumen:

    Punto de partida para reflexionar sobre lo que es la enseanza de la msica en la actualidaden el Estado espaol y lo que puede ser en un futuro si todos estamos dispuestos a trabajar yseguir peleando por aquello que consideramos justo, para que nuestras enseanzas ocupen ytengan el lugar y la consideracin que merecen.

    Palabras clave:

    Educacin musical, aprendizaje musical, LOGSE, LOMCE, LOE

    THE DIFFERENT MODELS OF TEACHING MUSIC TODAY IN THE SPANISH STATE

    Abstract:

    Starting point to reflect on what is the teaching of music today in the Spanish State andwhat may be in the future if we are all willing to work and keep fighting for what weconsider fair, so that our teachings occupy and have the place and the consideration theydeserve.

    Keywords:

    Music education, music learning, LOGSE, LOMCE, LOE

    Caldern Escobar, Luis. "Los distintos modelos de enseanza de la msica hoy en elEstado espaol". Msica Oral del Sur, n. 14, pp. 227-252, 2017, ISSN 1138-857

    Fecha de recepcin: 25-4-2017 Fecha de aceptacin: 30-10-2017

    INTRODUCCIN

    Cuando hablamos de la enseanza de la msica en Espaa nos referimos casiexclusivamente a aquella que tiene lugar en los conservatorios debido a que desde hacecerca de 200 aos y hasta pocas muy recientes este era el nico lugar donde se imparta ydesarrollaba de manera oficial. Pero hoy en da la enseanza de la msica no secircunscribe, afortunadamente, solo a los conservatorios. Hay vida musical ms all de losconservatorios!

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 227Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    Esta nueva realidad obliga a dar un enfoque distinto a la cuestin, lo que llev a hacermelas siguientes preguntas: qu es la educacin musical? en qu mbitos se da? y,especialmente, a qu nos referimos cuando hablamos de modelos de enseanza de lamsica? Y como respuesta a esta ltima pregunta encontr dos opciones:

    1. A la prctica docente como actividad diaria y cotidiana en el aula realizada en base aunos determinados mtodos de enseanza-aprendizaje, denominados modelos deenseanza o modelos pedaggicos.

    2. A las distintas formas de enseanza (de aprendizaje) de la msica segn el marco enel que estn ubicadas; es decir segn la finalidad que se persiga y al tratamiento que seles da desde las Administraciones educativas.

    Volviendo a leer el objetivo de esta jornada creo que queda claro que de lo que queremoshablar hoy es de la segunda opcin.

    Todos nos hemos preguntado en algn momento de nuestra vida qu es la msica. Seguroque se pueden dar muchas definiciones pero lo que todos sabemos y tenemos muy claro esque la Msica es un lenguaje, un medio de comunicacin entre las personas, un lenguajeuniversal sencillo y, a la vez, complejo. Un lenguaje que, adems, apela a los sentimientos yque est presente en el devenir cotidiano de cada individuo, de cada pueblo, de cadasociedad. Y, como todo lenguaje, para su mejor comprensin y disfrute, necesita seraprendido, es decir: enseado. Y esta enseanza (y, por lo tanto, aprendizaje) de la msicaes lo que hoy nos trae aqu, nos ocupa y nos preocupa.

    La msica tiene una gran importancia desde distintos aspectos: educativo, cultural, social,creativo, emocional y hasta teraputico.

    No quiero aqu extenderme sobre las investigaciones, estudios y trabajos que ponen demanifiesto la enorme importancia de la msica en el ser humano, incluso antes de nacer, enla etapa de gestacin, en los recin nacidos y bebs as como en los adolescentes, en eldesarrollo cerebral, emocional, en diversos campos de la salud, etc., siendo instrumento desocializacin, de comunicacin, de inclusin, de participacin y de cohesin social. Y, apesar de todo ello, y de ser una actividad de tan alto nivel formativo y fuente de tantariqueza cultural y econmica, es difcil de entender que la msica haya sido (y siga siendo)una de las grandes olvidadas en las leyes, decretos y normativa en general de nuestrosistema educativo a lo largo de la historia.

    Prueba de ello es la pobre formacin musical de la sociedad espaola, a diferencia (o encomparacin) de lo que ocurre en cualquiera de los pases de nuestro entorno ms prximoen los que la cultura musical est mucho ms arraigada en la sociedad, y ello es debido alabandono que, como acabamos de decir, ha sufrido por parte de la Administracin. Y nohablo de una formacin musical especializada, hablo de una formacin bsica.

    228 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    Justo es reconocer, sin embargo, que en las ltimas dcadas se han dado importantes pasospara acabar con esta situacin de marginalidad, como veremos ms adelante, aunquetambin veremos cmo es posible desandar el camino ya iniciado. Por otra parte, tambines justo decirlo, ha sido la sociedad la que ha forzado esos cambios, ha sido la demanda deuna enseanza musical digna en los distintos mbitos la que ha obligado a crear ydesarrollar una oferta formativa desde las administraciones.

    La enseanza de la msica est contemplada en nuestro sistema educativo desde dosvertientes: una, como parte de la formacin general que toda persona debe recibir (lallamada educacin bsica), ampliada despus a la educacin postobligatoria y la otra, comouna formacin especfica o especializada, fuera de la enseanza general y a la que, por lotanto, se accede, digamos voluntariamente.

    Hoy en da la msica, de una u otra manera, forma parte de la educacin desde las etapasms tempranas de la infancia cosa impensable hasta hace unas pocas dcadas. Pero esto nosiempre ha sido as, como es fcil de suponer. Y para saber dnde estamos, es necesarioconocer de dnde venimos, de dnde partamos y qu camino hemos recorrido. Quizs ellonos ayude a entender no solo la situacin actual sino a plantearnos cmo queremos que seael futuro en lo referente a las enseanzas musicales.

    ANTECEDENTES HISTRICOS

    La enseanza, transmisin y conservacin de la msica ha estado vinculadatradicionalmente a las instituciones eclesisticas y los palacios de la aristocracia pero a lolargo del siglo XIX y por distintas razones, entre otras las profundas transformacionessociales que se producen, la formacin musical se va separando de dichas instituciones y sedesarrolla, sobre todo, a travs de la clase privada llegando a ser considerada unaenseanza de adorno. Al mismo tiempo, y por el contrario, se produce otro fenmenosignificativo: la msica, que ha formado parte de la Universidad desde los primerosmomentos, deja de tener presencia en ella tras la muerte del ltimo catedrtico demusicologa en la Universidad de Salamanca en 1842 y, casi paralelamente a este hecho,tiene lugar la creacin en 1830 del primer Conservatorio de Msica que tendr su sede enMadrid.

    La aparicin y el ascenso de una nueva clase social, la burguesa, modifica muchosaspectos de la vida del pas, tambin los culturales. La msica pasa de los salones de lanobleza y la aristocracia a los salones burgueses y a las salas de concierto. Se crean ateneos,liceos de msica, sociedades musicales y los primeros teatros, el Teatro Real y el de laZarzuela en Madrid y el del Liceo en Barcelona, dedicados a la representacin musical(pera, zarzuela). Cabe, pues, imaginarse que el modelo de enseanza musical sufrecambios a lo largo del siglo.

    EL Real Conservatorio de Msica Mara Cristina de Madrid

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 229Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    Prueba de ello ser, como acabamos de decir, la creacin en Madrid del Real Conservatoriode Msica y Declamacin Mara Cristina y la aprobacin de un Reglamento para elgobierno econmico y facultativo del citado centro. Posteriormente se regula el nmero deMaestros con que contar el conservatorio segn las enseanzas (16), los diferentes tipos dealumnos del Conservatorio y los ttulos que podrn otorgarse. Se redacta una relacin de lasenseanzas impartidas con sus das y horas de clase, el mtodo empleado y el nombre delprofesor de cada enseanza pero nada referido al nmero de cursos por asignatura ni a unaestructura determinada de los estudios. No hay un plan de estudios.

    As pues, la enseanza especializada de la msica aparece regulada por primera vez ennuestra legislacin en 1830.

    Nace as el modelo de centro y de enseanza que, con mayor o menor rigor, con diversasmodificaciones, tanto en lo relativo a la institucin como a las enseanzas impartidas, se hamantenido a lo largo de casi dos siglos y llegado a nuestros das.

    En 1838, mediante una nueva Real Orden, se da una nueva organizacin al Conservatoriode Msica y Declamacin, procurando conciliar su existencia con la rigurosa economaque exigen las circunstancias, reduciendo el establecimiento solamente a una escuela dealumnos externos.

    LA LEY DE INSTRUCCIN PBLICA (LEY MOYANO)

    Casi veinte aos despus, en 1857, va a ver la luz la primera gran ley que regula todo elsistema educativo: la Ley de Instruccin Pblica, conocida como Ley Moyano. En estaley aparecen por primera vez las enseanzas de Msica recogidas dentro del sistemaeducativo y lo hacen dentro de las enseanzas superiores, incluidas en las enseanzas deBellas Artes, y referidas a los estudios de Msico Maestro Compositor.

    Se hace referencia, asimismo, al Real Conservatorio de Msica y Declamacin y a losestudios que en l se imparten.

    Queda, por tanto, sobreentendida, la consideracin de enseanzas superiores de lasenseanzas de Msica.

    Pero el siglo XIX fue un siglo muy convulso socialmente, lo cual repercuta de una u otraforma en la regulacin de la educacin en todos sus niveles. As, se sucedieron una serie dedisposiciones (Decretos, Reales Decretos, Reglamentos) que, atendiendo a distintasjustificaciones y, a veces, con peregrinos argumentos, lo que hicieron fue, en primer lugar,desvincular las enseanzas de Msica y el centro donde se impartan del rgimen generaluniversitario, cambiando la consideracin de escuela superior por la de escuela especial, yen segundo lugar, reducir a la mnima expresin el nmero de profesores as como lasenseanzas impartidas, pasando a tener un mximo de seis especialidades instrumentales delas 14 originales. Igualmente se cambi la denominacin del centro en distintas ocasiones.

    230 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    Pero lo que verdaderamente subyace es la falta de recursos econmicos para mantener estasenseanzas por las circunstancias sociales del momento y la necesidad de destinar esedinero a otros fines como el pago de la deuda del Estado y los gastos ocasionados por lasdistintas contiendas blicas, la crisis financiera de 1866, etc., nos suena, verdad? Es lo queen la actualidad llamamos recortes. Como vemos, no es nada nuevo.

    EL SIGLO XX HASTA LA LLEGADA DE LA LOGSE

    A lo largo del siglo XIX, y especialmente en el ltimo tercio, se crearon diversosconservatorios en las ciudades ms importantes del pas (Mlaga, Valencia, Sevilla,Zaragoza, por citar los ms importantes junto con el del Liceo de Barcelona, fundado en1838), aunque sin el reconocimiento oficial de las enseanzas impartidas hasta lapublicacin en 1905 de un Real Decreto, en el que se estableca que se debera solicitar alMinisterio de Instruccin pblica y Bellas Artes la validez acadmica de los estudioselementales en ellos cursados como incorporados al Conservatorio de Madrid.

    Previamente se haba aprobado en 1901 un nuevo Reglamento del Conservatorio (deMadrid) que lo nico que hizo, en cuanto a las enseanzas, fue hacer una relacin de lasque se impartan y del nmero de profesores en cada una de ellas.

    En 1911, un nuevo Real Decreto, intenta adaptar las enseanzas de Msica y Declamacinal nivel y modelo de organizacin de los mejores Conservatorios europeos. As, en elprembulo -exposicin de motivos- se hace alusin a las enseanzas impartidas en losconservatorios alemanes y austriacos y al intento de ir dirigiendo la organizacin delConservatorio hacia el modelo alemn.

    En este Real Decreto se establece el objeto del Conservatorio, se estructuran sus enseanzasen elemental o preparatoria y superior y hace una diferenciacin entre enseanzasprincipales y accesorias obligatorias. Por primera vez se elabora algo parecido a un plan deestudios.

    El Real Decreto de 1917 centra su argumentacin en la especializacin en las trestendencias claramente delimitadas en la prctica: la de Maestro Compositor, la de Cantory la de Instrumentista, a las que, por primera vez, se denominan como carreras. Organizalas enseanzas que hay que cursar en cada una ellas para la obtencin del correspondientettulo, as como el nmero de cursos de cada asignatura, constituyendo as lo que podemosconsiderar el primer plan de estudios real. Las enseanzas de Piano y Violn constan de dosgrados: elemental, de primero a quinto cursos y superior, cursos sexto, sptimo y octavo.Son las nicas enseanzas en las que se habla de grado superior.

    Por Decreto de 15 de junio de 1942 se deroga el Decreto de 1905 y se organizan yclasifican los Conservatorios Oficiales de Msica y Declamacin del Estado en trescategoras: Superiores, Profesionales y Elementales. nicamente al Real Conservatoriode Madrid se ratifica el carcter de Escuela Superior, con plenitud de estudios.

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 231Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    No se elabora un plan de estudios estructurado con un nmero determinado de cursos porasignatura, por lo que se entiende que rige lo establecido en el anterior Reglamento. Secrea, en el Conservatorio de Madrid un grupo de enseanzas superiores, que comprendernel virtuosismo en Piano y Violn para los concertistas, la Direccin de orquesta y losestudios especiales de Musicologa, de Canto Gregoriano y de Rtmica y Paleografa.

    Por otra parte, se regulan los ttulos que se pueden expedir en los Conservatoriosprofesionales: Compositor, Instrumentistas (en los diversos instrumentos) y Cantante,manteniendo as lo establecido en 1917. El ttulo de Profesor en las distintas especialidadessolo podr ser expedido por el Real Conservatorio de Madrid, como Centro Superior. Porltimo se hace una relacin de los Conservatorios que tendrn la consideracin deProfesionales, situados en las principales capitales de provincia, aquellas de mayorpoblacin, hasta un total de diez (entre ellos el de Barcelona tras concederle esta categora ala hasta entonces denominada Escuela Municipal de Msica).

    EL PLAN DEL 66

    Sera prolijo intentar diseccionar la nueva Reglamentacin establecida por el Decreto2816/1966 el archiconocido como Plan del 66-, especialmente en lo relativo al plan deestudios, que no deja de ser un entramado de asignaturas con muchas asignaturas llave (esdecir que abren o cierran la posibilidad de cursar otras). No obstante cabe decir que serealiza una planificacin de las enseanzas, una distribucin en cursos de cada una de ellasy una ubicacin de las enseanzas en los tres grados que se establecen: elemental, medioy superior. El grado superior deja de ser privilegio solo de las enseanzas de Piano yVioln para extenderse al resto de especialidades instrumentales, as como a otras tericas oterico-prcticas, como la Musicologa, la Direccin de Orquesta o de Coros, laComposicin, la Pedagoga Musical y la Msica de Cmara por poner algunos ejemplossignificativos. El grado superior adquiere todo su significado en cuanto a nivel de estudiosy de titulacin por igual para todas las especialidades pero subyace una cuestin muyimportante de fondo (y de forma) y es que las asignaturas que lo configuran quedanreducidas nicamente a los dos cursos de la propia especialidad instrumental o terica (tresen el caso de la Musicologa y de la Direccin), el curso de Pedagoga especializada decada enseanza y los dos cursos de Prcticas de Profesorado siendo el resto de lasasignaturas necesarias para la obtencin del ttulo superior asignaturas del grado medio, conlo que el grado superior propiamente dicho careca de una entidad o estructura curricularpropia aunque la tuviera a efectos legales.

    Por otra parte, no haba un plan de estudios propiamente dicho con cursos cerrados conunas determinadas asignaturas tal y como suceda en el resto del sistema educativo o comosucede hoy en da en las enseanzas musicales regladas sino que el alumno poda decidirlibremente de qu asignaturas matricularse en cada momento. As, poda suceder (ysuceda) que un alumno poda matricularse en un curso acadmico de una asignatura y al

    232 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    siguiente de ocho, con lo que te ibas confeccionando un plan de estudios a la carta: esos era optatividad! o, mejor dicho, libre configuracin.

    La duracin total de los estudios conducentes al ttulo superior no era la misma en todas lasespecialidades, perpetuando la aristocracia del Piano y el Violn que vena heredadadesde principios de siglo y que fue mantenindose norma tras norma. Dichasespecialidades, a las que se uni en este Decreto el Violoncello, tenan una duracin total de10 cursos (4 de grado elemental, 4 de grado medio y 2 de superior). Por el contrario, elresto de especialidades instrumentales tena una duracin de 8 cursos (3 de elemental, 3 demedio y 2 de superior), salvo casos excepcionales como el rgano, el Clave, el Armonio yla Percusin, que tenan 7 cursos el primero y 5 los restantes. Exactamente lo mismo pasabaen los grados elemental y medio.

    Por ltimo, una curiosidad, importante desde el punto de vista pedaggico: por primera vezse contempla en una norma escrita que adems de la profesional los conservatoriosestarn autorizados a tener una seccin de enseanza no profesional. Los programas deesta sern de menor contenido y profundidad. Los cursos aprobados carecern de validezpara pasar a la profesional, lo que jams se llev a la prctica y puede considerarsecomo el primer antecedente de las Escuelas de Msica que surgirn como nuevo modelo decentro al amparo de la LOGSE, como veremos ms adelante. Nuevo en Espaa, no as en elresto de Europa donde llevaba dcadas instaurado.

    Imagino que, a estas alturas ya se habrn dado cuenta: empec diciendo lo equivocado queestaba pensando que la enseanza de la msica se reduca a los conservatorios y, hasta elmomento, no he hablado de otra cosa (excepcin hecha de la Ley Moyano). Pero a fe queno es culpa ma; el nico motivo es, sencillamente, que la msica no exista para el resto delsistema educativo. Quedaba relegada (normativamente hablando) a los centros especficosde formacin musical: los Conservatorios de Msica. El motivo? Posiblemente eldesprecio desde las altas instancias por esta rama del Arte y la consideracin de estasenseanzas como de un mero adorno; claro que, viendo la situacin actual, cabrapreguntarse si esto solo suceda en el pasado

    Para ser justos, habra que decir que a finales del siglo XIX, concretamente en 1876 y hastael inicio de la Guerra Civil en 1936, y paralelamente a la estructura educativa de laadministracin, surge una corriente pedaggica, la Institucin Libre de Enseanza en la quela Msica y el Canto se contemplaba como una actividad o enseanza ms dentro delprograma de estudios en todos sus niveles. La educacin musical era considerada como unaparte esencial de la cultura, y por eso dirigieron sus esfuerzos a integrarla en sus planeseducativos y en su proyecto educativo en general. Este loable esfuerzo llegaba, pordesgracia, a un nivel muy reducido de la poblacin.

    En la II Repblica la msica no aparece en los planes de estudio a pesar de ser laeducacin materia prioritaria, enarbolando como bandera la renovacin pedaggica y laeducacin esttica. S que tendr presencia en el Plan de formacin de Maestros y en el

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 233Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    Reglamento de las Escuelas Normales. En cualquier caso, la Msica se desarrolla msdesde una perspectiva cultural y social que desde la educativa, si bien es cierto que la faltade tiempo impidi la puesta en marcha de una ley de educacin.

    El franquismo, tras la Guerra civil, signific la oscuridad total para las enseanzasmusicales, excepcin hecha de los dos decretos citados anteriormente (el del 42 y el del 66)que volvan a perpetuar la msica a los conservatorios. Podemos decir que, a grandesrasgos, la msica durante el rgimen franquista estaba olvidada; no hubo ninguna presenciaprctica de la msica en primaria ya que la capacitacin musical de los maestros brillabapor su ausencia.

    En el caso de la Enseanza Media, cuando aparece en los planes de estudio, lo haceformando un bloque obligatorio, con la denominacin de Educacin Artstica, Fsica yPatritica. El espritu con el que se fundamenta la Msica en dicho Plan queda bien patenteen la justificacin de la norma: " La Educacin Fsica, practicada intensamente en todoslos cursos y combinada con artes de adorno, msica, canto, visitas artsticas etc.,perfeccionar la educacin y formacin social y humana del alumno, fin primordialperseguido en el presente Plan".

    Y, aunque el cuestionario de Msica para la Enseanza Media de 1953 propone nocionesde solfeo y canto coral para los cursos primero y segundo, lo cierto es que nunca selleg a aplicar y una vez ms la msica es considerada como un arte de adorno.

    La Ley General de Educacin de 1970: Lo que pudo ser y no fue

    La promulgacin de la Ley General de Educacin de 1970, primera gran ley que aborda laorganizacin de todo el sistema educativo desde la Ley Moyano de 1857 (ms de 100 aosdespus!), cre grandes expectativas en lo referente a la enseanza musical. Lo cierto esque lo que sobre el papel era prometedor result que, de nuevo, nunca se llev a la prctica:el rea de expresin dinmica en primaria en realidad se reduca a la gimnasia, al menos enla enseanza pblica. El resto de manifestaciones artsticas se quedaron por el camino.

    En el bachillerato haba un rea de formacin esttica con especial atencin a Dibujo yMsica. La msica qued reducida al primer curso con una carga lectiva de 2 horassemanales y con un tratamiento historicista alejado totalmente de lo que debera ser unaeducacin eminentemente prctica.

    No obstante, cabe resaltar un aspecto importante que pudo haber significado un giro radicalen las enseanzas artsticas superiores y que, de haberse consolidado, hubiese ahorradomuchos disgustos posteriores y evitado una situacin an sin resolver satisfactoriamente.Me refiero a la incorporacin a la Educacin universitaria. La disposicin transitoriasegunda estableca que Las Escuelas Superiores de Bellas Artes, los Conservatorios deMsica y las Escuelas de Arte Dramtico se incorporarn a la Educacin universitaria ensus tres ciclos, en la forma y con los requisitos que reglamentariamente se establezcan.

    234 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    Solo las Escuelas de Bellas Artes hicieron efectiva su incorporacin en 1978, y, una vezms, las enseanzas de Msica perdieron el tren de la universidad. Se dice que algnilustrado msico, con responsabilidades en la gestin, manifest en aquel momento quems vale ser cabeza de ratn que cola de len, refirindose a la no conveniencia deincorporarse a la universidad. De aquellos polvos vienen estos lodos, cabra decir ahora

    LA LEY ORGNICA DE ORDENACIN GENERAL DEL SISTEMAEDUCATIVO (LOGSE). LA REFORMA

    La promulgacin de la LOGSE en 1990 signific un cambio cualitativo sustancial en laordenacin educativa de las enseanzas artsticas, particularmente de las enseanzasmusicales, y supone un avance extraordinario en todos los mbitos y niveles. En primerlugar porque, por primera vez, se establece un currculo uniforme para toda la enseanzaobligatoria (incluso en la no obligatoria, como es la etapa de educacin infantil); ensegundo lugar porque, tambin por primera vez, las enseanzas artsticas, y en concreto lasde Msica, aparecen reguladas dentro del sistema educativo en todos sus niveles y en tercerlugar porque, igualmente por primera vez, se contempla la formacin del profesorado deMsica en todas sus mbitos.

    Los puntos clave de los currculos de las enseanzas de Msica en Primaria y Secundariason -en palabras de Elisa Roche- la educacin o el aprendizaje prctico frente alplanteamiento terico tradicionalmente dado, la integracin del movimiento y de la danzacomo parte de la expresin musical y del desarrollo integral de la persona, el desarrollo dela dimensin social a travs de actividades que propicien cantar, danzar y tocar juntos, eldesarrollo de la capacidad creativa para descubrir que la msica puede ser hecha por unomismo y el concepto de currculo abierto y flexible para que cada profesor pueda realizar suprctica docente de acuerdo con la realidad del aula.

    En cuanto a las enseanzas artsticas, la LOGSE establece que tendrn como finalidadproporcionar a los alumnos una formacin artstica de calidad y garantizar lacualificacin de los futuros profesionales de la msica, la danza, el arte dramtico y lasartes plsticas y el diseo.

    En lo referente a la Msica, se establece la estructura en grados y la duracin de lasenseanzas en cada unos de ellos (elemental, de cuatro cursos, medio, con tres ciclos de doscursos cada uno y superior, un ciclo con una duracin de cuatro o cinco cursos segn lasespecialidades). La ordenacin acadmica est basada en el estudio de una especialidadinstrumental como eje vertebrador alrededor del cual se ordenan una serie de asignaturasque sirven para conseguir un equilibrio entre el conocimiento terico, el desarrollo de lasdestrezas instrumentales y la aprehensin de los principios estticos que determinan elfenmeno artstico-musical y todo ello en base a algo hasta el momento desconocido ennuestras enseanzas: un currculo, entendiendo por tal el conjunto de objetivos, contenidos,

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 235Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    mtodos pedaggicos y criterios de evaluacin que regulan la prctica docente. Seincorporan tambin unos principios metodolgicos.

    Todo lo anterior da idea del cambio tan notable que se persegua en el modelo de enseanzay supona, a la vez, un reto para el profesorado, anclado en un modelo de enseanzatradicional decimonnico y poco permeable a los cambios.

    El tiempo lectivo de la clase individual de instrumento pasa a ser de una hora en todos loscursos de los grados elemental y medio al que hay que sumar otra hora de clase colectiva enel grado elemental y los dos primeros cursos del grado medio. Si lo comparamos con los 10minutos de clase semanal (15 en el caso de los ms afortunados) que a algunos nos tocvivir con el anterior plan de estudios, podemos decir que, aunque solo hubiera sido por eso,el cambio mereci la pena. Pero este es solo un ejemplo, podramos citar otros como lapotenciacin de la actividad de conjunto en la que destacan la Msica de Cmara durantecuatro cursos para todas las especialidades, la aparicin de la enseanza de Orquesta a lolargo de todo el grado medio, el Coro en grado elemental para todos los alumnos de los dosltimos cursos y en grado medio durante los dos primeros cursos para los alumnos de lasespecialidades no sinfnicas, la aparicin de la enseanza de Piano complementario o lacreacin de dos opciones o itinerarios educativos diferenciados en el tercer ciclo segn losintereses y aptitudes de los alumnos como orientacin y preparacin para los estudiossuperiores. Se regula, asimismo, el ingreso mediante una prueba especfica de acceso encada uno de los niveles (tambin en el grado superior).

    Con respecto al grado superior, debemos destacar que el currculo que estableci elMinisterio de Educacin para su mbito de gestin pretenda garantizar la cualificacinprofesional en los mbitos relativos a la creacin, la interpretacin, la investigacin y ladocencia. Una novedad muy interesante fue que en cuatro especialidades se establecanitinerarios en los ltimos cursos con el fin de atender a los diferentes perfiles que derivandel ejercicio profesional. Y, como de lo que aqu hemos venido a hablar es de los distintosmodelos de enseanza de la Msica, nos centraremos en la especialidad de Pedagoga, pueses obvio que es la especialidad encargada de la formacin del futuro profesorado. Estaespecialidad constaba de dos opciones: Pedagoga del lenguaje y la educacin musical yPedagoga del Canto y de las distintas especialidades instrumentales. Para la primeraopcin (Pedagoga del lenguaje y la educacin musical) se establecieron tres itinerarios:

    Lenguaje Musical

    Msica en la Educacin Secundaria

    Educacin musical temprana

    De esta manera quedaba cubierta, junto con el Magisterio en Educacin Musical, laformacin del profesorado encargado de impartir las enseanzas musicales en todos losmbitos del sistema educativo y en todos los niveles, tanto en la enseanza general (infantil,

    236 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    primaria y secundaria as como en la universitaria) como en la enseanza especializada, yafuera reglada o no reglada (conservatorios y escuelas de msica). Hay que recordar,adems, que desde el ao 1984 la msica vuelve a tener su sitio en la Universidad tras lacreacin de la licenciatura de Musicologa y, posteriormente, en 1995, la de Historia yCiencias de la Msica, ambas como licenciaturas de segundo ciclo.

    Recordemos que los planes de estudio anteriores a la LOGSE carecan de contenidosdidcticos y pedaggicos y se consideraba que una buena formacin como intrprete erasuficiente para el desempeo de la funcin docente y se tena la idea de que el ejercicio dela docencia poda ser (y era) en muchos casos un complemento de la actividad profesional.Por ello se haca imprescindible la propuesta de un nuevo perfil profesional que aunara laformacin terica, tcnica y pedaggica. A pesar de ello, no ha cambiado casi nada en losustancial salvo que la formacin complementaria del futuro intrprete es mucho ms ricaen todos los niveles educativos.

    Se produce, adems, la separacin de los centros superiores que impartirn nicamente lasenseanzas correspondientes al grado superior. Se contempla tambin la posibilidad decreacin de un nuevo modelo de centro: los centros integrados, para facilitar al alumnado laposibilidad de cursar simultneamente las enseanzas de msica y las de rgimen general.Se establece de igual forma la posibilidad de realizar convalidaciones entre ambos estudiosy de obtener el ttulo de Bachiller en Msica tras superar el tercer ciclo del grado medio ylas asignaturas comunes del Bachillerato.

    Uno de los aspectos ms importantes que se contempla en la ley es la equiparacin, a todoslos efectos, del ttulo Superior de Msica al ttulo de Licenciado universitario, con lo queesto supona tanto a efectos acadmicos como laborales.

    Es tambin la primera vez que en el articulado de una ley se regula la posibilidad de cursarestudios de msica (y danza) no conducentes a la obtencin de ttulos con validezacadmica y profesional en escuelas especficas cuya organizacin y estructura serndiferentes a las enseanzas regladas. Asistamos al nacimiento de un nuevo modelo decentro (y de enseanza): Las escuelas de Msica y/o Danza, en su caso-.

    Una de las innovaciones ms importantes de esta Ley radic precisamente en la posibilidadde establecer, con carcter universal, un modelo de enseanzas musicales dirigido a toda lapoblacin, sin lmite de edad y sin que se necesiten aptitudes especficas previas. Estemodelo educativo y cultural que representan las Escuelas de Msica y Danza responde alprincipio socializador de arte para todos, de gran tradicin en una gran parte de Europa ycuya finalidad ltima es la de formar aficionados. Aficionados que, por otra parte, ser elpblico que se necesita para llenar las salas de concierto.

    La oferta formativa de las Escuelas de Msica abarca los siguientes mbitos de actuacin:msica y movimiento para nios de cuatro a ocho aos, prctica instrumental sin lmite deedad, formacin musical complementaria a la prctica instrumental y actividades

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 237Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    instrumentales y vocales de conjunto; la formacin prctica en instrumento podr serlo deinstrumentos de msica clsica, de raz tradicional o de msica moderna. LasEscuelas de Msica tienen plena autonoma pedaggica y administrativa. El profesorado delas Escuelas de Msica deber estar en posesin del ttulo de grado medio de msica.

    Todo lo anterior nos da una idea de la diferencia de tratamiento de las enseanzas deMsica con respecto a lo preexistente. La msica desde ese momento estaba presente entodos los mbitos educativos, en todos los niveles y con las caractersticas propias de cadatipo de enseanza. Algo empezaba a cambiar.

    En resumen, podemos hablar de diferentes modelos de enseanza musical segn losmbitos en los que se imparte: la enseanza general (primaria, secundaria y bachillerato) yla enseanza especializada en la que, adems, encontramos dos tipos de oferta formativadistintos, dos modelos de enseanza, dos orientaciones claramente diferenciadas: por unaparte, los estudios dirigidos a la formacin cualificada de profesionales y por otra, aquellosdirigidos a la formacin de aficionados, con distintas estructuras tanto acadmicas comoorganizativas y pedaggicas y, obviamente, con distintos modelos de centros: losconservatorios y las escuelas de msica, respectivamente, sin olvidar otro nuevo modelo decentro tambin desconocido hasta ese momento en Espaa: los centros integrados demsica y enseanzas generales (primaria y/o secundaria). Modelo de centro que junto conlas escuelas de msica representaban una innovacin en cuanto al modelo de enseanzasmusicales en nuestro pas y polos opuestos en cuanto a la orientacin y exigencia o gradode especializacin en estos estudios.

    Este modelo, el de centro integrado, deba haber supuesto un salto cualitativo en laenseanza musical pero por lo que s y conozco no ha cumplido la funcin que se lespresuma ni ha alcanzado las expectativas reales. Un modelo de centro que deba ser de altaespecializacin (tengo como referencia los centros de alto rendimiento deportivos) y queson simplemente un sucedneo al que ingresan los alumnos, en la mayor parte de los casos,sin expectativas profesionales y casi exclusivamente por la facilidad horaria que suponepara la compatibilizacin de los estudios. A esto hay que aadir la falta de rigor en laseleccin del alumnado en las pruebas de acceso ya que prima ms el hecho de tener quecubrir las plazas para mantenerlo que la excelencia en el nivel musical.

    EL SIGLO XXI. LA REFORMA DE LA REFORMA DE LA REFORMA

    El Decreto de Humanidades

    Dos aos antes de la promulgacin, en 2002, de la Ley Orgnica de Calidad de laEducacin (LOCE), la entonces ministra de Educacin y Cultura, Da. Esperanza Aguirre,da a conocer las veinte medidas concretas de refuerzo de las Humanidades y mejora delsistema educativo elaboradas por su gabinete, que acabarn dando lugar a la llamadaReforma de las humanidades mediante la publicacin de sendos Reales Decretos de

    238 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    modificacin de los de las enseanzas de ESO y Bachillerato. De esas veinte medidas, laoctava corresponde a la mejora de las enseanzas artsticas pero, curiosamente, se traduceen una drstica reduccin del horario de dichas asignaturas:

    I. Se establece una hora semanal para cada uno de los ciclos de la ESO, en lugarde las dos existentes, con lo que la Msica pasa a tener menor carga lectivaque actividades no evaluables como la Tutora o la Religin y en situacininferior tambin al horario de las asignaturas optativas.

    II. Desaparece la optativa de Msica en Bachillerato.

    La msica y la Ley de Calidad. La reforma de la reforma

    La ley de Calidad de la enseanza se promulga en 2002. No me detendr mucho en ellapues no lleg a implantarse pero expondr brevemente algunas de las conclusiones que seextraen de su lectura:

    La Msica, como el resto de las Enseanzas Artsticas, no aparecen recogidas enesta ley, salvo para definirlas como enseanzas escolares de rgimen especial.Todas y en todos sus niveles. As, las enseanzas artsticas superiores pasan a tenerla consideracin de enseanzas escolares(), pero no hay una regulacin deellas; sencillamente se han ignorado, como si no existieran.

    El sistema educativo comprende la educacin preescolar, las enseanzas escolaresy la enseanza universitaria. Establece as una clara separacin entre la enseanzauniversitaria y el resto del sistema educativo.

    La Msica se imparte solo en 2 curso de la ESO, con una hora semanal.

    En el 2 ciclo deja de ser obligatoria para figurar solamente en uno de lositinerarios, con 2 horas semanales.

    Se suprime la optativa de Canto Coral.

    En Bachillerato cambia el carcter de la asignatura, pasando de ser Msica a serHistoria de la Msica, y deja de ser optativa en todas las modalidades paradelimitarse como troncal en slo una de las modalidades del Bachillerato deHumanidades y Ciencias Sociales.

    No se establece expresamente una modalidad de msica, pero se ofrece laposibilidad, a los alumnos que han superado los estudios del grado medio demsica, de obtener el ttulo de Bachiller si superan las asignaturas comunes delBachillerato y la correspondiente Prueba General de Bachillerato.

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 239Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    En la enseanza general, adems de la prdida de horas lectivas y de la ruptura dela continuidad en la enseanza, se enriquecen los contenidos conceptuales endetrimento de la interpretacin y la expresin musical.

    Y mientras todo eso pasaba en Espaa, Europa estaba sentando las bases para la creacin deun Espacio Europeo de Educacin Superior, mediante la firma de una Declaracin conjuntade los ministros europeos de educacin de 40 estados (incluido Espaa) reunidos enBolonia en junio de 1999, conocida como Declaracin de Bolonia o, coloquialmente, comoPlan Bolonia.

    LA LEY ORGNICA DE EDUCACIN (LOE)

    En 2006, se promulga la LOE. Esta ley recoge y regula de nuevo las enseanzas artsticas yal establecer los distintos niveles educativos hace una referencia expresa a la educacinsuperior, de la que esta vez ya forman parte las enseanzas artsticas superiores (y, por lotanto, las enseanzas superiores de Msica), situndolas al mismo nivel de la enseanzauniversitaria.

    La msica vuelve a cobrar importancia tanto en primaria como en secundaria volviendo atener una presencia, unos contenidos y unas caractersticas acordes con cada niveleducativo.

    Pero quizs la novedad ms importante se da en el Bachillerato donde, adems demantenerse la posibilidad de obtener el ttulo de Bachiller tras la finalizacin de losestudios profesionales de msica y la superacin de las materias comunes del bachillerato,se crea, dentro de la modalidad de Artes, una va especfica de Artes escnicas, msica ydanza.

    En cuanto a la enseanza especializada de la msica, la LOE recoge la finalidad de lasmismas en los mismos trminos que en la LOGSE: proporcionar al alumnado unaformacin artstica de calidad y garantizar la cualificacin de los futuros profesionales.

    Otra novedad importante es la creacin del Consejo Superior de Enseanzas Artsticascomo rgano consultivo del Estado y de participacin en relacin con estas enseanzas.

    En cuanto a las enseanzas profesionales, es en el desarrollo normativo, ms que en lapropia ley, en el que podemos encontrar alguna variacin con respecto a lo ya existente.Aunque se sigue manteniendo la misma estructura curricular, las enseanzas se organizanen asignaturas comunes y asignaturas propias de cada especialidad dejando margen a lasAdministraciones educativas para incorporar nuevas asignaturas (optativas o propias delcurrculo) as como un tiempo de libre disposicin. Aparecen, dentro de las asignaturaspropias de la especialidad, nuevas asignaturas como Banda y Conjunto. Tambin deja a las

    240 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    Administraciones educativas la facultad de potenciar distintos perfiles en los dos ltimoscursos de cada especialidad (como ejemplo, Madrid oferta cuatro perfiles formativos:Instrumento, Composicin, Jazz y Msica antigua). Por ltimo, se adopta la decisin devolver a establecer pruebas extraordinarias (exmenes de septiembre) para recuperar lasasignaturas con evaluacin negativa y faculta a las Administraciones educativas suregulacin. Quiero recordar que dichas pruebas fueron suprimidas con la LOGSE.

    Pero si al hablar de las enseanzas profesionales decamos que es en el desarrollonormativo donde podemos encontrar algunos cambios, en la enseanza superior esto resultamucho ms evidente. Lo veremos a continuacin, al hablar de la situacin actual de lasenseanzas.

    DE LA LOGSE A LA LOMCE. UN PASO ADELANTE, UN PASO ATRS?

    Situacin Actual

    Una vez realizada la exposicin de la evolucin y el tratamiento de las enseanzas demsica a lo largo de casi 200 aos en nuestro sistema educativo, es preciso situarlas en elcontexto actual, tras la ensima reforma llevada a cabo hace poco ms de dos aos.

    Como hemos visto, el siglo XXI nace con una nueva ley (LOCE), en el ao 2002, que nollega a aplicarse por la promulgacin en 2006 de otra ley (LOE) que la deroga. Siete aosdespus se redacta una nueva, la Ley Orgnica para la mejora de la calidad educativa(LOMCE), que supone un profundo cambio especialmente en cuanto a la enseanzageneral.

    Pasaron ms de 100 aos desde la aprobacin en 1857 de la Ley Moyano hasta lapromulgacin de la siguiente ley que ordenaba todo el sistema educativo, la Ley General deEducacin de 1970. Sin embargo, desde la llegada de la democracia han sido muchas (hasta10) las leyes de educacin que se han aprobado por los distintos gobiernos, siendo muysignificativo el hecho de que al cambiar el signo poltico de cada gobierno se hayapromulgado una nueva ley que organiza todo el sistema educativo.

    Llegamos as a una cuestin importante y es cmo afectan las reformas educativas almodelo de enseanza, o, dicho de otra forma, en qu medida los profesionales de laenseanza estamos sometidos a los cambios polticos porque, reconozcmoslo, detrs decada cambio, en el fondo, hay una cuestin ideolgica que plantea distintos enfoques de laenseanza.

    Por eso, hablar de los distintos modelos de enseanza en la actualidad puede significar, y dehecho significa, hablar desde distintas perspectivas, desde distintos enfoques.

    Vamos a intentarlo.

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 241Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    1. LA MSICA EN LA ENSEANZA GENERAL (O EN LA EDUCACINBSICA)

    El currculo de msica en la enseanza general ha estado sometido, desde hace ms deveinticinco aos, a diferentes planteamientos como resultado del carrusel de leyes yreformas educativas que han terminado por desorientar al profesorado que es quien tiene laresponsabilidad de aplicarlo.

    El tipo de contenidos que se consideran ms importantes est condicionado por una ideaque se puede extraer de la lectura de la normativa y que cambia segn cada ley y sudesarrollo.

    As como en la LOGSE el modelo de enseanza (en primaria y secundaria) se basaba en laidea de la msica como experiencia, como un lenguaje y medio de expresin ycomunicacin de los pensamientos, sentimientos y experiencias y, por lo tanto, laprctica prima sobre los conceptos: el hacer msica sobre el aprender msica, con la LOCEla expresin y la creatividad perdieron peso en favor de la adquisicin de conocimientos(forma ms tradicional de enseanza basada en el carcter conceptual del aprendizaje): loscontenidos en base a conceptos pasan a tener ms relevancia y se considera la msica mscomo un hecho cultural que una experiencia. Se da ms importancia a los conceptos que ala prctica.

    En la LOE la msica se basa en la idea de percepcin y expresin, vinculadas a su vez conla adquisicin de una cultura musical bsica: trat de conciliar las dos posturasanteriores conjugando los valores culturales con los propiamente artsticos. Los contenidosdel currculo de msica ponen de relieve sus valores interdisciplinares.

    Una de las novedades de esta ley es la aparicin de las llamadas competencias bsicaspara adaptarse a la normativa europea de educacin. Y es que el proceso de construccineuropea est llevando a una convergencia de los sistemas de educacin que se ha traducidoen el establecimiento de unos objetivos educativos comunes para el siglo XXI. Uno de esosobjetivos est referido a la adquisicin de las competencias que todas las personas necesitanpara su realizacin y desarrollo personal, para la ciudadana activa, la inclusin social y elempleo as como para la resolucin de problemas en el mbito acadmico y profesional.

    Entre estas, nos interesa especialmente la competencia cultural y artstica (conciencia yexpresiones culturales, segn la LOMCE). Aunque, repasando cada una de ellas, nos damoscuenta de que la enseanza de la msica contribuye a alcanzar o forma parte de laadquisicin de todas las dems competencias: lingstica, matemtica, social y cvica,digital, sentido de iniciativa y espritu emprendedor y, por supuesto, la competencia paraaprender a aprender.

    Por ltimo, la LOMCE se aleja nuevamente de la expresin y la creatividad, del hacer, yse orienta ms hacia el conocimiento terico, el concepto como mtodo y modelo de

    242 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    aprendizaje. Se habla de identificacin, clasificacin y comprensin de conceptos y solovincula la expresin y la creatividad a la prctica de la danza en primaria.

    Pero lo ms grave es que la entrada en vigor de esta ley ha supuesto la prctica desaparicinde la msica en la Educacin Primaria al reducir el horario del rea de Educacin Artsticaprcticamente a la mitad (como ejemplo, en Madrid, la msica queda reducida a 45 minutossemanales). Asimismo, desaparece la va especfica de Artes escnicas, Msica y Danzaen el Bachillerato de Artes.

    La apreciacin de la msica, en cuanto enseanza escolar, como algo intrascendente, lafalta de cultura musical de nuestra sociedad en general y entre nuestros polticos enparticular y la ideologizacin de la educacin que producen estos constantes cambios deleyes educativas hace que se aproveche cualquier oportunidad para minimizar estasenseanzas, para considerarlas prescindibles o materia ms de ocio y tiempo libre que comomateria escolar por lo que el currculo sufre constantes cambios y su carga lectiva se vereducida a algo casi testimonial.

    Este es el modelo de enseanza musical que tenemos hoy en da en los niveles bsicos de laeducacin. Es esto lo que queremos para el futuro?

    2. LA ENSEANZA ESPECIALIZADA DE LA MSICA

    2.1 Las enseanza elementales y profesionales

    Ya hemos visto lo que signific la LOGSE para estas enseanzas, cmo fueron ignoradaspor la LOCE y que, salvo aspectos puntuales, no sufren cambios significativos en la LOE nien la LOMCE en cuanto a las enseanzas profesionales, salvo que en esta ltima cambia ladenominacin del ttulo que se obtiene al finalizar este tramo de las enseanzas pasando adenominarse ttulo de Tcnico de las Enseanzas Profesionales de Msica (!),denominacin propia de los ttulos de la Formacin Profesional (no sabemos si detrs deesto se esconde alguna otra intencin). S hay cambios en cuanto a las enseanzaselementales, ya que deja en manos de las Administraciones educativas su regulacin, esdecir su organizacin y caractersticas.

    2.2 La enseanza superior. La Declaracin de Bolonia y el Espacio Europeo deEducacin Superior (EEES)

    Distinto es el caso con respecto a las enseanzas superiores. La LOE volva a situar lasenseanzas artsticas superiores dentro de la educacin superior junto con la enseanzauniversitaria y otras enseanzas superiores.

    Por otra parte, la Declaracin de Bolonia de 1999 recoge los objetivos de especial interspara la creacin y consolidacin de un Espacio Europeo de Educacin Superior, entre losque podemos destacar:

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 243Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    La adopcin de un sistema de ttulos fcilmente comprensibles y comparables pormedio, entre otras medidas, del suplemento europeo al ttulo

    La adopcin de un sistema basado esencialmente en dos ciclos principales (Gradoy Postgrado), el primero de los cuales deber tener una duracin mnima de tresaos.

    Puesta a punto de un sistema de crditos como puede ser el sistemaETCS como medio apropiado para promover una mayor movilidadentre los estudiantes.

    Promocin de la movilidad mediante la eliminacin de losobstculos al ejercicio efectivo del derecho a la libre circulacin

    En base al obligado cumplimiento de los objetivos establecidos en laDeclaracin se realiza el desarrollo normativo de la LOE, que en algunosaspectos ser causa de conflicto entre la Universidad y los CentrosSuperiores de enseanzas artsticas, como veremos ms adelante.

    Los nuevos planes de los estudios superiores de Msica se configuran desde la propuestadel Espacio Europeo de Educacin Superior, segn la cual stos deben fundamentarse en laflexibilidad en la organizacin de la enseanza, en la adquisicin de competencias(transversales, generales y especficas) por parte del alumnado, en la renovacin yaplicacin de las metodologas docentes y en la adecuacin de los procedimientos deevaluacin, todo ello en base a la consecucin de un perfil profesional. Como consecuencia,se propone que la unidad de medida que refleja los resultados del aprendizaje y el volumende trabajo realizado por el estudiante sean los denominados crditos europeos (ECTS), y segarantizar la movilidad del alumnado posibilitando la obtencin del Suplemento Europeoal Ttulo.

    La LOE declara el ttulo Superior de Msica equivalente a todos los efectos al ttulouniversitario de Licenciado o el ttulo de Grado equivalente. En el posterior desarrollolegislativo, se estructuran las enseanzas artsticas superiores en Grado y Postgrado,previendo en este ltimo nivel las enseanzas de Mster que conducirn a ttulosequivalentes, a todos los efectos, a los ttulos universitarios de postgrado y los estudios dedoctorado propios de las enseanzas artsticas mediante convenios con las universidades,previsin que ya recoga tambin la LOGSE.

    Los planes de estudio de cada una de las especialidades conducentes al ttulo Superior deMsica constarn de cuatro cursos acadmicos de 60 crditos cada uno, con un total de 240crditos. Se establecen ocho especialidades: Composicin; Direccin; Interpretacin;Musicologa; Pedagoga; Produccin y gestin; Sonologa; y Flamenco.

    244 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    Varios son los motivos por los que surge el conflicto antes mencionado, entre ellos ladenominacin como enseanzas de Grado en Msica (o en cualquiera del resto deenseanzas artsticas superiores) y ttulo de Grado al ttulo que se obtiene al finalizar losestudios superiores y por la oferta de enseanzas de Mster por las universidades enenseanzas y con denominaciones semejantes a las de los centros superiores de enseanzasartsticas.

    El conflicto acaba en un contencioso administrativo que resuelve en 2012 el TribunalSupremo estimando en parte los recursos presentados por varias Universidades ydeclarando nulos aquellos artculos y expresiones que hagan referencia al ttulo de Grado oa las expresiones de grado o graduado y graduada por ser estas y aquel propios nica yexclusivamente de la Universidad, tal y como establece la legislacin vigente.

    La LOMCE ya recoge en su articulado lo expresado en dicha sentencia y vuelve adenominar como ttulo Superior de Msica en la especialidad de que se trate al que seobtiene tras la finalizacin de los estudios superiores (o de la enseanza artstica de que setrate: Danza, Arte Dramtico, etc.). Asimismo especifica que este ttulo queda incluido atodos los efectos en el nivel 2 del Marco Espaol de Cualificaciones para la EducacinSuperior (MECES), que es el mismo nivel que el ttulo de Grado universitario, y serequivalente a este, y que siempre que la normativa aplicable exija estar en posesin delttulo universitario de Grado, se entender que cumple este requisito quien est en posesindel ttulo Superior de Msica o Danza. Volvemos al punto de partida: algo similar ya lohizo la LOGSE.

    En 2015 ve la luz un Real Decreto modificando todos los aspectos que recoga la sentenciaas como otros relacionados con la ordenacin de las enseanzas artsticas superiores.

    Con esto se subsana un error legislativo pero hace que nos volvamos a plantear cul es ellugar que deben ocupar las enseanzas artsticas superiores en el sistema educativo espaol,la conveniencia o no de que se integren en la Universidad o de que se constituya un marcojurdico propio especfico para las mismas. Es decir, qu modelo de enseanza superiorpblica queremos tener en un futuro.

    Parece difcil que la enseanza superior, especialmente la pblica, pueda seguirdesarrollndose bajo un marco administrativo y jurdico perteneciente a las enseanzasmedias con lo que esto supone de estrangulamiento a los centros en todos los rdenes,empezando por el acadmico, continuando por el administrativo y terminando por eldocente, pasando por unas estructuras de control por parte de un nivel de la Administracineducativa que no se corresponde con el de las enseanzas impartidas. Parece unaincongruencia que, con un marco europeo en el que se desarrolla toda la educacinsuperior, el Espacio Europeo de Educacin Superior, en Espaa las enseanzas artsticassuperiores, toda su estructura y desarrollo, sigan estando reguladas desde un marco deenseanzas medias: con sistemas de contratacin de profesorado anclado en el pasado y enel que los propios centros, es decir, los equipos directivos no tienen ni arte ni parte, como

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 245Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    tampoco en la estructura y ordenacin de las enseanzas, es decir, en el plan de estudios,por poner dos ejemplos muy significativos.

    Con respecto a todo lo anterior cabe decir que, adems de los centros pblicos,normalmente denominados Conservatorios superiores de Msica, la enseanza superior dela msica tambin se desarrolla en otros modelos de centros: por un lado los centrossuperiores privados autorizados, por otro las facultades de msica de universidadesprivadas y, por ltimo, los centros que se transformaron en fundaciones con lo que hanconseguido, en algunos aspectos, salir del control de la administracin educativa en cuantoal rgimen de secundaria en el que se encontraban. Asimismo, las universidades pblicasofrecen estudios de Grado en Ciencias e Historia de la Msica as como diferentes estudiosde Mster.

    Cada uno de estos modelos de centro posee unas caractersticas propias que les hacendiferentes de los dems, pero una comn y es que no estn constreidos por las normas dela Administracin educativa en lo referente a la contratacin del profesorado. Adems deesto, las universidades tienen total independencia (solo sujeta a lo establecido en su propianormativa) para la creacin de distintos estudios de Grado sin tener que estar sometidas alas enseanzas establecidas por normas que no les afectan (Leyes no universitarias y realesdecretos aunque estos sean relativos a la enseanza artstica superior), sino a la calificacin,revisin y evaluacin por la ANECA (Agencia Nacional de Evaluacin de la Calidad yAcreditacin), lo que les proporciona una libertad enorme a la hora de la ordenacinacadmica de las enseanzas; no as los dems centros que se tienen que ceir a los planesde estudio establecidos por las administraciones educativas correspondientes.

    Lo que parece evidente, y todo el sector reclama, es que las enseanzas artsticassuperiores, y, por tanto, los estudios superiores de msica, necesitan una transformacin afondo tanto de los centros como de las enseanzas en s mismas y, sobre todo, de lasnormas por las que se rigen. De los centros, para que puedan tener una autonomaeconmica y de gestin y personalidad jurdica propia y no estar sometidos al rgimen de laenseanza secundaria as como una autonoma acadmica que les permita plantear susenseanzas de acuerdo con los intereses del alumnado al que van dirigidas, con unaorganizacin acadmica que les posibilite y facilite el estudio de la especialidad cursada yno les penalice con una carga curricular excesiva (ms de 13 asignaturas en un curso!) encomparacin con los centros europeos o con los grados universitarios, y unos horariosdisparatados que les hagan permanecer ms horas en el centro que las que puedandestinar al estudio de unas enseanzas eminentemente prcticas.

    Que las enseanzas artsticas superiores estn reguladas en una ley que no le es propia,significa que se ha vuelto a perder una nueva oportunidad de haberlas sacado de laestructura en la que se encuentran encorsetadas y haber conseguido bien la incorporacin ala universidad, bien la promulgacin de una ley orgnica especfica del mismo rango que laque rige la educacin universitaria. Parece bastante claro que, a da de hoy, la mayor parte

    246 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    del sector acadmico y profesional se decanta ms por la primera opcin, para la quepueden existir diversas frmulas.

    Para finalizar con la enseanza reglada quera hablar de otro aspecto que provoca grancontroversia en cuanto al modelo de enseanza musical y es el que se refiere a la estructuray organizacin del currculo.

    Existe, ha existido y existir una dicotoma a la hora de entender la enseanza musical, dospuntos de vista: el prctico y el terico, por definirlos de una manera un tanto simplistapero muy entendible. Es decir, la msica entendida como prctica instrumental (o vocal) ola msica entendida como fenmeno histrico-esttico, como si ambos fueran excluyentes:nada ms lejos de la realidad.

    Se habla hasta la saciedad de que la formacin en los conservatorios tradicionalmente, yan hoy en da, se basa en la visin romntica del instrumentista virtuoso, hasta el punto deque en algunos planes de estudios pasados se establece el virtuosismo como enseanzasuperior -si bien limitada al piano y al violn-. Es este un asunto delicado.

    En primer lugar se podra decir que si bien en pocas pasadas esto era bastante evidente, nolo es tanto desde hace ya bastantes aos (desde la promulgacin de la LOGSE) pese a queel porcentaje de alumnos que se especializan en la interpretacin en las enseanzassuperiores es, sin duda, incomparablemente superior al del resto de especialidades noinstrumentales. Cosa bastante lgica, por otra parte.

    Es innegable que la interpretacin de la msica en un instrumento no se basaexclusivamente en el desarrollo de unas habilidades tcnicas, de unas destrezas puramentemecnicas y fsicas sino que ese desarrollo tiene que ir acompaado por (de) unconocimiento terico (histrico, esttico, armnico) que haga que esa interpretacin serealice desde el conocimiento ms profundo de todo lo plasmado por el compositor en lapartitura as como de los convencionalismos interpretativos de la poca, para que seaestilsticamente correcta. La dificultad estriba en saber cules son los lmites. Qu se debeensear, en qu momento se debe ensear y, sobre todo, cmo se debe ensear. Porquepodemos entrar en una espiral sin fin. O llegar al absurdo de que parezca que el desarrollode las habilidades necesarias para el dominio de un instrumento (en el ms amplio sentidode la expresin) sea lo que menos importe. Para que haya msica de calidad tiene que haberintrpretes de calidad, adems de compositores, directores, pedagogos Y la calidad en lainterpretacin es la suma de ambos factores: el dominio del instrumento y la formacincomplementaria. Como decamos con anterioridad, se trata de conseguir un equilibrio entreel conocimiento terico, el desarrollo de las destrezas instrumentales y la aprehensin delos principios estticos que determinan el fenmeno artstico-musical. Lo difcil esencontrar ese equilibrio. De nada nos sirven malabaristas del instrumento si detrs de sutcnica, o mejor dicho, acompaando a esta, no hay una comprensin de lo que se estinterpretando y, por lo tanto, una transmisin ms rica, ms elaborada, ms profunda delhecho musical. Como tampoco nos sirve un profundo conocimiento terico de las obras y

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 247Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    ser incapaces de realizar una interpretacin con una mnima calidad tcnica. Eso s, latcnica siempre tiene que estar al servicio de la msica. Es muy simplista, por otra parte,pensar que la tcnica instrumental se reduce solo a un puro entrenamiento fsico como si deuna tabla de gimnasia se tratara.

    Sin duda, la enseanza especializada de la msica en sus niveles iniciales solo puedeentenderse a travs de la prctica instrumental y vocal a la que hay que apoyar con lasnociones necesarias del lenguaje musical. Hay que tener en cuenta las edades de las queestamos hablando, entre los 7-8 aos y los 12 aproximadamente. Ya en el nivel llamadoprofesional, al cual se accede alrededor de los 12 aos, el alumno est desarrollndosetanto emocional como intelectualmente por lo que esa prctica instrumental deber iracompaada de una formacin complementaria con asignaturas tericas y terico-prcticasque le proporcionen una visin general histrica, esttica y armnica del hecho musicalpara conseguir una interpretacin musical de calidad. No obstante, el currculo se desarrollaen torno a la especialidad instrumental, como no puede ser de otra manera y como sucedeen todo el mundo.

    En este nivel el alumno, como ocurre en la enseanza general, debe decantarse por el tipode estudios que desea realizar en el nivel superior de las enseanzas. Para ello en el quintocurso, penltimo del grado profesional, deben escoger el itinerario que deseen cursar enbase a sus intereses, sus perspectivas profesionales y sus capacidades. As lo recogenprcticamente todas las normas de la distintas comunidades autnomas si bien en otras nose establecen itinerarios propiamente dichos pero s la obligatoriedad de escoger entre dosopciones (la eleccin de la asignatura de anlisis o la de fundamentos de composicin,acompaadas de las correspondientes asignaturas optativas).

    Otra historia completamente diferente es la enseanza superior donde el alumno elige laespecialidad que quiere cursar, tras superar una prueba especfica de acceso diferenciadasegn la especialidad. Es en este nivel donde podemos hablar de una especializacin y, porlo tanto, de un verdadero carcter profesional de la enseanza. Buena aprueba de ello esque el plan de estudios es diferenciado segn la especialidad que se desee cursar, con unmarcado perfil profesional, con unas competencias especficas a adquirir dependiendo decada especialidad y con una estructura curricular basada en diversas materias que a su vezse desglosan en asignaturas de diferente ndole: de formacin bsica, obligatorias de laespecialidad y optativas, a las que hay que aadir el trabajo de fin de estudios y lasprcticas externas, en su caso.

    Se puede observar una cierta similitud en los planes de estudios de las diferentesAdministraciones educativas, si bien en algunos de ellos hay caractersticas propias comopueden ser la creacin de itinerarios en alguna especialidad o la mayor o menor cargalectiva de asignaturas poniendo mayor nfasis en las de carcter instrumental o al contrario,si bien el nmero de horas lectivas semanal, es decir, de presencia en el centro no varamucho, estando alrededor de las 15 en el primer curso de la especialidad de Interpretacin

    248 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    -en algunos casos se alcanzan las 17 o 18- y superando las 22 en especialidades comoMusicologa, Composicin o Direccin.

    Por tanto en este ltimo tramo formativo ya no cabe esa dicotoma de la cual hablbamossobre la formacin prctica o terica pues el alumno es libre de elegir su perfil profesionalcon una especializacin en el campo elegido -recordemos que hay ocho especialidadesentre las que elegir- . Es ms, en el caso de que la eleccin sea la Interpretacin, tampocopodemos hablar de una formacin meramente virtuosstica, pues en la mayora de losplanes de estudios la formacin terica (en el ms amplio sentido de la expresin) alcanzahasta el 40% del horario, especialmente en los dos primeros cursos. Por lo tanto, creo que,tambin en este aspecto algo (o mucho) se ha avanzado.

    El modelo es bastante diferente si nos referimos al plan de estudios en las enseanzas deGrado en Interpretacin en la universidad privada donde, por encima de todo, prima laformacin instrumental, representando la terico-musical una proporcin del 10%aproximadamente. Asimismo, el nmero de asignaturas es menor que en los centrossuperiores no universitarios -8 en el primer curso-. Cul es el mejor modelo? Para gustos,los colores

    2.3 La enseanza no reglada. Las Escuelas de Msica

    Por ltimo, me gustara hacer un breve comentario sobre la enseanza orientada a losaficionados, aquellas que se imparten en las escuelas de msica. Este modelo de centro, quepuede ser de titularidad pblica o privada y en ambos casos est sujeto a la normativa de laAdministracin educativa correspondiente, ha sido desarrollado con mayor o menor fortunadependiendo de los responsables de cada administracin.

    El carcter no reglado de las Escuelas de Msica no quiere decir que las enseanzas que enellas se imparten tengan que ser de menor calidad (y, por tanto, tampoco debe serlo lacualificacin docente del profesorado encargado de impartirlas), ya que as lo exige ladoble finalidad de este tipo de centros: por un lado, proporcionar un nivel adecuado deconocimientos para la prctica de la msica sin perspectivas profesionales y, por otro,preparar para el acceso a la enseanza reglada en el caso de aquellos alumnos que posean eltalento y la vocacin necesarios para ello. Los objetivos bsicos establecidos por elMinisterio en su Orden sobre Escuelas de Msica en 1992 han sido recogidos por el restode Administraciones educativas en sus respectivas normativas.

    No obstante lo anterior, cabe comentar que este modelo de centro no ha sido bien entendidoen muchos casos ya que muchas escuelas son reproducciones en pequeo de losconservatorios, con una estructura y unas enseanzas similares; por el contrario, en otrasparece que la calidad de la enseanza es lo de menos y se convierte casi en una actividadinfravalorada en cuanto enseanza, con unos niveles muy bajos de calidad. Una de lascausa puede ser el escaso o nulo control acadmico por parte de la Administracincorrespondiente; en otros casos ha influido el haber dejado la gestin de las escuelas

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 249Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    municipales en manos privadas, lo que ha significado, entre otras cosas, una contratacinprecaria del profesorado que se traduce en una desmotivacin por la inestabilidad y las(malas) condiciones laborales. Por no hablar de los recortes sufridos en los ltimos aosque, en algunos casos han llegado al 100 % de la subvencin unido al incremento de lastasas de matrcula que, por citar un ejemplo, en Madrid capital provoc una cada de lamatriculacin del 40% en un solo curso, al duplicar dichas tasas.

    Afortunadamente hay escuelas con una alta calidad en sus enseanzas y unos objetivos muyclaros, en las que, adems, se realiza una oferta muy diversificada de enseanzas que vandesde la msica instrumental sinfnica y los instrumentos polifnicos hasta la de raztradicional, el pop, el jazz, el rock, etc. Y con unas estructuras, metodologas, ratios ytiempos lectivos adaptados a los diversos niveles establecidos segn la edad de los alumnosy sus intereses.

    CONCLUSIN

    En las reformas educativas las polticas de aplicacin y ejecucin son tanimportantes como su diseo terico. De nada o de muy poco sirven si no vanacompaadas de las oportunas medidas en cuanto a los recursos, el financiamiento,la formacin del profesorado, las evaluaciones internas y externas reales yperidicas, etc., pero no solo sobre el papel sino en la prctica.

    Para que tengan xito, las reformas deben ajustarse a la realidad social y polticadel momento en el que se realizan.

    Las continuas reformas en base a ideologas polticas o a grupos de presin,muchas veces del propio sector profesional, no son el mejor caldo de cultivopara una mejora de la calidad de la enseanza.

    Hay que llevar a cabo una poltica educativa coherente que favorezca unaformacin integral del alumno en la que la msica es una parte fundamental alcontribuir al desarrollo de todas y cada una de las competencias que debe alcanzarel alumno y, por tanto, a la formacin del individuo.

    Un factor determinante en la calidad de la enseanza es el dotarse de unosdocentes competentes. Para ello, el sistema debe prestar especial atencin a:

    La seleccin del profesorado: acceso a los cuerpos docentes, oposiciones, otrasformas de contratacin segn los niveles educativos.

    La formacin del profesorado, tanto la inicial, en cuanto a los estudiosconducentes a formar excelentes profesionales de la docencia como la continua opermanente, en cuanto a la renovacin pedaggica de esos profesionales a lo largode su carrera docente.

    250 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LOS DISTINTOS MODELOS DE ENSEANZA DE LA MSICAHOY EN EL ESTADO ESPAOL

    Otros factores que pueden influir en la calidad de la enseanza son las condicioneslaborales del profesorado, la implicacin de los equipos directivos, la implicacindel profesorado en los centros, el trabajo en equipo, y, en las enseanzasespecializadas regladas (conservatorios) la seleccin del alumnado.

    Los conservatorios, por lo general, son centros anclados en el pasado tanto en susestructuras como en su dinmica de funcionamiento con el profesoradofuncionando como compartimentos estancos sin apenas comunicacin, pocopermeables al trabajo en equipo y a trabajar los contenidos transversalmente, conuna metodologa que mira ms al pasado que al futuro.

    Si queremos que la msica ocupe el lugar que le corresponde debemos exigir yofrecer una enseanza de calidad en todos los mbitos educativos, con especialatencin a los niveles iniciales tanto de la enseanza general como de laespecfica, pues de esta forma estaremos poniendo las bases de una sociedadmusicalizada, con una cultura musical general que llegue al mayor nmeroposible de ciudadanos. Porque para que haya una enseanza de calidad en losniveles superiores es imprescindible que exista una base slida.

    En el Estado espaol hay unos 330.000 estudiantes de msica (unos 100.000 en laenseanza reglada y 230.000 en la no reglada), lo que constituye,aproximadamente un 0,7% de la poblacin total, cifra bastante ridcula comparadacon el 4% de Suecia, por ejemplo. Aumentar ese porcentaje es tarea de todos.

    La educacin superior es, o tiene que ser, el referente de calidad de toda laenseanza musical. De cmo se desarrolle depender el futuro de nuestrasenseanzas. Porque sin la formacin de verdaderos profesionales de la msica conuna alta especializacin en el campo que elijan (la docencia, la composicin, lainterpretacin) se resentir el resto del sistema educativo musical as como lacultura musical en general.

    Son muchas y muy importantes las decisiones que deberan tomarse con respecto ala enseanza superior de la msica (a las enseanzas artsticas superiores) ymientras no se tomen seguirn estancadas, encorsetadas, metidas en un traje queles queda pequeo; no pueden desarrollarse como deberan. Esperemos que elfuturo nos permita disponer de un traje hecho a nuestra medida.

    CODA

    Es difcil en este espacio de tiempo intentar hablar de todo lo relacionado con las distintasformas o modelos de enseanza de la msica y, en especial, de la enseanza superior.Simplemente he intentado hacer un esbozo de aquello que he considerado ms importante yque nos puede servir como punto de partida para reflexionar sobre lo que es la enseanza dela msica en la actualidad en el Estado espaol y lo que puede ser en un futuro si todos

    MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579 251Centro de Documentacin Musical de Andaluca

  • LUIS CALDERN ESCOBAR

    estamos dispuestos a tirar del carro y seguir peleando por aquello que consideramosjusto, para que nuestras enseanzas ocupen y tengan el lugar y la consideracin quemerecen. Unas enseanzas que, como deca al principio, poseen tantos beneficios para elser humano en particular y para la sociedad en general. Esos aproximadamente 330.000estudiantes de msica y los que vendrn a continuacin merecen una calidad en lasenseanzas que les permita afrontar el futuro con optimismo, preparacin y en igualdad decondiciones que sus compaeros europeos.

    Antes de finalizar, me gustara sealar que, a pesar de todo, no hay ninguna duda de quealgo (mucho) ha cambiado en los ltimos 25 aos: la calidad de la enseanza musical y elnivel que alcanzan los estudiantes han mejorado de forma exponencial. Buena prueba deello son los jvenes talentos que como solistas, en grupos de Cmara o como miembros denuestras orquestas de estudiantes (la JONDE a la cabeza de ellas) o de las mejoresorquestas europeas, estn situando a nuestro pas a la altura que mereca estar.

    Para terminar y como no poda ser de otra forma hoy 22 de abril, da en el queconmemoramos el 4 centenario de la muerte de Cervantes, y como pequeo homenaje, lohar con dos citas de El Quijote: La msica compone los nimos descompuestos y alivialos trabajos que nacen del espritu como bien deca Dorotea o, como dijo Sancho: Seora,donde hay msica no puede haber cosa mala.

    252 MSICA ORAL DEL SUR, N 14, Ao 2017 ISSN 11388579Centro de Documentacin Musical de Andaluca