perspectivas cees-uc | 11

of 36/36
perspectivas ISSN 0718-4468 CENTRO CRECER EN COMUNIDAD: DESPERTANDO LA RESILIENCIA FAMILIAR Esteban Gómez María Angélica Kotliarenco Magdalena Muñoz Verónica Assef PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE CENTRO DE ESTUDIOS DE EMPRENDIMIENTOS SOLIDARIOS | CEES∙UC / 11

Post on 19-Mar-2016

221 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista del Centro de Estudios de Emprendimientos Solidarios de la Pontificia Universidad Católica de Chile Editor: Daniel Diaz V.

TRANSCRIPT

  • perspectivas

    ISSN 0718-4468

    CENTRO CRECER EN COMUNIDAD: DESPERTANDO LA RESILIENCIA FAMILIAR

    Esteban Gmez

    Mara Anglica Kotliarenco

    Magdalena Muoz

    Vernica Assef

    PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATLICA DE CHILE

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S | C E E S U C

    / 11

  • PERSPECTIVAS CEES-UC

    La misin del Centro de Estudios de Emprendimientos Solidarios es contribuir al desarrollo de las organizaciones de accin solidaria y de las intervenciones que llevan a cabo, mediante los aportes de la reflexin, investigacin y educacin continua pluridisciplinaria. El centro es parte de la Facultad de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Catlica de Chile.

    El objetivo de PERSPECTIVAS CEES-UC es difundir ideas, investigacin y conocimiento relativo al tercer sector, as como al sector pblico, para el aprendizaje y la reflexin. Busca presentar anlisis sobre los temas permanentes o emergentes para las organizaciones, instituciones o personas que estn vinculadas o interesadas en los emprendimientos solidarios.

    Editor

    Daniel Daz Vera Pontificia Universidad Catlica de Chile y EBM Consulting | [email protected]

    Comit Editorial

    Sergio Chacn Armijo Director de Programas Sociales, Fundacin (PARENTESIS) Javier Guzmn Pia Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, Gobierno de Chile Paola Jorquera Aguayo Universidad San Sebastin, Chile Karin Roa Tampe Pontificia Universidad Catlica de Chile CEES-UC

    Facultad de Ciencias Sociales Pontificia Universidad Catlica de Chile Avda. Vicua Mackenna 4860, Macul Santiago, CHILE

    Sitio Web: www.cees.cl Correo Electrnico: [email protected]

    SOBRE LOS AUTORES

    Esteban Gmez Muzzio Psiclogo y Magster en Psicologa Clnica, PUC. Investigador de la Unidad de Diseo y Evaluacin de Programas y asesor de la Direccin Estratgica, Protectora de la Infancia. Investigador asociado a CEANIM, docente de la Escuela de Psicologa de la UBO y de la Escuela de Trabajo Social de la PUC. Ha publicado sobre comprensin, evaluacin e intervencin con familias multiproblemticas desde el enfoque de la resiliencia familiar.

    Mara Anglica Kotliarenco Psicloga, PUC; M. Sc. y Ph.D. Universidad de Londres. Investigadora Responsable y Directora Ejecutiva del Centro de Estudios y Atencin del Nio y la Mujer (CEANIM). Miembro de Childwatch International. Docente Escuela de Psicologa Universidad del Desarrollo. Profesora Adjunta de la Universidad de Western Sydney, Australia. Ha publicado extensamente sobre Resiliencia, Pobreza, Educacin e Intervencin Temprana.

    Magdalena Muoz Quinteros Psicloga y Magster en Psicologa Clnica, PUC y Diplomada en Estrategias de Intervencin en Infancia Temprana, UDD. Investigadora asociada a CEANIM. Psicloga de la Unidad de Investigacin y Extensin de la Fundacin San Jos para la Adopcin y docente de la Escuela de Psicologa de la UBO. Ha publicado en las reas de infancia, apego e intervencin temprana.

    Vernica Assef Educadora de Prvulos, UMCE. Licenciada en Educacin, U. de Chile. Especialista en trabajo con familia, Instituto de Terapia Familiar. Especialista en Metodologas Innovadoras en Desarrollo Infantil Centro Golda Meier, Israel. Terapeuta familiar y corporal, Escuela de Terapia Corporal, Mxico y Chile. Miembro del equipo de Investigacin-Accin de CEANIM. Docente de la Escuela de Medicina Universidad Mayor.

    I S S N 0 7 1 8 - 4 4 6 8 | P E R S P E C T I V A S C E E S - U C | N 1 1 | J U L I O 2 0 1 1

  • CONTENIDO

    Presentacin ................................................................................................................................................. 4

    INTR ODUCC IN ...................................................................................................................................... 5

    UN M A R C O P A R A L A IN TE RV E N C I N TE M P R A N A ................................................................. 5

    PAR TIC IPANTES ..................................................................................................................................... 7

    C A R A C TE R I Z A C I N D E L A S F A M I L I A S ..................................................................................... 8

    IMPL EMEN TAC IN .............................................................................................................................. 10

    EVAL UACIN DE RE SUL TADOS ...................................................................................................... 14

    M E T O D O L O G A ......................................................................................................................... 14

    IN S T R U M E N T O S ....................................................................................................................... 14

    PR O C E D I M I E N T O ...................................................................................................................... 16

    A S P E C T O S T I C O S ................................................................................................................... 17

    A N L I S I S D E D A T O S ................................................................................................................ 17

    RESUL TA DOS ......................................................................................................................................... 18

    C O M P E T E N C I A S PA R E N TA L E S ................................................................................................ 18

    DE S A R R O L L O PS I C O M O T O R ................................................................................................... 19

    R E L A C I O N E S D E A P E G O S E GU R O Y B U E N T R A T O ................................................................. 20

    OT R O S R E S U L T A D O S A C O N S I D E R A R .................................................................................... 23

    SA T I S F A C C I N US U A R I A ......................................................................................................... 24

    C M O V E N A L A M O N I T O RA C O M U N I T A R I A ? .................................................... 24

    Q U V A L O R A N M S D E L P R O Y E C T O ? ................................................................. 25

    C U L E S F U E R O N L O S L O G R O S P A R A E L L A S ? .................................................... 26

    CONCL USIONES .................................................................................................................................... 28

    REFLE XIONE S FIN ALE S ..................................................................................................................... 31

    REFERENC IA S ....................................................................................................................................... 34

  • PRESENTACIN

    Centro Crecer en Comunidad: despertando la resiliencia familiar

    En octubre del ao 2006 se anunci la creacin del Sistema de Proteccin Integral a la Infancia Chile Crece Contigo, como una accin enmarcada en las iniciativas de proteccin social llevadas adelante por el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet (2006 2010). Uno de los aspectos ms interesantes de esa propuesta fue la lgica de intervencin, pues busc generar una articulacin completa entre los diversos organismos pblicos y privados, de modo tal de generar una suerte de conspiracin por la proteccin de la infancia. Este desafo tena dos supuestos importantes: por una parte la voluntad efectiva de los convocados a hacerse parte de esta iniciativa, y por otro, la calidad de la actividad ejecutada por cada uno de aquellos que se haran parte de esta poltica. Este escrito se ubica en este segundo supuesto.

    Cualquier poltica pblica se juega en balance entre la cobertura y la calidad. El supuesto del ciudadano es que ambos aspectos estarn suficientemente cubiertos, funcin en la cual el estado ha de jugar un rol fundamental. Sin embargo, visto el alcance de algunas acciones, es factible imaginar que algunas lneas de trabajo quedarn insuficientemente supervisadas, libradas a su suerte en la efectividad ltima de esa accin. Financiadas por los impuestos de todos, pero sin certeza que esa va tenga los resultados que proclaman.

    Este artculo representa un ejercicio de responsabilidad profesional encomiable. Puede que resulte un tanto complejo para algunos lectores, o que la abundancia de datos estadsticos resulte abrumadora, sin embargo son esos datos y su disponibilidad- la que le brinda un carcter poco habitual en el escenario de las evaluaciones de intervenciones sociales.

    El ejercicio fue sencillo. Se parti por detectar un campo de intervencin, se levant evidencia tcnica y cientfica que informara el diseo de las lneas de accin, se constituyeron equipos tcnicamente habilitados, se hicieron mediciones iniciales con una batera que cumple con criterios de validez psicomtrica, se llevaron a cabo las actividades consideradas en el diseo, se levant informacin cualitativa sobre el impacto y se volvi a medir las dimensiones relevantes pre establecidas en el diseo, buscando responder a la interrogante sobre la efectividad de la intervencin. Y ahora en este escrito- se reportan los hallazgos de los anlisis efectuados sobre toda esa informacin.

    La prctica profesional basada en evidencia es una corriente cuya preponderancia va en alza. Se trata de que cada accin profesional se encuentre suficientemente respaldada por la investigacin bsica y aplicada que se encuentre disponible. El desafo para uno de nosotros no consiste tan solo en decodificar esos datos y ponerlos al servicio del diseo de la intervencin que se llevar a cabo, sino tambin hacer de cada experiencia una oportunidad para generar nueva evidencia. Y en ello cobra relevancia el manejo de tcnicas de medicin, evaluacin y reporte; competencias cuyo dominio no est suficientemente extendido como quisiramos.

    Saber por qu se llevan adelante las intervenciones actuales puede an una pregunta un tanto incmoda, pero cada vez ser ms central sustentar cada decisin profesional o tcnica en evidencia vlida y confiable. Y no se trata de un positivismo renovado, sino de un preocupacin genuina por llevar adelante intervenciones sociales que prueban su valor, permitiendo la toma de decisiones responsable y seria.

    Los emprendimientos solidarios cada vez tienen menos espacio para la sola buena voluntad y las mejores intenciones. Las personas que reciben nuestra accin merecen calidad, y es nuestro deber probarla en cada paso que damos.

    Daniel Daz V. | Editor

  • CENTRO CRECER EN COMUNIDAD:

    DESPERTANDO LA RESILIENCIA FAMILIAR

    INTRODUCCIN

    UN MARCO PARA LA INTERVENCIN TEMPRANA

    Dentro del abanico existente de programas de intervencin infantil temprana (IT) es

    posible identificar como objetivo comn el apoyo al desarrollo social, cognitivo, biolgico y

    mental de infantes y nios preescolares, mediante servicios integrales ofrecidos a ellos y a sus

    familias. Con independencia de su foco de accin, la investigacin ha demostrado que los

    factores crticos para explicar los resultados obtenidos por estos programas son (Love et al.,

    2006; Gray & McCormick, 2005; Olds, Sadler & Kitzman, 2007):

    la claridad del diseo metodolgico,

    la calidad de los servicios ofrecidos,

    el nivel de competencia de los equipos profesionales y tcnicos,

    la fidelidad de los operadores al diseo del programa, y

    los procesos de involucramiento y participacin de los usuarios.

    Tras una vasta investigacin multidisciplinaria y transcultural, hoy no cabe duda

    respecto a la importancia crucial del embarazo y primeros aos de vida para todo el desarrollo

    humano posterior (Lecannelier, 2006, 2009; Shonkoff & Phillips, 2000; Schore, 2001). Lo que

    podamos hacer en esta etapa para nivelar factores de riesgo o condiciones de desventaja para un

    adecuado desarrollo infantil, tendr repercusiones de largo alcance en la persona, la familia e

    incluso el desarrollo econmico del pas y la superacin de la pobreza

    (Fundacin Superacin de la Pobreza, 2010).

    Si bien resulta de indudable valor para las familias y la

    poblacin infantil chilena los avances recientemente conquistados en

    salud y educacin (por ejemplo, el aumento masivo de salas cuna),

    no puede pretenderse una respuesta unitaria a las mltiples

    realidades que se constatan en el pas (FUSUPO, 2010). En la

    actualidad, ni el sistema de salud ni el sistema de educacin estn en

    condiciones de abordar los desafos especficos que plantea la

    intervencin infantil temprana, ya sea producto de la sobrecarga de

  • tareas que implica la incorporacin de nuevos servicios (con personal e infraestructura

    insuficientes en nmero y en capacitacin), o bien por problemas derivados del diseo mismo de

    los programas, que no estn pensados para intervenir en temticas como la sensibilidad de

    respuesta del cuidador, el apego seguro o el fortalecimiento de las competencias parentales.

    Esta necesidad se torna particularmente relevante en poblaciones desfavorecidas, en

    familias pobres y muchas veces excluidas de los servicios de excelencia (Fernndez & Riquelme,

    2006). Se ha argumentado que si bien Chile cuenta con igualdad de condiciones biolgicas al

    momento de nacer, persisten grandes brechas en los logros de aprendizaje; esta diferencia

    resulta explicable en gran medida desde la estimulacin y oportunidades que brinda el entorno

    sociofamiliar del nio en sus primeros aos de vida, pero tambin desde el acceso a servicios,

    programas de apoyo, educacin de calidad, condiciones de habitabilidad y capacitacin laboral

    entre otros (FUSUPO, 2010).

    Contar con programas de IT especialmente diseados para abordar las complejidades

    del trabajo con nios y nias en situacin de alta vulnerabilidad, pobreza y riesgo psicosocial,

    emerge como un desafo pas de primera prioridad (Vegas et al., 2006; FUSUPO, 2010),

    especialmente en el contexto de la nueva poltica de un Sistema de Proteccin Integral a la

    Infancia (Consejo Infancia, 2006). Por ello se torna fundamental que el Gobierno y los privados

    asuman el fomento, financiamiento, evaluacin y difusin de servicios dirigidos al apoyo integral

    de la infancia temprana en Chile.

    El presente proyecto Centro de Buenas Prcticas en Infancia Temprana: Crecer en

    Comunidad, diseado e implementado por CEANIM y supervisado por FUSUPO responde a esta

    necesidad y pretende constituirse en un referente para el desarrollo de una oferta nacional de

    intervencin integral en infancia temprana. El proyecto se construy sobre la mejor evidencia

    disponible a nivel internacional (teniendo como criterio de bsqueda publicacin en revistas

    revisadas por pares y su focalizacin en infancia temprana) y sobre la experiencia acumulada y

    evaluada por CEANIM en una experiencia piloto anterior denominada Centros de Desarrollo

    Infantil Temprano, ejecutada entre 2006-2008 con financiamiento de Fundacin Integra

    (Kotliarenco, Gmez & Muoz, 2009). Dicha experiencia mostr resultados positivos y

    estadsticamente significativos tanto en apego seguro como en desarrollo psicomotor infantil

    respecto a la lnea de base (Kotliarenco, Gmez, Muoz & Armijo, 2009), respaldando

    preliminarmente la incorporacin de mujeres de la comunidad como agentes de cambio.

    Asimismo, dej importantes aprendizajes que fueron recogidos en la presente propuesta,

    especialmente en las reas de: (a) asegurar una mayor especializacin del equipo para intervenir

    en temticas de mayor complejidad (ej., apego, desarrollo socioemocional, maltrato infantil), (b)

    el abordaje especfico de la relacin vincular madre/hijo, (c) desarrollar una evaluacin ms

    comprehensiva del programa, y (d) promover un mayor involucramiento de la comunidad.

    Entonces, el proyecto Crecer en Comunidad se dise como un programa de IT

    orientado a promover el desarrollo integral infantil en contextos de vulnerabilidad psicosocial

    (Kotliarenco, Gmez, Muoz & Aracena, 2010), sobre la base de tres ejes tcnicos centrales: (a)

    coordinacin e intervenciones de mayor complejidad como terapia de interaccin guiada, juego

    mediado o medidas de proteccin - realizadas por un equipo multidisciplinario de profesionales

  • especializadas en infancia temprana; (b) visitas domiciliarias semanales realizadas por monitoras

    comunitarias seleccionadas, capacitadas intensivamente y supervisadas semanalmente; y (c)

    coordinacin permanente con otros servicios de la comunidad.

    La presente publicacin se enmarca en el esfuerzo de evaluacin sistemtica del

    proyecto Crecer en Comunidad, abarcando la totalidad de su ejecucin entre marzo y diciembre

    de 2010, en funcin de los objetivos, metas, actividades, tiempos y recursos comprometidos.

    PARTICIPANTES

    El programa fue diseado para la atencin de 150 nios y nias entre 0 y 3 aos de edad

    y sus familias. Se ingresaron administrativamente 150 nios, de los cuales 15 abandonaron antes

    de completar la ficha de ingreso. Por ello, el proyecto consider como poblacin efectivamente

    ingresada 135 nios(as) y sus familias. Sobre este total, se registr 86 casos que completaron

    toda la intervencin y 49 que abandonaron el proyecto en diversos momentos, lo que signific

    un 36% de desercin total.

    Se compar la duracin de la intervencin para ambos grupos por separado. Esto

    mostr que el grupo que abandon el proyecto promedi 29,9 das (DS=21,8) o un mes, con un

    mnimo de 0 meses y un mximo de 3 meses. En cambio, el grupo que complet la intervencin

    promedi 213,4 das (DS=29,5) o 7 meses, con un mnimo de 5 meses y un mximo de 8 meses.

    Esta diferencia fue altamente significativa, con t(75) = 4,343, p = .000. Es decir, se trat de dos

    grupos con una dinmica de participacin claramente diferente.

    Se compararon ambos grupos en diversas variables de caracterizacin sociodemogrfica

    y de funcionamiento familiar inicial. No se observaron diferencias significativas en la edad del

    nio, F(1,123) = 0,028, p =.868, el sexo, 2

    (1, N = 134) = 0,003, p = 0,957, su peso al nacer, F(1,70)

    = 0,084, p =.772, su estatura al nacer, F(1,67) = 0,407, p =.526 o el tiempo de lactancia, F(1,73) =

    0,492, p =.485. Tampoco se registraron diferencias para la edad del cuidador, F(1,100) = 1,360, p

    =.868, el sexo, 2

    (1, N = 130) = 1,970, p = 0,160, el nmero de hijos, F(1,83) = 0,291, p =.591, o el

    puntaje en la ficha CAS, F(1,36) = 0,311, p =.580. No se registraron diferencias en el nmero total

    de habitantes en la vivienda, F(1,70) = 0,035, p =.852, ni en la estructura familiar, 2

    (5, N = 83) =

    2,866, p = 0,721.

    Respecto al funcionamiento familiar al momento de ingresar al programa, no se

    registraron diferencias en el Entorno, F(1,84) = 0,739, p =.392, en las Competencias Parentales,

    F(1,81) = 0,046, p =.830, Interacciones Familiares, F(1,83) = 0,108, p =.743, Seguridad Familiar,

    F(1,82) = 0,036, p =.850, Autonoma familiar, F(1,83) = 0,002, p =.969 y Salud Familiar, F(1,79) =

    3,896, p =.052, si bien este ltimo indicador se ubic en el lmite de la significancia. S se observ

    diferencias significativas al ingreso en el Bienestar del Nio, F(1,82) = 4,189, p =.044, con un

    promedio de -0,78 (DS=1,48) para el grupo desercin versus 0,17 (DS=1,29) para el grupo egreso;

    y en la Vida Social Comunitaria, F(1,79) = 10,177, p =.002, con un promedio de -1,11 (DS=1,36)

    para el grupo desercin versus 0,10 (DS=1,03) para el grupo egreso. Sin embargo, al mirar los

  • indicadores especficos de la vida social comunitaria de las familias, sorprende que no se

    observaron diferencias en la aceptacin inicial de la ayuda ofrecida, con F(1,82) = 0,301, p =.585.

    Es decir, el grupo de familias que abandon la intervencin se habra diferenciado por

    presentar peores niveles de bienestar en los nios y mayores niveles de aislamiento social, tanto

    con su red formal como informal, pero igual disposicin inicial a ser ayudados. Esto gener el

    inters por identificar claramente las razones de abandono del proyecto, contactndose a cada

    uno de estos casos (N=49). Los resultados se muestran en la siguiente tabla, y en sntesis sealan

    que en la mitad de los casos no hubo un ajuste entre lo que esperaban y lo que el proyecto

    ofreca; y en uno de cada cuatro casos fue por motivos ajenos al proyecto (cambio de trabajo o

    domicilio).

    Tabla 1: Razn entregada por las usuarias para explicar su abandono del proyecto

    Motivo %

    falta de inters por participar en el proyecto 35%

    desert por problemas personales 20%

    motivos laborales 14%

    cambio de domicilio 12%

    proyecto no cumpli sus expectativas (entrega de beneficios) 10%

    no cumplir con el perfil de las madres participantes 8%

    CARACTERIZACIN DE LAS FAMILIAS

    Los nios atendidos promediaron 1 ao y 8 meses de edad (DS=11,9), con 50,6% de sexo

    femenino, peso y estatura normal al nacer (3.891 gramos y 48,9 centmetros), registrando una

    media de 6,6 meses de lactancia materna (DS=5,2). Las figuras parentales promediaron 29,1 aos

    de edad (DS=11,9), un 100% de sexo femenino, 1,87 hijos (DS=0,94), con una mayora de

    educacin media y dedicacin a labores domsticas. Las familias se ubicaron mayormente en

    condicin de precariedad econmica, presentando un puntaje promedio en la ficha CAS de 3.801

    (DS=2.838), con 5,8 habitantes promedio por hogar (DS=3,05). El 100% de los casos ingres

    voluntariamente al proyecto, fuese por invitacin del equipo, demanda espontnea o invitacin

    de otras usuarias del centro.

    De acuerdo a un primer anlisis de proceso realizado en julio de 2010, el programa se

    focaliz en la poblacin para la cual fue diseado, mostrando las condiciones necesarias para

    poder plantearse como una intervencin integral que apuntase a la prevencin de condiciones

    perjudiciales para el desarrollo infantil, si bien pudieron identificarse mltiples condiciones de

    vulnerabilidad (como la pobreza, el hacinamiento, la violencia intrafamiliar, el estrs parental, la

    disforia, entre otros) que significaron un notable desafo para el logro de los objetivos del

    proyecto.

    Ms all de las condiciones de vulnerabilidad psicosocial de las familias atendidas, se

    pudo identificar que el foco de las estrategias deba apuntar a fortalecer el sentimiento de

  • competencia y autoeficacia parental en las madres respecto al cuidado, crianza, estimulacin y

    vnculo con sus hijos e hijas. Las mltiples fuentes de informacin consideradas resultaron

    coherentes entre s al mostrar en forma triangulada que para la mayora de las madres sus hijos

    no eran un problema, sino ms bien una responsabilidad y un desafo para el cual no se sentan

    preparadas ni competentes. Esto se traduca en mayores niveles de estrs, menor disponibilidad

    de energa psicolgica para la crianza y mayor riesgo para el maltrato infantil o el abandono de la

    responsabilidad (negligencia parental).

    El programa lleg en un momento oportuno por cuanto los factores de riesgo

    identificados aun no impactaban significativamente el bienestar del nio ni su desarrollo segn lo

    esperado para su edad. El desafo para la intervencin, por tanto, radic en cmo estimular la

    confianza de las madres en su propia capacidad para ser madres, en cmo ofrecer contencin y

    apoyo emocional que les permitiera aliviar sus niveles de estrs, y en cmo profundizar su

    sensibilidad parental a las caractersticas y necesidades especficas de sus hijos e hijas,

    desarrollando alternativas de respuesta adecuadas a cada rango de edad.

    El enfoque desde la resiliencia personal y familiar (Gmez & Kotliarenco, 2010) que

    adopt el proyecto Crecer en Comunidad result especialmente pertinente, por cuanto

    permiti identificar las fortalezas (por ejemplo, usando la Escala de Evaluacin Familiar NCFAS-G)

    de cada grupo familiar y potenciarlas sistemticamente, por sobre la aceptacin del peso

    evidente de variables ms estructurales como la pobreza, el hacinamiento o los bajos niveles de

    escolaridad.

    Esto no implic que el equipo no debiese considerar intervenciones sociales dirigidas a

    conectar en forma racional a las familias con el sistema de proteccin social existente (ejemplo,

    Chile Solidario, Chile Crece Contigo); de hecho, los primeros anlisis detectaron una brecha

    importante entre el nmero de familias en condicin de pobreza o extrema pobreza (cuatro de

    cada cinco) y el nmero de familias participantes del Chile Solidario o el Programa Puente (una

    de cada cinco).

    Lo que signific adoptar el enfoque de Resiliencia personal y familiar, fue una posicin

    del equipo de profesionales, monitoras y pasantes del Crecer en Comunidad a no aceptar el

    determinismo de la pobreza sobre las posibilidades de cambio y empoderamiento de las familias.

    Existan mltiples indicadores que permitan asumir que las dadas madre/hijo(a) conservaban un

    potencial relacional importante, que poda actuar como un mecanismo de resiliencia frente a la

    adversidad objetiva en que les tocaba vivir. Es este potencial el que requera ser explorado,

    asimilado y elaborado en los distintos espacios de intervencin que ofreca el centro.

    Es importante sealar que los primeros anlisis de la informacin (realizados como parte

    de la evaluacin de proceso) permitieron identificar un sub-grupo de mayor riesgo y complejidad,

    donde la intervencin requera mayores niveles de especializacin y cuidado. Si bien no se realiz

    un cruce entre variables, s se observ en mltiples indicadores una tasa entre un 15% a 45% que

    se posicionaba en rango clnico de problema. Por ejemplo, en el diagnstico DSM-IV un 19%

    presentaba algn tipo de trastorno, particularmente Depresin Mayor. Un 26% de los casos

    sufra violencia intrafamiliar. En la escala NCFAS-G, se observ para el rango moderado a grave

    de problemas un 14% en Competencias Parentales, 19% en Interacciones Familiares y 18% en

  • Seguridad Familiar (malos tratos, negligencia, VIF). En el ndice de Estrs PSI, el 45% se ubic en

    rango alto de estrs total, mientras que en el Inventario Potencial de Maltrato el 44% se ubic en

    el rango clnico de riesgo. Finalmente, en el ASQ-3 el grupo de nios y nias que se posicion en

    zona de monitoreo o rezago, es decir, que no alcanzaba los hitos de desarrollo esperados para su

    edad fluctuaba entre un 17% y un 28% de los casos.

    IMPLEMENTACIN

    El diseo del Centro de Buenas Prcticas en Infancia Temprana (CBP), consider 5

    servicios nucleares en torno a los cuales se organizaron todas las prestaciones ofrecidas a las

    familias: a) visitas domiciliarias, b) talleres de fortalecimiento parental, c) terapia de interaccin

    guiada, d) juego mediado en una sala de estimulacin, y e) derivaciones asistidas a la red local.

    Cada caso ingresado fue rigurosamente evaluado, con una batera de instrumentos que incluy el

    ASQ-3, PMF, PSI-SF y la escala NCFAS-G (ver apartado metodolgico para detalles sobre estos

    instrumentos). En el caso de la terapia de interaccin guiada, se agreg adems el cuestionario

    de evaluacin de resultados en psicoterapia, OQ-45.2. Tras realizar esta evaluacin, el equipo a

    cargo defina un Plan de Intervencin Familiar Personalizado, especificando metas, acciones,

    plazos y responsables.

    S

    S

    Se calcul los porcentajes de participacin en cada metodologa, sobre la base de los

    casos egresados (N=86). El 100% de las familias recibieron visitas domiciliarias; un 63% particip

    en al menos uno de los talleres de fortalecimiento parental; 40% particip en terapia de

    interaccin guiada; mientras que un 35% particip en Juego Mediado; y en 49% de los casos se

    realiz consejera parental. En 24% de los casos se requiri realizar una derivacin asistida a la

    red formal; 43% de las familias recibi control de salud a domicilio, llevado a cabo por alumnos

    en prctica de medicina.

  • Las visitas domiciliarias fueron realizadas por monitoras comunitarias, mujeres

    seleccionadas y capacitadas durante un mes en forma intensiva y luego semanalmente en

    reuniones de supervisin, en diversos temas de importancia para la ejecucin del proyecto, tales

    como: genograma, vulnerabilidad y resiliencia, redes locales y su vinculacin con el proyecto CBP,

    intervencin en crisis y protocolos de accin frente al riesgo infantil, desarrollo del nio/a, el

    juego y su aporte al desarrollo, proceso motivacional en las usuarias y su apertura al cambio, el

    sentido del acompaamiento en las visitas domiciliarias, y la relacin de cierre.

    Cabe destacar que se implement una modalidad innovadora de

    visita domiciliaria, ya que la mayora de las experiencias documentadas

    nacional e internacionalmente sobre visita domiciliaria han trabajado sin una

    organizacin clara de contenidos o marco terico y sin herramientas

    estructuradas de soporte para guiar la intervencin del agente visitador

    (Kotliarenco, Gmez, Muoz & Aracena, 2010). En cambio, la propuesta del

    Centro Crecer en Comunidad consisti en definir un proceso global de

    intervencin, guiado por el marco terico de la resiliencia, con tres etapas

    claramente identificadas: (1) foco en la familia, (2) foco en la figura parental y

    (3) foco en el nio o nia, siendo este ltimo al cual se le dedic ms tiempo.

    Especficamente, se dividi el proceso de intervencin en 6 planes de trabajo; cada plan

    contemplaba 3-4 visitas y se proyect un mximo de 24 visitas. Se registr por escrito un total de

    1.336 visitas domiciliarias, promediando 14,4 visitas (DS=6,4) por nio o nia ingresada, con un

    mnimo de 2 y un mximo de 30 visitas. Considerando que la intervencin promedi 7 meses,

    con un rango entre 5 y 8 meses, se estima que se realiz entre 2 y 3 visitas mensuales por caso.

    Los planes de visita fueron: Plan 1: Conociendo a mi familia; Plan 2: La importancia de

    mi rol parental; Plan 3A: Conociendo a mi hijo/a; Plan 3B: Fortaleciendo la relacin con mi

    hijo/a; Plan 3C: Favoreciendo su desarrollo socioemocional; y Plan 3D: Estimulando nuevos

    aprendizajes en mi hijo/a. Cada etapa cont con material de apoyo diseado especialmente

    para el proyecto por el equipo profesional, llamado Bitcora de la Visita Domiciliaria,

    elaborando un documento para cada una de las etapas del proceso de intervencin domiciliaria y

    diferenciando un formato para la familia y otro para la monitora comunitaria. Cada visita

    domiciliaria tuvo un orden estndar: (a) compartir situaciones generales (5-10 minutos); (b)

    trabajar la Bitcora correspondiente (20 minutos); (c) desarrollar ejercicios especficos orientados

    a la dada madre-hijo; y (d) cierre. Los contenidos y situaciones ocurridos en las visitas

    domiciliarias fueron supervisados semanalmente por una profesional especialista (educadora

    preescolar y terapeuta familiar), incorporando adems elementos de autocuidado y capacitacin

    en forma sistemtica.

    Los talleres de fortalecimiento parental fueron espacios de intercambio de

    experiencias, vivencias y conocimientos entre las participantes y entre el equipo del CBP y las

    participantes. En todos los casos se privilegi el generar un espacio para el desarrollo de nuevas

    habilidades o perspectivas sobre el tema abordado, por sobre la sola exposicin terica. Los

    talleres contemplaron 6 modalidades distintas: a) competencias parentales; b) apego y buen

    trato; c) apego, estrs y pataletas; d) destete; e) arte terapia; y f) masaje infantil. En promedio,

  • cada figura parental asisti a 1 de estos talleres; si se considera solo el

    grupo de familias que particip (63%), este promedio aumenta a 2, con un

    mnimo de 1 y un mximo de 4 talleres.

    La terapia de interaccin guiada se trata de una modalidad de

    intervencin clnica, fundamentada en la teora sistmica y la teora del

    apego que, mediante la grabacin en video de secuencias de interaccin y

    juego para su posterior revisin y reflexin con la figura parental, permite

    retroalimentar a la familia sobre sus fortalezas y recursos parentales y

    relacionales disponibles (Surez et al., 2009; Gmez & Muoz, 2010). Esto

    permite mejorar la sensibilidad parental y la capacidad de mentalizacin, fortaleciendo el apego

    y las posibilidades de resiliencia relacional posterior. En este proyecto, se iniciaron 34 procesos

    psicoteraputicos a cargo de psiclogas pasantes entrenadas en el modelo y supervisadas

    semanalmente por una psicloga con grado de magster en psicologa clnica y 4 aos de

    experiencia en esta terapia pionera en Chile. Se finalizaron 25 procesos con xito. Los resultados

    especficos de esta intervencin sern evaluados en un estudio que tuvo un protocolo de

    investigacin especial.

    El juego mediado es una intervencin pedaggica que mediante el modelamiento en

    vivo utiliza el juego con el fin de mejorar el comportamiento del nio, la tonalidad afectiva del

    adulto y su nivel de conocimiento sobre el desarrollo de su hijo o hija. Se les pide jugar y la

    Mediadora Gua va modelando en vivo dicha interaccin. En el proyecto CBP se ocup un

    formato que comenz con dos sesiones grupales, luego dos sesiones individuales y para finalizar

    una nueva sesin grupal, totalizando 5 sesiones por dada. El juego mediado fue implementado

    por una educadora preescolar con formacin como terapeuta corporal y terapeuta familiar. Se

    cont con diversos protocolos de implementacin y registro de aspectos relevantes. En total, 30

    mams participaron en esta intervencin, usando como criterio de indicacin no estar en terapia

    IG, presentar rezago o riesgo en el desarrollo y ser madres con escasos recursos ldicos

    personales.

    Respecto a las derivaciones asistidas a la red formal, se constat un total de 35

    derivaciones para 21 usuarias, promediando 1,7 derivaciones. Las derivaciones especficas, se

    muestran en la siguiente tabla.

    Tabla 2: Derivaciones realizadas a la red formal de Macul

    Servicio/Organizacin N

    CESFAM 11

    COSAM 10

    OPD para casos de proteccin 3

    Fundacin (PARNTESIS) para atencin en drogas 1

    Fiscala en casos de VIF 1

    Corporacin de Asistencia Judicial 1

    Jardines Infantiles se logr ingresos preferenciales 8

  • Simultneamente, el programa Crecer en Comunidad tuvo una serie de servicios

    dirigidos a la comunidad local, tanto formal como informal. Se realizaron inicialmente 3 grupos

    focales en Jardines Infantiles con figuras parentales no usuarias del programa, levantando

    diversos temas de inters, como estimulacin infantil, normas y lmites, buen trato, manejo del

    estrs. Sobre esta informacin, se dise e implement un taller de competencias parentales en

    4 Jardines Infantiles para padres y apoderados, con un total de 64 asistentes. Asimismo, se

    propuso instancias de capacitacin para el personal de Jardines Infantiles (JI) y Salas Cuna (SC),

    incluyendo tcnicos, educadoras y directoras, concretando las siguientes capacitaciones:

    Tabla 3: Capacitaciones realizadas a personal de Jardines Infantiles y Salas Cuna de Macul

    Tema Establecimiento Asistentes

    Buen Trato y Autocuidado JI Reina de la Paz; JI Osito Regaln 45

    Sexualidad Infantil comisin mixta 40

    Mediacin Educativa SC Perucho 20

    Protagonismo Infantil SC Perucho 20

    Tutores de Resiliencia JI Semillita 12

    Masaje Shantalla JI Intercultural 10

    7 capacitaciones 6 establecimientos distintos 147

    Con la red amplia de infancia de Macul, se realizaron diversas actividades, desde

    presentar el proyecto y sus fundamentos tericos (de por si una accin de sensibilizacin) a las

    direcciones de salud y educacin de la comuna, a la comisin mixta, a representantes de JI y SC,

    CESFAM, OPD, SERNAM y COSAM; pasando por reuniones de coordinacin tcnica en la

    intervencin de los casos con estas redes; hasta la entrega del catastro de servicios de infancia a

    la red local. El nio o nia participante y su familia, al mismo tiempo que usuario del proyecto

    CBP, era asistente a estas otras organizaciones; la visin eco-sistmica y comunitaria del

    programa permiti visualizar permanentemente esta realidad multidimensional e

    interconectada. Al finalizar la intervencin, se entregaron a las redes pertinentes informes de

    proceso, avances logrados y reas a reforzar en los casos de usuarios compartidos, como una

    forma de dar proyeccin en el tiempo y sustentabilidad a los cambios.

    El aspecto de Territorialidad propio de la dimensin

    comunitaria de este proyecto, implic conocer las condiciones

    fsicas, sociales, econmicas y culturales que se daban en el espacio

    geogrfico de la comuna de Macul, especficamente en las

    Poblaciones Santa Julia y Jaime Eyzaguirre. Al constituirse el

    territorio en un espacio heterogneo, la presencia de las Monitoras

    in situ en los hogares, y las capacitaciones directas en los locales

    de los Jardines infantiles y Salas Cunas, fue de especial importancia

    para comprender las interrelaciones que se daban entre los actores

  • comunitarios, sus formas de organizarse, temas de inters, as como reconocer sus recursos,

    potencialidades e intereses vinculados a la niez. Este criterio fue fundamental, ya que la apuesta

    fue potenciar el rol de las comunidades en el bienestar del nio/a y su familia, constituyndose el

    CBP en un puente entre las diferentes organizaciones, vinculando los jardines infantiles, centro

    de salud y organizaciones de trabajo de derechos del nio/a y mujeres.

    En el caso de la prevencin comunitaria, se destaca la sinergia que se origin a travs de

    las capacitaciones, los contenidos fueron respondiendo a necesidades inmediatas de los sectores

    de salud y educacin. Esto da cuenta de la asociatividad lograda, entendida como lazos de

    cooperacin tendientes al desarrollo de fines comunes, en este caso, vinculados al enfoque de

    bienestar de la niez.

    Aunque estas acciones se valoran en s mismas como una importante tarea de difusin y

    transferencia de conocimiento hacia las redes de infancia de Macul, el proyecto no logr evaluar

    los cambios que se pretenda evaluar, por falta de tiempo y de recursos tcnicos para poder

    identificar los avances en las tres reas meta del trabajo comunitario: conocimientos, trabajo

    colaborativo, y herramientas para favorecer el desarrollo infantil. Este aspecto queda entonces

    como un rea a fortalecer en futuras rplicas del diseo en nuevas comunas o en la comuna de

    Macul.

    EVALUACIN DE RESULTADOS

    METODOLOGA

    El presente estudio utiliz una metodologa cuantitativa de evaluacin de resultados,

    con un diseo pre-post de grupo nico. El proyecto cont con una matriz lgica elaborada antes

    de implementar el programa, definiendo un objetivo general y cuatro objetivos especficos, en

    las reas de competencias parentales, desarrollo infantil, apego y buen trato y transferencia de

    buenas prcticas en infancia temprana a la comunidad. En la matriz lgica se definieron

    objetivos, metas, indicadores de resultado, medios de verificacin, acciones y tiempos de

    implementacin. Los resultados cuantitativos adems se enriquecen con la opinin de los

    propios usuarios recolectada en una encuesta de satisfaccin usuaria y testimonios al finalizar la

    intervencin.

    INSTRUMENTOS

    Cuestionario electrnico de caracterizacin socio-demogrfica y ficha de postulacin:

    recogi informacin descriptiva bsica de los nios, sus cuidadores y las familias atendidas, como

    edad, sexo, escolaridad, nivel socioeconmico, situacin laboral, entre otras. Asimismo, defini

    criterios de inclusin y de exclusin que permitieron a los equipos clarificar la pertinencia de la

  • postulacin al foco tcnico del programa, o su eventual derivacin a otros servicios cuando

    correspondiera.

    Escala de evaluacin familiar integral de Carolina del Norte (NCFAS): es un instrumento

    de evaluacin familiar multidimensional, que a partir de la triangulacin de diversas fuentes de

    informacin (visitas domiciliarias, entrevistas, informes de redes derivantes y participantes,

    grupos focales y diagrama familiar), recoge el juicio experto de los operadores del programa

    respecto a diversas dimensiones del funcionamiento familiar, siendo cada tem evaluado en un

    continuo de 6 puntos, desde problema serio hasta clara fortaleza (Reed-Ashcraft, Kirk &

    Fraser, 2001; Kirk, Kim & Griffith, 2005). La NCFAS fue ubicada en el primer lugar entre 85

    instrumentos evaluados por investigadores de la Universidad de California en Berkeley (Johnson

    et al., 2006) y hoy es usada en ms de 650 organizaciones en el mundo. Los estudios realizados

    en EE.UU. reportan una consistencia interna con alfa de Cronbach entre .767 y .922 (Kirk &

    Griffith, 2007) y un estudio realizado en Chile report una consistencia interna entre .782 y .868,

    robustas propiedades psicomtricas y una validez estructural adecuada segn un anlisis

    factorial (Valencia & Gmez, 2010), hallazgos que fueron replicados y ampliados en un segundo

    estudio (Gmez, 2010). Adems, se encontr en un estudio en Chile una buena confiabilidad

    inter-evaluadores de la NCFAS medida con el ndice Kappa (Pino, 2011). En el proyecto Crecer

    en Comunidad se utiliza la versin NCFAS-G para programas comunitarios con un enfoque

    familiar ecolgico, la cual consta de 8 dimensiones y sus respectivos tems: (a) Entorno, (b)

    Competencias Parentales, (c) Interacciones Familiares, (d) Seguridad Familiar, (e) Bienestar del

    Nio, (f) Vida Social/Comunitaria, (g) Autonoma, (i) Salud Familiar. En el presente estudio, se

    obtuvo una confiabilidad de la NCFAS-G al ingreso y egreso de .845 y .838 en Entorno, .822 y .862

    en Competencias Parentales, .849 y 868 en Interacciones Familiares, .878 y .835 en Seguridad

    Familiar, .860 y .917 en Bienestar del Nio, .848 y .766 en Vida Social Comunitaria, .848 y .871 en

    Autonoma y .648 y .799 en Salud Familiar.

    Inventario potencial de maltrato fsico infantil (PMF): es la adaptacin -desarrollada por

    acadmicos de la Pontificia Universidad Catlica de Chile- del Child Abuse Potential Inventory,

    uno de los instrumentos ms validados y utilizados en el mundo para la deteccin de potencial

    de maltrato infantil y en investigaciones cientficas sobre el tema (Haz & Ramrez, 2002). Consiste

    en un instrumento descriptivo de sondeo que permite alertar sobre un potencial de maltrato

    infantil en el cuidador, conformndose por 114 tems que se agrupan en una escala de maltrato y

    tres escalas de validez (consistencia interna, mentira y azar). A su vez, estos tems se reagrupan

    en siete factores de riesgo que permiten caracterizar a los cuidadores: depresin, expectativas

    rgidas hacia los nios, malas relaciones con los padres, malas relaciones de pareja y familiares,

    irritabilidad e impulsividad, disforia y problemas con el nio. Los estudios realizados en Chile

    mostraron una confiabilidad de entre .95 y .98 (Haz & Ramrez, 2002), medida con el alfa de

    Cronbach. En el presente estudio, se observ una consistencia interna de .898 al ingreso y .892 al

    egreso.

  • Parenting Stress Index (PSI): este cuestionario desarrollado por Abidin (1995) evala

    caractersticas del nio y de sus padres, y puede aplicarse desde el mes de edad. Considera 6

    escalas para las caractersticas del nio y 7 para las caractersticas de los padres. La forma

    abreviada (PSI-SF, que es la que se us en esta investigacin) contiene 36 tems y su aplicacin

    toma 10-15 minutos. Entrega puntajes en 3 escalas: Estrs Parental (PD), Interaccin disfuncional

    padres-nios (P-CDI) y Nio difcil (DC). Esta versin cuenta con estudios de confiabilidad y

    validez. La confiabilidad fue estudiada en una muestra de 800 casos, tanto con estudios de test-

    retest (indicadores entre .68 a .85) y de confiabilidad interna (indicadores de .80 a .91) (Abidin,

    1995). Su validez concurrente se estableci con la versin completa del PSI, obteniendo

    correlaciones entre .73 a .95 (Abidin, 1995). El percentil 85 discrimina entre poblacin clnica y

    normal; para la escala total equivale a 86 puntos, para la escala PD equivale a 33 puntos, para la

    P-CDI a 26 puntos y para la DC a 33 puntos. Tambin se considera el percentil 20 hacia abajo

    como riesgoso; para la escala total es 59 puntos, para la PD es 20 puntos, para la P-CDI es 14

    puntos y para la DC es 19 puntos. En el presente estudio, la consistencia interna medida con el

    Alfa de Cronbach al ingreso y egreso fue de .906 y .893 para el estrs total, .782 y .799 para

    estrs parental, .856 y .915 para interaccin disfuncional padre-nio, y .851 y .782 para nio

    difcil.

    Ages and Stages Questionnaire-III (ASQ-III): Cuestionario escrito de autorreporte para

    padres, que chequea el nivel de desarrollo psicomotor para nios desde el nacimiento hasta los 6

    aos de edad. Se encuentra traducido a varios idiomas. Se dispone de cuestionarios para 21

    etapas en este rango de edad. Consta de tres secciones: i) preguntas demogrficas, ii) 30

    preguntas enfocadas a cinco reas del desarrollo (comunicacin, motor grueso, motor fino,

    solucin de problemas y personal/social) y iii) siete preguntas libres orientadas a recoger la

    preocupacin de los padres. Sus propiedades psicomtricas estn avaladas por numerosos

    estudios (Squires, Twombly, Bricker & Potter, 2009), con una muestra total de 18.232

    cuestionarios correspondientes a 15.138 nios. La confiabilidad test-retest es de 0,92, la

    confiabilidad inter-jueces es de 0.93; la consistencia interna vara entre 0,51 y 0,87; la validez

    oscila entre 0,82 y 0,88; la sensibilidad es de 0,86 y la especificidad es de 0,85; la sub-

    identificacin de casos fue de 6% y la sobre-identificacin fue de 8,1%. Recientemente, el ASQ

    fue validado en Chile con una muestra de ms de 2.000 casos, por un equipo de investigacin de

    la Universidad del Desarrollo, liderado por Ivn Armijo y con financiamiento del FONIS,

    replicando las excelentes propiedades psicomtricas del instrumento (Shonhaut, Salinas, Armijo,

    et al., 2009).

    PROCEDIMIENTO

    Se capacit al equipo (profesionales, monitoras comunitarias y pasantes profesionales)

    en el uso de los instrumentos y los protocolos de evaluacin del programa. Cada caso fue

    evaluado al momento del ingreso y posteriormente en el ltimo mes previo al trmino del

  • proyecto. Se aplic la batera estndar de instrumentos de autorreporte en forma personalizada

    (PSI-SF, PMF y ASQ-3); asimismo, cada dupla profesional/monitora evalu el funcionamiento

    familiar en la escala NCFAS-G. La informacin de los protocolos fue registrada en dos medios

    diferentes: cada caso tuvo una carpeta en papel y al mismo tiempo una ficha electrnica en la

    cual toda esta informacin fue transcrita. Estas fichas electrnicas fueron exportadas una vez

    finalizado el proyecto, a una planilla nica en Excel. Esta base de datos fue procesada y las

    inconsistencias fueron analizadas y corregidas cuando fuera necesario (ejemplo, folios repetidos,

    etc.). Posteriormente, dicha informacin fue traspasada al paquete de anlisis estadsticos SPSS.

    ASPECTOS TICOS

    Cada adulto responsable ingresado, fue consultado por su autorizacin para el uso con

    fines de estudio, publicacin y difusin de todos los registros de informacin levantada en el

    transcurso de su participacin en el proyecto (cuestionarios, fotos autorizadas, testimonios, etc.),

    mediante un consentimiento informado por escrito. El consentimiento fue voluntario y se

    garantizaba la participacin en el programa con independencia de esta autorizacin. El

    tratamiento de la informacin fue annimo y nunca se identifica explcitamente a una familia.

    ANLISIS DE DATOS

    Se realiz anlisis descriptivos bsicos (frecuencias, porcentajes, promedios y desviacin

    estndar) para cada dimensin estudiada, segn correspondiera. Asimismo, se realiz anlisis de

    las diferencias pre-post utilizando la prueba T de Student, con muestras pareadas, dos colas y un

    alfa de .05 (o 95% de confianza).

    Siguiendo las recomendaciones vigentes (Fras, Pascual & Garca, 2000), se calcul la

    magnitud de la diferencia (tamao de efecto) pre-post para aquellos indicadores que resultaran

    estadsticamente significativos, como una forma de dimensionar el grado de avance: segn los

    criterios de Cohen, un d = .02 es escasa diferencia o tamao de efecto bajo, alrededor de d = .05

    es moderada y cercano o sobre d = .08 es alta o muy alta.

  • RESULTADOS

    COMPETENCIAS PARENTALES

    El primer objetivo apunt a favorecer el desarrollo de Competencias Parentales que

    permitieran el cuidado y estimulacin oportuna de los nios y nias participantes. En este

    objetivo se pretendi impactar dos reas relacionadas: las habilidades parentales y el estrs

    parental.

    En las habilidades parentales, evaluadas con la escala NCFAS-G, se observ un 64% de

    cuidadoras en rango adecuado al comenzar el proyecto (sumatoria de los rangos adecuado 0,

    fortaleza +1 y fortaleza +2 previos a la intervencin), mientras que al finalizar se lleg a un

    84% adecuado a fortalecido.

    C

    Con independencia de su posicin al comenzar, un 61% de las madres mejoraron en al

    menos un nivel su funcionamiento en este dominio. El promedio inicial en el tem global

    Competencias Parentales fue de -0,42 al ingreso (DS=1,2), mejorando a +0,42 (DS=0,9) al

    finalizar la intervencin. La comparacin pre-post arroj diferencias estadsticamente

    significativas, con t(37) = -4,812, p = .000; la magnitud de esta diferencia fue d = .78, siendo alta

    segn criterios de Cohen. Como puede observarse en la Tabla 4, tambin se observaron

    diferencias estadsticamente significativas en los tems especficos Supervisin del Nio,

    Prcticas Disciplinarias, Oportunidades de Desarrollo y Estimulacin Parental, con un p <

    .001. El tamao de estas diferencias fue moderado-alto para supervisin del nio y estimulacin

    parental, y alto para prcticas disciplinarias y entrega de oportunidades de desarrollo, siendo un

    hallazgo coherente con los nfasis tcnicos del programa.

  • Tabla 4: comparacin pre-post en las Competencias Parentales, segn la NCFAS-G

    Diferencia

    Promedio Desv. Est. t df Sig. d

    Competencias Parentales -,842 1,079 -4,812 37 .000 .780

    Supervisin del Nio -,675 ,944 -4,521 39 ,000 .720

    Prcticas Disciplinarias -,875 ,939 -5,895 39 ,000 .937

    Oportunidades de Desarrollo -,972 ,971 -6,010 35 ,000 .999

    Estimulacin Parental -,633 ,809 -4,289 29 ,000 .779

    Respecto al estrs parental, se seleccion una muestra al azar de 50 protocolos (usando

    SPSS) del PSI-SF. Un 62% de las figuras parentales estaba en rango clnico de alto estrs al inicio,

    mientras que al finalizar la intervencin un 42% se ubic en este rango. Adems, de las

    cuidadoras que estaban en rango clnico (alto o bajo), un 43% normaliz su estrs. El anlisis pre-

    post del Estrs Total mostr una disminucin de 8 puntos promedio, siendo una diferencia

    estadsticamente significativa, con t(49) = 3,128, p = .003. La magnitud de esta diferencia fue de d

    = 0.44 o una diferencia moderada segn criterios de Cohen.

    Tabla 5: comparacin pre-post de los niveles de estrs asociado a la crianza (N=50) en el PSI-SF

    Diferencia

    Promedio Desv. Est. t df Sig. (2-tailed)

    Estrs Total Pre-Post 8,000 18,085 3,128 49 .003 **

    Estrs Parental Pre-Post 2,440 7,484 2,305 49 .025 *

    * p < .05 ** p < .01

    Como muestra la Tabla 5, tambin se observ una disminucin estadsticamente

    significativa en la sub-escala Estrs Parental o la sensacin de no soy competente como

    madre, con t(49) = 2,305, p = .025.

    DESARROLLO PSICOMOTOR

    El segundo objetivo consisti en contribuir al desarrollo psicomotor, lingstico y

    socioemocional de los nios y nias participantes. Se identificaron tres focos de accin:

    desarrollo motor grueso y fino; desarrollo del lenguaje y comunicacin; y desarrollo de la

    autonoma en los nios. De acuerdo a lo evaluado en el ASQ-3 los nios que se ubicaron en el

    rango normal al inicio, fueron un 66% en motor grueso, 70,7% en motor fino, 62% en

    comunicacin, 63% en resolucin de problemas y 83% en socio-individual.

  • Al finalizar la intervencin, mejor el nivel de desarrollo segn lo esperado para la edad,

    registrndose en el rango normal un 88% en motor grueso, 82% en motor fino, 87% en

    comunicacin, 85% en resolucin de problemas y 85,1% en socio-individual. El anlisis pre-post,

    mostr diferencias estadsticamente significativas en comunicacin, con t(66) = -2,737, p = .008 y

    en desarrollo motor grueso, con t(67) = -2,694, p = .009. No se observaron diferencias en

    desarrollo motor fino, t(65) = -1,750, p = .085, resolucin de problemas, t(66) = -1,752, p = .084,

    ni socio-individual, t(65) = 0,000, p = 1.000.

    Del grupo de nios con riesgo o rezago inicial en su desarrollo, se logr nivelar a rango

    normal a un 78% en motor grueso y 59% en motor fino, 81% en comunicacin, 70% en socio-

    individual y 68% en resolucin de problemas.

    RELACIONES DE APEGO S EGURO Y BUEN TRATO

    Este objetivo consisti en estimular el desarrollo de relaciones de apego seguro y buen

    trato entre los nios(as) participantes y sus figuras parentales. Se definieron tres reas de logro:

    la interaccin padre-hijo, el buen trato y los factores de riesgo para el maltrato o descuido.

    Al comenzar la intervencin, un 42% mostr en el PSI-SF rango clnico en la sub-escala

    Interaccin Disfuncional Padre-Hijo (PCDI), mientras que al finalizar la intervencin la

    proporcin baj a un 20%. En esta sub-escala, se observ un promedio de 23,2 (DS=8,0) puntos al

    inicio y 20,5 (DS=6,1) al terminar. En la sub-escala Nio Difcil (DC) se observ un promedio de

    30,28 (DS=8,9) puntos al inicio y 27,4 (DS=8,2) al finalizar. Estas diferencias fueron

    estadsticamente significativas para PCDI, t(49) = 2,228, p = .031 y para DC, t(49) = 2,288, p =

    .026, con un p < .05.

  • Tabla 6: comparacin pre-post de los niveles de estrs asociado a la crianza (N=50) en el PSI-SF

    Diferencia

    Promedio Desv. Est. t df Sig. (2-tailed)

    Interaccin Pre-Post 2,720 8,633 2,228 49 .031 *

    Nio Difcil Pre-Post 2,840 8,777 2,288 49 .026 *

    * p < .05 ** p < .01

    En la escala NCFAS-G, se observ en Interacciones Familiares un 61,2% en el rango

    adecuado/fortalecido al ingresar, mientras que al finalizar, se observ un 73,3% en dicho rango.

    Especficamente en el tem Apego con el Nio, se observ un 77,4% adecuado al inicio versus

    un 91,1% al finalizar.

    Tabla 7: cambio pre-post en interaccin y apego, segn la NCFAS-G

    Diferencia Desv. Est. t df Sig. d

    Interacciones Familiares -,610 1,093 -3,573 40 ,001 .558

    Apego con el Nio -,634 ,799 -5,084 40 ,000 .788

    Comunicacin con el Nio -,675 ,730 -5,849 39 ,000 .932

    Expectativas sobre el Nio -,725 ,716 -6,407 39 ,000 1.005

    Relacin del Nio con el Cuidador -1,026 1,219 -5,190 37 ,000 .836

    La Tabla 7 muestra las diferencias en promedios pre-post de indicadores considerados

    relevantes para iluminar el impacto sobre la meta de fortalecer el vnculo de apego seguro a

    travs de conductas positivas de sensibilidad parental e interaccin madre-hijo. Como puede

    observarse, se registraron diferencias estadsticamente significativas en Interacciones Familiares

    en general, t(40) = -3,573, p = .001, Apego con el Nio, t(40) = -5,084, p =.000, Comunicacin

    con el Nio, t(39) = -5,849, p = .000, Expectativas sobre el Nio, t(39) = -6,407, p = .000, y

    Relacin del Nio con el Cuidador, t(37) = -5,190, p = .000. Se observ una magnitud de la

    diferencia moderada para interacciones familiares, moderada-alta para apego y alta para

    comunicacin, expectativas y la relacin madre-hijo(a).

    Respecto a fortalecer el vnculo de apego seguro a travs de conductas de buen trato, se

    observ en la escala NCFAS-G que al inicio un 74% mostraban conductas de buen trato

    emocional y al finalizar un 94% de los casos registraron conductas de buen trato emocional. Un

    70% de los casos mejoraron al menos un nivel sus conductas de buen trato emocional en la

    NCFAS-G. La Tabla 8 muestra las diferencias promedio pre-post en la dimensin Seguridad

    Familiar y sus tems especficos.

  • Tabla 8: cambio pre-post en indicadores de buen/mal trato en la NCFAS-G

    Diferencia

    Promedio

    Desv. Est. t df Sig. d

    Seguridad Familiar -,765 1,176 -4,643 50 ,000 .646

    VIF cuidadores -,622 ,984 -4,243 44 ,000 .630

    Maltrato Fsico -,578 ,965 -4,016 44 ,000 .600

    Maltrato Emocional -,936 1,169 -5,493 46 ,000 .804

    Negligencia Parental -,674 ,920 -4,967 45 ,000 .728

    Como puede observarse, se registraron diferencias estadsticamente significativas en

    todos los indicadores considerados, p < .001, con tamaos de efecto moderados para Seguridad

    Familiar, VIF entre los cuidadores y Maltrato Fsico, moderado/alto para Negligencia

    Parental y una magnitud de la diferencia alta para Maltrato Emocional.

    Respecto a la meta de disminuir factores de riesgo para el maltrato infantil en el PMF,

    un 44,4% mostr rango clnico al inicio versus 34,7% al finalizar. Se observaron menores

    resultados comparado con la escala NCFAS, ya que solamente el 34,4% de los adultos en rango

    clnico de potencial de maltrato disminuy a rango normal. El anlisis pre-post de los promedios

    en la Escala de Maltrato del PMF, mostr un promedio inicial de 38,9 (DS=15,1) y un promedio

    final de 33,7 (DS=16,2). Esta diferencia fue estadsticamente significativa con t(71) = 4,204, p =

    .000 y una magnitud de la diferencia moderada con d = .495. La Tabla 9 muestra los cambios pre-

    post en diversos factores de riesgo para el maltrato infantil, identificados en el inventario PMF.

    Se observ cambios significativos en Depresin, t(71) = 2,650, p = .010, Expectativas Rgidas

    sobre el Nio, t(71) = 2,150, p = .035, Irritabilidad e Impulsividad, t(71) = 2,000, p = .049,

    Disforia (aislamiento y soledad), t(71) = 3,604, p = .001 y Problemas con el Nio, t(71) =

    3,845, p = .000. No se observaron diferencias en Mala relacin con los padres (familia de

    origen), t(71) = 1,206, p = .232, ni en Mala relacin con la pareja, t(71) = 0,059, p = .953.

    Tabla 9: cambio pre-post en factores de riesgo para el maltrato infantil, PMF

    Diferencia

    Promedio

    Desv. Est. t df Sig. d

    Escala de Maltrato 5,167 10,427 4,204 71 ,000 .495

    Depresin ,889 2,846 2,650 71 ,010 .312

    Expectativas Rgidas ,528 2,083 2,150 71 ,035 .249

    Mala relacin padres ,250 1,758 1,206 71 ,232

    Mala relacin pareja ,014 1,989 ,059 71 ,953

    Irritabilidad e Impulsividad ,528 2,239 2,000 71 ,049 .232

    Disforia (Aislamiento) 1,181 2,780 3,604 71 ,001 .425

    Problemas con Nio ,597 1,318 3,845 71 ,000 .455

  • La magnitud de las diferencias medida con el indicador d de Cohen, mostr un tamao

    bajo para expectativas rgidas, y para irritabilidad e impulsividad; y moderada-baja para

    depresin, disforia y problemas con el nio.

    En resumen, el programa Crecer en Comunidad mostr resultados estadsticamente

    significativos en los tres objetivos especficos evaluados en este estudio: competencias

    parentales, desarrollo infantil y apego/buen trato. Los mltiples indicadores considerados dan

    cuenta que, al finalizar los 10 meses de duracin del proyecto, las madres muestran mayores

    competencias de crianza, las dadas fortalecieron su vnculo sobre la base del buen trato, y los

    nios y nias mejoraron significativamente su desarrollo integral.

    OTROS RESULTADOS A CONSIDERAR

    Adems de reportar resultados en los objetivos especficos del programa, se estudi el

    comportamiento de otras dimensiones del funcionamiento familiar integral, segn fue evaluado

    en la escala NCFAS-G. El grfico 3 muestra el cambio pre-post en la proporcin de familias con

    funcionamiento adecuado a fortalecido en otras dimensiones globales de la escala: entorno,

    bienestar del nio, vida social comunitaria, autonoma y salud familiar.

    C

    Como se muestra en el grfico, el mayor cambio ocurri en el bienestar del nio,

    seguido por la integracin de la familia con sus redes formales e informales. En menor medida, se

    logr mejorar la autonoma econmica de los grupos familiares. El rea ms deteriorada al

    comienzo, y que registr el nivel ms bajo al finalizar, fue el entorno de vida de las familias. La

    salud familiar casi no registr cambios, conservando una proporcin adecuada en 3 de cada 4

    casos atendidos.

    Como revela la Tabla 10, la proporcin de familias con problemas de rutinas y rituales

    disminuy en 10 puntos, y con problemas en recreacin y ocio disminuy en 29 puntos.

  • Tabla 10: proporcin de problemas al ingreso versus al egreso, NCFAS-G

    Indicador Problemas al Ingreso Problemas al Egreso

    Rutinas y rituales familiares 31% 21%

    Recreacin y juegos familiares 45% 16%

    Redes informales 25% 9%

    Redes formales 18% 4%

    Acceso a servicios de salud 25% 2%

    Conexin con el vecindario 31% 11%

    Conexin con comunidad espiritual 30% 7%

    Aceptacin de ayuda disponible 17% 0%

    Con respecto a la conexin de las familias con sus redes, se observa una disminucin de

    16 puntos los problemas con las redes informales y de 14 puntos en las redes formales, bajando

    23 puntos la proporcin de familias con problemas de acceso a los servicios de salud. Las familias

    disminuyeron en 20 a 23 puntos los problemas de conexin con su comunidad. Al inicio un 17%

    tena dificultades para aceptar la ayuda disponible; al finalizar, ninguna de las familias egresadas

    mostr esta dificultad, siendo un indicador de la positiva valorizacin que las familias hacen de la

    ayuda ofrecida en el programa.

    SATISFACCIN USUARIA

    Adems de la evaluacin de resultados cuantitativa reportada en este informe, se

    realiz una evaluacin de la satisfaccin de las usuarias con el proyecto. Se entrevist a 68

    usuarias durante el mes de noviembre de 2010, en torno a tres tpicos: relacin con la monitora,

    recibe peridicamente las visitas domiciliarias y valoracin general del proyecto.

    Del total de entrevistadas (N=68), 94% (n=64) describen el proyecto como bueno o

    excelente; 3% (n=2) dicen no participar activamente; 3% (n=2) sealan que el proyecto no

    cumple con sus expectativas.

    El 100% de las usuarias califican la relacin con su monitora como buena o muy buena.

    96% de las usuarias (n=65) dicen recibir semanalmente visita de su monitora y que dichas visitas

    duraron entre una hora y una hora y media.

    C MO V EN A LA MONI TOR A CO MUNIT ARI A?

    Se realiz un anlisis de contenido con los descriptores que utilizaron las 68 entrevistadas

    para referirse a las monitoras. Esto arroj un total de 56 descriptores, los cuales se agruparon en

    las siguientes 9 categoras:

    a) Alegre y positiva: la monitora es descrita como una persona alegre, simptica, entusiasta, amena, espontnea,

    positiva, que tiene buen carcter.

  • b) Cercana y cariosa: para las usuarias del proyecto, la monitora es amorosa, cariosa, cercana, clida, buena, las trata

    bien, les trasmite valores, las hace sentirse importantes, y este trato se trasmite en muchos casos tambin a la familia

    toda.

    c) Consejera: la monitora es descrita como una buena comunicadora, que explica lo que no entienden las madres al

    trabajar las Bitcoras, que da consejos concretos, siendo franca y asertiva.

    d) Acogedora: para las mujeres consultadas, las monitoras fueron acogedoras, mostrando una actitud de escucha activa,

    que presta atencin y las hace sentirse comprendidas.

    e) Confiable: el anlisis de contenido mostr este punto como central, ya que para las mujeres consultadas se poda

    contar con la monitora, estando siempre presente cuando la necesitaban, preocupndose permanentemente por ellas.

    f) Paciente: el trabajo realizado por las monitoras fue metdico, sealndose la puntualidad y la paciencia con que se

    acompa los procesos de cambio durante la intervencin.

    g) Soporte: para las entrevistadas, la monitora mostr una actitud de apoyo, de tratar por todos los medios de sacarlas

    adelante, ayudndolas a salir del hoyo donde estaba, hacindolas crecer en forma proactiva.

    h) Amiga, hermana, madre: un hallazgo interesante es que la monitora parece haber ocupado un lugar ms all de lo

    estrictamente laboral; las mujeres entrevistadas sealaron en muchos casos haber estado solas, aisladas, y que la

    monitora se constituy en una verdadera amiga, una gran compaera y compaa, llegando a ser parte de la familia, y

    en algunos casos siendo descrita como una hermana o una madre.

    i) Usa el compartir vivencias cotidianas como mtodo de trabajo: al analizar los relatos de qu hacan las monitoras en

    las visitas domiciliarias, queda claro que una parte lo constituy el trabajo sobre los contenidos de la Bitcora, pero que

    la forma de elaborar dichos contenidos fue a travs del intercambio de vivencias cotidianas y de experiencias

    personales de vida, las cuales eran luego relacionadas a la situacin particular de la madre. Otra parte de las visitas se

    dirigi a ayudar a resolver situaciones cotidianas, con la palabra justa y la idea exacta. Y otras veces en las visitas la

    monitora interactuaba directamente con las hijas e hijos de las madres visitadas, ofreciendo un modeling que fue muy

    valorado por la entrevistadas.

    Asimismo, se realiz un anlisis de contenido de los aspectos ms valorados del proyecto

    (107 descriptores, 68 entrevistadas); y sobre los principales resultados, cambios o logros

    descritos espontneamente por las usuarias en sus respuestas (91 descriptores, 68

    entrevistadas). A continuacin se revisan estos hallazgos.

    QU VALO RAN MS DEL P RO Y ECTO?

    En el caso de los aspectos ms valorados del proyecto, se identificaron las siguientes

    categoras:

  • a) Conversaciones con la monitora: lo ms valorado son las conversaciones que una vez por semana, y por espacio

    promedio de una hora, sostena la monitora comunitaria con la madre, acumulando un 30% de los descriptores.

    b) La labor de la psicloga: acumula un 21% de los descriptores, identificndose dos reas igualmente reconocidas de

    accin: los espacios de orientacin psicolgica (consejeras, 12%) y la intervencin con videos (terapia de interaccin

    guiada, 9%).

    c) Talleres: en tercer lugar, las usuarias identifican como un aporte valioso el espacio de taller, con un 20%, nombrndose

    dentro de estos talleres el masaje infantil (3%) y el arte-terapia (2%).

    d) El equipo de profesionales: uno de los aspectos que se menciona reiteradamente con un 18% es la calidad humana del

    equipo de profesionales del centro, destacando como cualidades su acogida, buen trato, comunin y alegra, su

    apertura al dilogo, al ofrecimiento de consejos prcticos y el apoyo en las dudas sobre el hijo o hija.

    e) Valoracin global positiva: con independencia de destacar algn espacio o tcnica particular, un 6% de las

    entrevistadas seal que el proyecto es una ayuda integral y completa, en que todo gust: hacen una linda tarea, la

    mejor idea que se pueda haber inventado, me gustara que siguiera mucho tiempo ms.

    f) Bitcoras: por ltimo, se valora positivamente las bitcoras como material de apoyo y trabajo en las visitas

    domiciliarias, nombrndose en 5% de los descriptores.

    CULES FUERO N LO S LOG RO S P AR A ELLAS?

    Respecto a los logros obtenidos en su proceso de intervencin, se identificaron 5 reas:

    competencias parentales, relacin madre-hijo, mujer, nio y familia.

    a) Competencias Parentales: las entrevistadas describen espontneamente una mejora en sus competencias parentales

    con un 26% de los descriptores. Esta categora se descompone en la percepcin de contar con ms y mejores tcnicas

    de crianza y educacin de los hijos (15%), un mayor conocimiento y entendimiento de su hijo/a (7%) y un aumento en

    su capacidad de ser paciente y de controlarse en situaciones de estrs con su hijo/a (4%).

    b) Relacin madre-hijo/a: las usuarias identifican una evidente mejora en la relacin e interaccin didica, con un 23%.

    Aspectos especficos lo constituyen una mejor comunicacin, ms y mejor juego, un acercamiento al hijo a travs del

    juego, y un apego ms seguro.

    c) Mujer: las entrevistadas reconocen un apoyo emocional hacia ellas por parte del centro, con un 22% de descriptores.

    En un contexto de alto aislamiento social, se sienten apoyadas como mujeres, mediante consejos que les ayudan a

    resolver situaciones cotidianas (11%), y perciben un crecimiento personal tras finalizar el proceso (11%).

  • d) Nio: las madres identifican cambios notorios en sus hijos e hijas, con una mejora en diversas reas de su desarrollo,

    con 16% de los descriptores. Los ejemplos que se destacan son mayores habilidades sociales, menos llanto y pataletas,

    mejora en el lenguaje y comunicacin y destete.

    e) Familia: en menor medida, se describen cambios en la familia completa (9%), existiendo mejores relaciones, mayor

    dilogo, menos gritos y ms cooperacin en las distintas tareas de crianza. El marido y otras personas de su entorno

    familiar, reconocen que los cambios observados son gracias al centro.

    f) Otros logros: en un caso particular, la entrevistada seala que el proyecto la ayud en muchas reas, pero

    especialmente a entrar a la Universidad, lo cual siente ella fue su mayor logro.

  • CONCLUSIONES

    Considerando todos los elementos, tanto cuantitativos como cualitativos aportados en

    este artculo, es posible concluir que el proyecto Centro de Buenas Prcticas en Infancia

    Temprana Crecer en Comunidad fue una experiencia exitosa, que logr cumplir sus objetivos,

    en algunos casos excediendo lo esperado.

    Esta evaluacin de resultados utiliz instrumentos vlidos y confiables, con robustas

    propiedades psicomtricas demostradas en estudios internacionales y nacionales. Al disponer de

    tres instrumentos de auto-reporte (ASQ-3, PMF, PSI-SF) y una escala de evaluacin por

    observacin de conductas (NCFAS-G) aplicados pre-post intervencin, sumado a una encuesta de

    satisfaccin usuaria, se pudo triangular fuentes de informacin y perspectivas (De Souza,

    Goncalves & Ramos, 2005). Esto permiti consolidar la conclusin sobre la efectividad del

    proyecto, aun sin la presencia de un grupo de control.

    En los anlisis de datos se utiliz tres indicadores distintos de resultado para cada

    instrumento: proporcin de casos adecuados al ingreso versus al egreso, anlisis de la

    significancia estadstica de las diferencias pre-post y clculo de la magnitud (baja, moderada,

    alta) de las diferencias significativas. As, se puede afirmar que las dadas atendidas en el

    proyecto s mostraron cambios al finalizar la intervencin (N=86), con respecto a la lnea de base

    evaluada al comienzo.

    Es interesante que se observara una configuracin especfica de resultados, con

    mayores logros en la dada madre-hijo(a), y menores resultados en otros miembros del sistema

    familiar (ejemplo, la pareja o la familia de origen). Esto era esperable a partir del diseo tcnico

    del proyecto, cuyo foco principal fue efectivamente la relacin madre-hijo, y en segunda

    instancia el sistema familiar completo y las redes formales e informales.

    En general, se observaron mayores logros en los aspectos relacionales o interaccionales

    que en aspectos sociales (ej., la vivienda), lo cual es coherente con el foco global del proyecto,

    que precisamente trabaj con y en las relaciones y que no dispuso de recursos para ofrecer

    soluciones inmediatas a estos problemas, ms all de la conexin con las redes formales

    pertinentes. Aun as, es sorprendente que se hayan logrado mayores niveles de

    autonoma econmica de la familia (un 21% ms con respecto al nivel inicial), aspecto que

    puede atribuirse al trabajo esmerado de las monitoras comunitarias quienes en muchos

    casos apoyaron la iniciativa de las madres para incorporarse al mundo laboral o generar

    fuentes propias de ingreso.

    Una tercera observacin es que los cambios conductuales (medidos con la

    NCFAS-G) fueron ms notorios que los cambios representacionales en las figuras

    parentales (medidos con los instrumentos de auto-reporte), con tamaos de efecto

    moderado-altos, y altos en el primer caso, y tamaos de efecto moderados, moderado-

    bajos, y bajos en el segundo caso. Esto puede mostrar que a estas madres les cost

    reconocer en s mismas la magnitud de sus cambios con respecto a cmo comenzaron, o

    bien puede ser que las evaluadoras del programa hayan sobrevalorado dicha diferencia en

  • la escala NCFAS-G. Otra posibilidad es que los cambios conductuales

    hayan ocurrido ms rpido que los cambios en sus representaciones

    sobre diversos temas (crianza, nio, familia, etc.). Esto supondra la

    necesidad de reforzar durante ms tiempo la vinculacin

    conducta/representacin en las figuras parentales. Es posible que un

    proyecto como el CBP, con todo su abanico de metodologas

    dirigidas a la adquisicin de nuevas habilidades y comportamientos

    en la crianza (juego mediado, interaccin guiada, modelamiento en

    las visitas domiciliarias) sea altamente efectivo para gatillar cambios

    conductuales reales, pero que se requiera un tiempo ms

    prolongado y otro tipo de herramientas (ej., psicoterapia) para reflexionar e internalizar

    progresivamente las nuevas representaciones, creencias o teoras subjetivas.

    Indudablemente, uno de los cambios que ms enfatiz el proyecto CBP fue incorporar el

    juego en la relacin de las figuras parentales con el nio o nia, fuese en las visitas domiciliarias,

    el juego mediado o la interaccin guiada. Esto se vio reflejado en el indicador Recreacin y

    Juegos Familiares de la NCFAS, donde casi la mitad de las usuarias mostraban problemas al

    ingreso, versus solamente un 16% al finalizar. Otro nfasis del proyecto en las visitas domiciliarias

    estuvo en la estimulacin del lenguaje (por ejemplo, se incorpor el trabajo con cuentos

    infantiles escogidos y se dedic una Bitcora completa a este tema); no es sorprendente

    entonces, que el mayor cambio registrado en el desarrollo infantil, segn el ASQ-3, fuera en las

    habilidades de comunicacin del nio/a. La otra rea que mostr avances importantes en el

    desarrollo infantil fue las habilidades motoras gruesas; nuevamente, el nfasis en el juego y la

    estimulacin podra estar asociado a este cambio.

    Adems, las madres entrevistadas (N=68) refirieron logros importantes en las mismas

    reas evaluadas mediante los instrumentos: (a) competencias parentales, (b) relacin madre-

    hijo, (c) desarrollo personal, (d) desarrollo del hijo, y (e) mejoras en el grupo familiar. Los

    aspectos ms valorados del proyecto coinciden con los elementos centrales del diseo: visitas

    domiciliarias, interaccin guiada, juego mediado, talleres parentales. No se mencion la

    derivacin a la red, aunque la NCFAS-G mostr una mejora en la conexin con las redes formales

    e informales. Es posible que el trato dado en la red formal (CESFAM, COSAM, OPD, etc.) sea

    menos acogedor que aquel recibido en el proyecto, un aspecto especialmente destacado por las

    usuarias.

    Aunque sea un aspecto muy valorado por las participantes del proyecto, el buen trato,

    acogida y amabilidad no se visualiza como el nico factor explicativo de los resultados obtenidos

    (fenmeno placebo frecuente en los programas sociales). Las usuarias distinguen claramente la

    importancia de los espacios tcnicos, como los talleres, la terapia de interaccin guiada, el uso de

    las bitcoras en las visitas domiciliarias, entre otros. Los logros identificados por las usuarias son

    tambin muy especficos y concordantes con los objetivos y metas del proyecto.

    La identificacin de una serie de reas a mejorar durante el segundo semestre de

    implementacin del proyecto, fruto de una evaluacin de proceso realizada a medio camino, fue

    fundamental para mejorar la calidad del trabajo, alcanzando los niveles de excelencia deseados.

  • Se completaron todos los planes de visita domiciliaria, se realizaron todos los talleres

    planificados, se completaron las intervenciones especializadas (interaccin guiada y juego

    mediado) en porcentajes superiores a los planificados, se realizaron las capacitaciones a la red

    local de infancia, se termin el catastro de servicios en infancia y se entreg a la red, y se

    finalizaron con xito las pasantas y prcticas profesionales, logrando una muy buena evaluacin

    por parte de las alumnas.

    Todo el material requerido fue diseado a tiempo, un aspecto crtico para poder

    completar en los plazos establecidos los compromisos del proyecto. El equipo logr consolidar

    una dinmica de trabajo basada en el respeto mutuo (aun manteniendo diferencias en cuento a

    visiones y nfasis) y el compromiso con los nios y las familias atendidas. Esto qued claramente

    reflejado tanto en la encuesta de satisfaccin usuaria como en los testimonios finales de las

    madres.

    Se logr mejorar el registro de informacin hasta completar la mayor parte de lo

    planificado, aunque este fue un aspecto que requiri una constante supervisin, coordinacin y

    nfasis del equipo profesional hacia las monitoras comunitarias y profesionales. En nuevos

    proyectos que buscasen replicar la experiencia compartida en este documento, debiese

    considerarse este aspecto como una variable crtica, ya que no se da de forma natural en las

    operadoras del servicio.

    El cierre de este proyecto deja mltiples vivencias en el equipo de CEANIM. Ha sido un

    proceso gradual de despedida de una oportunidad nica para poner en prctica principios

    tericos y tcnicos de vanguardia a nivel mundial, conjugndolos en lo que fue un proyecto

    extraordinario en el contexto latinoamericano de intervencin en infancia temprana

    (Kotliarenco, Gmez, Muoz & Aracena, 2010). Hasta donde llega nuestro conocimiento, no

    existe ninguna experiencia publicada que haya articulado todos estos servicios basados en

    evidencia en un nico programa: visita domiciliaria manualizada, video-feedback, juego mediado,

    talleres psicoeducativos, masaje infantil, arte-terapia, derivaciones asistidas a la red formal,

    capacitacin a la comunidad, pasantas profesionales e investigacin. Creemos que los positivos

    resultados obtenidos hablan por s solos, aun anteponiendo la necesaria nota de precaucin al no

    tratarse de un diseo de evaluacin experimental.

    Es la voz de las propias participantes lo que viene a reforzar estos anlisis para llegar a una

    conclusin robusta: este programa signific una diferencia en su vida y en la de sus hijos e

    incluso, en numerosas situaciones, de la familia completa:

    - Me ha ayudado mucho con las niitas, a darme cuenta de las

    cosas que hago bien y mal. Poder tratar mis problemas con la psicloga y

    con Lucila, afianzar los lazos con mis hijas. Me gustan los videos que hemos

    hecho, pues nos han ayudado mucho.

    - Me parece excelente, me ha servido mucho, porque como tengo

    edad, me acostumbr a criar a mis hijos a la antigua. He aprendido a

    comunicarme, antes una daba rdenes. Ahora hay que ceder rescato el

    dilogo y la importancia del juego.

  • - Ha aportado muchas cosas, sobre todo en la enseanza de mi hijo, superando muchas cosas que me costaban, como el

    destete, el control de llantos, y otras.

    - Me parece la mejor idea que se puede haber inventado. Mi hijo ha tenido un montn de cambios, ahora est ms

    sociable, no llora tanto He trabajado en ser menos sobreprotectora. He aprendido mucho en los talleres, con la

    psicloga he mejorado mucho.

    - En mi caso ha sido favorable participar, se nota a nivel familiar. Mejorar la educacin que le he dado a mi hijo, que era

    poco pero de mala calidad. Ahora, el tiempo sigue siendo poco, pero he aprendido a aprovecharlo. A travs del juego

    nos hemos acercado ms... Ojal hubiera tenido ese conocimiento antes, para haber formado as a mis hijos mayores.

    En mi casa ahora hemos priorizado por el dilogo, ya no se grita y existe mucha cooperacin. Mi marido reconoce que

    es gracias al centro. Quienes me rodean se han dado cuenta de mi cambio positivo.

    En la ceremonia de clausura del proyecto, realizada en diciembre de 2010, una

    madre quiso compartir un testimonio en extenso de lo que fue su experiencia en el

    centro. Para cerrar, se transcribe este testimonio en su totalidad:

    Cuando comenc a venir al Centro Crecer en Comunidad, me sent nerviosa y

    emocionada, no poda creer que lo que estuve esperando desde hace tanto tiempo,

    haba llegado por fin a mi vida, y no exagero si esto hubiese existido antes, todas

    las cosas que viv con mi maternidad hubiesen sido muy distintas, pero lo vivido no

    se puede cambiar ni borrar.

    Con este proyecto logr sanar heridas, aceptar mi vida y reconciliarme con mi espritu. Aprend que todo tiene su por

    qu, todo tiene su tiempo, que las cosas pueden siempre mejorar si uno as se lo propone y lo quiere sin importar las

    dificultades que se crucen en el camino. Aprend a valorar mi vida, a valorarme por lo buena madre que soy para mi hija

    y as espero que todas puedan sentirlo ahora, porque con estas palabras quisiera haber representado un poquito a cada

    mam que est aqu presente.

    De todo corazn quiero agradecer a este proyecto y todas las personas que lo hicieron posible, gracias por el cario,

    las ganas y la importancia que le dieron a este trabajo maravilloso, que no cambi mi vida pero si cambio en un cien

    por ciento mi manera de verla y vivirla.

    Muchas gracias.

    REFLEXIONES FINALES

    Los resultados del presente programa, su respectivo anlisis y discusin muestran una vez

    ms las ventajas que trae consigo el trabajo realizado por organizaciones no gubernamentales

    papel a travs de los ltimos 30 aos ha sido aportar, crear y validar (ONG) como CEANIM. Su

    diferentes metodologas innovadoras que respondan a lo complejo y dinmico de familias y

    comunidades en contextos vulnerables (Kotliarenco, Gmez, Muoz & Armijo, 2009). Desde esta

    ptica, el proyecto Crecer en Comunidad ofrece un sistema especializado expresado en

    diferentes metodologas que se complementan y articulan, para contribuir al mejoramiento del

    bienestar y desarrollo infantil y familiar.

  • El proyecto ha determinado que el foco se encuentra en acciones preventivas y promotoras

    centradas en las condiciones de desarrollo de nios y nias y caractersticas de su contexto, con

    el fin de asegurar el correcto abordaje de los riesgos, el reconocimiento y la potenciacin de

    fortalezas y procurar niveles adecuados de bienestar. En este sentido, las lneas ejes buscan

    fortalecer una comprensin efectiva en: las dinmicas familiares, los contextos barriales-

    comunitarios y las redes sociales.

    A travs del proyecto se distingue a la familia con la confianza y desafo de transformarse o

    potenciarse en contextos de cuidado y proteccin. Por su parte, la funcin de los contextos

    locales -como dimensin compuesta por variables espaciales y culturales- estriba en la capacidad

    que tienen para proteger a sus habitantes, a partir de la construccin de una base de confianza

    recproca, en donde se desarrolla la solidaridad, identidad y el encuentro positivo. Es por ello

    que, como segundo eje, el barrio o comunidad local fue para este proyecto el contexto

    responsable de proteger comunitariamente los derechos humanos bsicos de los nios y nias.

    En tercer lugar, la proteccin social en los nios y nias se concentr

    sustantivamente en el trabajo de la red de infancia institucional. Las redes

    locales son los observadores que intercambian comunicaciones con las

    familias que son parte en forma dinmica tambin del proyecto, para

    asegurar con ellas, la proteccin sistmica de los nios y nias. Las redes

    locales fortalecidas y conectadas son las encargadas de generar condiciones

    sociales y humanas para que se creen seguridades bsicas y respuestas al

    sistema familiar y comunidad.

    Esta publicacin invita a pensar, a reflexionar sobre la metodologa y la

    intervencin que el proyecto implement, a la luz de diferentes estrategias

    que se entrelazan desde los ejes antes mencionados. Es posible percibir que los proyectos

    implementados por organizaciones como CEANIM ocurren en un espacio caracterizado por

    mayores grados de libertad, i.e. el nmero de personas o familias cubiertas por el programa no

    marca el xito/fracaso de la iniciativa, tampoco la frecuencia con la cual se realizan las

    actividades, ni responde necesariamente a marcos pre-establecidos desde una realidad social y

    cultural que puede ser diferente al marco referencial de donde se interviene. Desarrollar este

    tipo de programas de intervencin temprana desde las ONG da mayor espacio a la innovacin

    metdica y reflexiva, al concentrar su accin en un grupo reducido de personas y con un

    territorio acotado, donde todos los aspectos pueden calibrarse en una delicada balanza entre la

    variable a estudiar versus la