la epístola diocesana

12
N° 31 | Abril - Junio 2010 Pascua de Resurrección Queridos Hermanos: “QUE LA LUZ DE CRISTO GLORIOSAMENTE RESUCITADO DISIPE LAS TINIEBLAS DE LA INTELIGENCIA Y DEL CORAZÓN” Con estas palabras se enciende el Cirio la noche de la Vigilia Pascual. Y esa Luz, que es Cristo resucitado, la que debe iluminar nuestras vidas y nuestro camino pastoral en este Año Eucarístico Arquidioce- sano. Queremos en este tiempo pascual dejarnos iluminar por Jesús, la Pa- labra de Dios hecha carne, hecha “Evangelio, Buena Noticia”, para que se disipen las tinieblas que hemos descubierto en nuestra mente, en nuestro corazón, en nuestras comunidades cristianas, en nuestras acciones pastorales, al realizar la evaluación pastoral en la cuaresma. Necesitamos dejarnos iluminar por Cristo y su Evangelio, en la pro- clamación de la Liturgia de la Palabra. Necesitamos ser iluminados por la palabra de nuestros pastores, el Papa, los obispos de América, de Argentina y nuestro padre obispo de Tucumán, a través de los diversos documentos del Magisterio y la Carta Pastoral de este año 2010: “Crucemos a la otra orilla” Esa palabra proclamada, escuchada, reflexionada, fortalece nuestra fe para que pueda ser anunciada a todos los hermanos y así nos mues- tre el querer de Dios desde las necesidades de su Pueblo. Que en este tiempo Pascual nos dejemos iluminar, hablar por Dios: 1º a través de los que dijeron nuestros hermanos en las evaluaciones que hicimos en la cuaresma. 2º a través de lo que Él mismo nos dice en su Evangelio y en el Ma- gisterio de la Iglesia. Y así, ver el Ideal de la Iglesia servidora y misionera, que estamos lla- mados a ser, para planificar la nueva etapa pastoral (2010-2016) en nuestra Iglesia Diocesana. Ilumínanos, Señor Jesús, con la luz de tu resurrección. Ilumínanos, Señor Jesús y disipa las tinieblas de nuestra inteligencia para descubrir con claridad tu voluntad sobre nuestra Iglesia en Tu- cumán. Ilumínanos, Señor Jesús y disipa las tinieblas de nuestra voluntad para que nos decidamos con convicción a vivir el compromiso mi- sionero allí donde no llagamos todavía. Ilumínanos, Señor Jesús, con tu Palabra, con tu vida y la de nuestros hermanos. Ilumínanos, Señor Jesús, con la sabiduría de nuestros pastores. Ilumínanos, Señor Jesús, para anunciar a todos: “CRISTO, NUESTRA PASCUA HA RESUCITADO” tienes tu esperanza?” P. Carlos Alberto Sánchez Vicario General Año Eucarístico Arquidiocesano

Upload: arquidiocesis-de-tucuman

Post on 21-Mar-2016

233 views

Category:

Documents


0 download

DESCRIPTION

Edición Nº 31

TRANSCRIPT

Page 1: La Epístola Diocesana

N° 31 | Abril - Junio 2010

Pascua deResurrección

QQuueerriiddooss HHeerrmmaannooss::

“QUE LA LUZ DE CRISTO GLORIOSAMENTE RESUCITADO DISIPE LASTINIEBLAS DE LA INTELIGENCIA Y DEL CORAZÓN”

Con estas palabras se enciende el Cirio la noche de la Vigilia Pascual.

Y esa Luz, que es Cristo resucitado, la que debe iluminar nuestrasvidas y nuestro camino pastoral en este Año Eucarístico Arquidioce-sano.

Queremos en este tiempo pascual dejarnos iluminar por Jesús, la Pa-labra de Dios hecha carne, hecha “Evangelio, Buena Noticia”, paraque se disipen las tinieblas que hemos descubierto en nuestra mente,en nuestro corazón, en nuestras comunidades cristianas, en nuestrasacciones pastorales, al realizar la evaluación pastoral en la cuaresma.

Necesitamos dejarnos iluminar por Cristo y su Evangelio, en la pro-clamación de la Liturgia de la Palabra.

Necesitamos ser iluminados por la palabra de nuestros pastores, elPapa, los obispos de América, de Argentina y nuestro padre obispo

de Tucumán, a través de los diversos documentos del Magisterio y laCarta Pastoral de este año 2010: “Crucemos a la otra orilla”

Esa palabra proclamada, escuchada, reflexionada, fortalece nuestra fepara que pueda ser anunciada a todos los hermanos y así nos mues-tre el querer de Dios desde las necesidades de su Pueblo.

Que en este tiempo Pascual nos dejemos iluminar, hablar por Dios:

1º a través de los que dijeron nuestros hermanos en las evaluacionesque hicimos en la cuaresma.

2º a través de lo que Él mismo nos dice en su Evangelio y en el Ma-gisterio de la Iglesia.

Y así, ver el Ideal de la Iglesia servidora y misionera, que estamos lla-mados a ser, para planificar la nueva etapa pastoral (2010-2016) ennuestra Iglesia Diocesana.

Ilumínanos, Señor Jesús, con la luz de tu resurrección.

Ilumínanos, Señor Jesús y disipa las tinieblas de nuestra inteligencia

para descubrir con claridad tu voluntad sobre nuestra Iglesia en Tu-cumán.

Ilumínanos, Señor Jesús y disipa las tinieblas de nuestra voluntadpara que nos decidamos con convicción a vivir el compromiso mi-sionero allí donde no llagamos todavía.

Ilumínanos, Señor Jesús, con tu Palabra, con tu vida y la de nuestroshermanos.

Ilumínanos, Señor Jesús, con la sabiduría de nuestros pastores.

Ilumínanos, Señor Jesús, para anunciar a todos: “CRISTO, NUESTRAPASCUA HA RESUCITADO”

tienes tu esperanza?”

PP.. CCaarrllooss AAllbbeerrttoo SSáánncchheezzVViiccaarriioo GGeenneerraall

Año EucarísticoArquidiocesano

Page 2: La Epístola Diocesana

Subsidios para Pascuas

Año Eucarístico Arquidiocesano

2

La Eucaristía en el marco pastoralEl Año Eucarístico Arquidiocesano es una gracia especial, undon para la Iglesia y para todos

los hombres y mujeres de nuestra provincia. Gracia que no sepuede dejar pasar sin empaparnos de la salvación que se nosofrece en la Eucaristía.

La riqueza espiritual que brota de la Eucaristía, es una invita-ción a repensar y recrear pastoralmente nuestro ideal de Igle-sia que proyectamos: Iglesia viva, fraterna, servidora ymisionera.

Cuando el Señor nos invita a mirar la realidad desafiante denuestro pueblo, nos dice: “Denles ustedes de comer” (Mc.6,37) y urge a despertar nuestra responsabilidad en el queha-cer cotidiano y en el compartir con todos esta extraordinariamisión.

A lo largo del camino pastoral de nuestras comunidades,hemos desentrañado las exigencias profundas que enseña la“Eucaristía”; desde ella se palpa el hambre de vida, de justi-cia, de esperanza y de paz que tiene el hombre de hoy, aun-que él mismo, a veces, lo ignore.

Esta realidad campea por todo nuestro Tucumán: “El hombretiene hambre de Dios y hambre de pan” (Juan Pablo II). Es unaconstatación actual y vigente en nuestro país, que hiere el co-razón y que interpela la conciencia cristiana.

“Denles ustedes de comer”: así como Jesús se dirigió a losapóstoles, con la misma fuerza y vigor nos dice a nosotros susdiscípulos. Él es quien llama y convoca a esta Iglesia de Tucu-mán a saciar el hambre de tantas vidas marcadas por el indi-vidualismo, la pobreza, la exclusión, la desorientación, y lasmarginaciones sociales antiguas y modernas. Hay aún entrenosotros, muchísimos hermanos y hermanas que no han reci-bido el pan de vida.

Hay hambre de la Palabra.

„« Hambre del Cuerpo y la Sangre del Señor.

„« Hambre de dignidad, libertad, respeto, justicia, trabajo,salud, educación. Hambre que no se sacia con gestos pasaje-

ros u ocasionales, ni con enfrentamiento entre hermanos. Enuna palabra, hambre de dignidad humana y dignidad de hijosde Dios.

Hambre de la Palabra, la de Jesús que marca el camino, queda seguridad, valentía y esperanza.

Hambre del Cuerpo y la Sangre del Señor. Hoy más que nuncala Iglesia debe pedir al Señor con insistencia: “Danos siemprede ese pan” (Jn. 6,34). Nuestra Fe en la Eucaristía no debeceder ante el desconcierto de ciertos ritualismos vacíos, de in-dividualismos e intimismos que privan nuestra vida y compro-miso de la fuerza que brota de esta fuente de vida eterna. ElSeñor de la Eucaristía nos vuelve a decir: “El que venga a míno tendrá hambre, el que crea en mí no tendrá nunca sed” (Jn.6,35).

Hambre de pan: sí, en nuestra sociedad, el hambre ha au-mentado. La falacia de un modelo globalizante ha agudizado lapobreza en los sectores más vulnerables y ha alcanzado aotros grupos sociales. Las consecuencias son los graves con-flictos, la violencia, los enfrentamientos, la inseguridad ciuda-dana y la corrupción que irrumpe en lo privado y en lo público.Se han debilitado las organizaciones intermedias y se apuntaa la destrucción de la familia como Santuario de la vida. Hoynuestro Tucumán está con hambre de justicia social, de edu-cación seria, de trabajo estable, de compromiso ciudadano. Yel Señor hoy nos dice “Denles ustedes de comer”.

1. La Eucaristía nos hace casa y escuela de comunión : La fi-nalidad de la Eucaristía es precisamente “la comunión de loshombres con Cristo y, en Él, con el Padre y con el EspírituSanto”. Ciertamente “no se construye ninguna comunidad cris-tiana si ésta no tiene como raíz y centro la celebración de la sa-grada Eucaristía”

2. La Eucaristía nos hace Iglesia solidaria : Cada vez que cele-bramos la Eucaristía hacemos presente, en el tiempo, el gestosolidario más grande de la historia: Jesús entrega su vida pornosotros para salvarnos y devolvernos a las manos del Padremisericordioso que nos creó para la felicidad y que acostum-

bramos desestimar cuando pecamos.

3. La Eucaristía nos envía, nos hace Iglesia misionera : Euca-ristía y misión forman un binomio inseparable. Sin la Eucaris-tía la misión se multiplica en activismo estéril. Sin la “misión”la Eucaristía se reduce a mero intimismo. Cada Santa Misa ter-mina con el envío: “pueden ir en paz”. Es un trabajo que senos da.“Quien encuentra a Cristo en la Eucaristía no puede noproclamar con la vida el amor misericordioso del Redentor”(...).

4. María, mujer eucarística

Deseamos aprender de ella el mensaje eucarístico. María,siempre y con seguridad, exige que su pueblo devoto logre unencuentro eficaz y transformador con Jesucristo. Su interven-ción oportuna, en las bodas de Caná, señala la presencia si-lenciosa de Jesús. Su súplica, casi un susurro, descubre a suHijo la posibilidad de socorrer a una familia en apuros. Da ór-denes, dispone el adelanto de la hora de Cristo e indica el mé-todo para llegar a su corazón: “Hagan todo lo que él les diga”.

Oración para el AÑO EUCARÍSTICO

Padre Dios, que nos diste a tu Hijo Jesús,para que su presencia eucarísticafuera el alimento de los valoresque nos identifican como pueblo.

Que este Año Eucarísticode nuestra Iglesia en Tucumán,sea el acontecimiento de gracia

que nos devuelva a Jesúscomo autor de nuestra fey de nuestro compromisocon la misión en Tucumán.

Que tu Hijo y Salvador nuestrogenere hombres y mujeres

honestos y capaces,que amen y sirvan a la Patria.

Que haga posible la reconciliaciónen nuestra sociedad,

herida por la división y el desencuentro.Que establezca la auténtica solidaridad

con quienes están más heridosa causa de la injusticia y de la pobreza.Que la Eucaristía ocupe el corazón

de nuestro pueblo tucumanoe inspire los proyectos y esperanzas

para la nueva etapa pastoral.Te pedimos, Padre, que Jesús sacramentadoaliente nuestro fraterno gesto de partir el pan

y nos otorgue su paz. Amén.¡Nuestra Señora de la Merced , ruega por nosotros!

Page 3: La Epístola Diocesana

3 “Gracias Señor por tu amor”

OObbjjeettiivvoo.. Motivar a la comunidad a la conversión pastoral alestilo evangélico de Jesús

Bienvenida y acogida cordial

Signo: un espejo

Sugerencia de presentación para este momento: preparar elingreso al lugar donde se realizará la Asamblea de tal maneraque todos los que vayan entrando pasen frente a un espejo.(tratar que sean grande, si son muchos los participantes, co-locar 2 espejos). Se puede colocar una música de fondo.

Después compartir lo que sentimos al mirarnos en elespejo (como nos vimos, las actitudes que tuvi-mos al pasar frente a el).

Muchas veces creemos que las raíces delos problemas están en los otros.

- ¿Siempre son los mismos los que hacenlas cosas? Nadie se quiere comprometer enesta comunidad.

- ¿En este grupo hace años que estamos los mis-mos? Hemos invitado, pero nadie quiere participar

No siempre nos damos cuenta de que podríamos dar un vuelcoradical a muchas situaciones si nos mirásemos en el espejo.

Tras una actividad parroquial que no salió comola pensamos, me veo y me pregunto:¿qué parte de responsabilidad tengo enel problema? ¿Cómo puedo actuar paraque la solución empiece a ser realidad?

Muchos proyectos fracasan precisa-mente porque se espera que la otraparte cambie.

Los otros tienen que venir a las charlas,los otros no se comprometen, es el sa-cerdote el que no hace las cosas, son losotros los que no quieren asumir respon-sabilidades, no hay quien haga el guiónpara la misa,….

Siempre pensamos en los otros. Las eva-luaciones realizadas nos colocan frente a un espejo. A la ma-yoría de nosotros la gente nos conoce y sabe que somos de laparroquia…. ¿Cómo nos ven? ¿Qué esperan de nosotros?,¿Qué actitudes tenemos que cambiar? ¿El estilo de parroquiaque tenemos hoy, responde a las necesidades de los herma-nos? ¿Qué imagen de iglesia mostramos?

¡Solo la comunidad que aprenda a mirarse, puede darse cuentade su realidad y cruzar a la otra orilla!

Si queremos resultados distintos, no hagamos siempre las mis-mas cosas.

Introducción para la celebración

Armar un lugar con un altar, poner una imagen de Jesús oMaría

¿Para qué nos hemos reunido en asamblea? ¿Quién nos con-voca?

Somos Pueblo de Dios reunidos en Asamblea orante; quere-mos agradecer a Dios por el trabajo realizado, disponernos aescuchar lo que El nos dice y descubrir lo que el Señor nospide hoy. Queremos ver nuestra realidad desde los ojos deDios

Es Dios quien nos convoca y nos invita a cruzar a la otra ori-lla a cambiar nuestro estilo evangelizador y misionero.

A lo largo de la cuaresma hemos visto nuestra realidad, porello, vamos a ofrecer las grillas elaboradas como imagen de

nuestra realidad y colocarlas en el altar.

Lectura ( pueden usar las sugeridas en la epístola, Cruzar a laotra orilla o los discípulos de Emaús)

••Silencio••Padre nuestro••Canto a María.

Trabajo en grupos

En Silencio nos dirigimos al Trabajo en grupos

Dividir en grupos con alguna dinámica ( en la bienvenida ya sepuede ir formando los grupos).

Opción A: si ya se realizó la síntesis de la realidad, si ya se ta-bularon todas las evaluaciones, y todos los presentes “vieron”la realidad parroquial, pasar a la iluminación.

Opción B: si la tabulación final no fue realizada, separarse por

grupos, (alejados, agentes de pastoral, etc.) y tabular el total.

Según la cantidad de evaluaciones, formar grupos que seránlos encargados de tabular las evaluaciones. Una vez realizadala tabulación, serán presentadas a toda la Asamblea. (Dar untiempo prudente)

Plenario

Es la oportunidad para que todos vean la realidad parroquial.¿Qué nos dice el Señor a través de nuestra gente?

Iluminación

Con las citas bíblicas, carta pastoral,documentos del magisterio, meditamosnuestra realidad , podemos hacerlo per-sonalmente y luego en grupo descubrir el

mensaje que el Señor nos da. Se puede ilu-minar la realidad con los Cáp. IV, V, VI de la

Carta Pastoral

Credo

Eso que nos ha sido revelado y propuesto por la Iglesia, nece-sita ser asumido, creído, asimilado, para ser vivido. Por eso ha-cemos profesión de fe.

Podemos recitarlo todos en comunidadcomo lo hacemos habitualmente o el sa-cerdote puede invitar a la asamblea a quejuntos se formule la oración, dando piecon cada parte del credo y que la comu-nidad participe, por ejemplo preguntando:“¿Cómo es el Dios en el que creemos?” (EsPadre, misericordioso, cercano,….); Cree-mos en Jesucristo, que es Hijo de Dios….(Que murió por nosotros, resucitó y vive ennuestro pueblo,…..); Y en el Espíritu Santo,¿Qué hace en la comunidad? (Que animaa nuestra Iglesia, que nos invita a ir al en-

cuentro de los hermanos,…..); y en la SantaIglesia,….Cuando se concluye la oración, el sacerdote diceesto o algo parecido: “ésta es nuestra fe, la fe de nuestro pue-blo que quiere ser fiel a Cristo en su Iglesia, que quiere escu-char su voz y cruzar a la otra orilla donde nos espera nuevosdesafíos, que el Señor, nos ayude a vivir este año Eucarístico.”

Oración de los fieles

Dios sabe lo que necesitamos pero quiere que se lo pidamos.

De acuerdo a la realidad que descubrió cada sector o grupoelaborar una súplica.

Oración final ( Padre Nuestro)

••Saludo de paz.••Bendición final. ••Canto a María

Sugerencias para la Asamblea Parroquial

Page 4: La Epístola Diocesana

4Subsidios para Pascuas

Las estaciones de la Resurrección o "Camino de la Luz ", son unaforma de devoción cristiana que fomenta la meditación sobre la Re-surrección de Jesucristo. Al igual que con las Estaciones de la Cruz ,la devoción no tiene forma fija, normalmente incluye para cada esta-ción una lectura de la Escritura , una breve meditación, y una ora-ción., tiene la forma de una procesión, con el paso de una estación ala siguiente que a veces viene acompañada por el canto de uno o másversos de un himno. En cuanto al número de las estaciones, hayacuerdo general que debe haber catorce estaciones de la Resurrec-ción, como es el caso de la Estaciones de la Cruz, llevamos un cirioes vez de la cruz. Tradicionalmente se utiliza estas estaciones:

1º ESTACIÓN: Jesús Resucita de la Muerte

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo.

Lector: El ángel dijo a las mujeres: "No teman, yo sé que ustedes bus-can a Jesús, el Crucificado. No está aquí, porque ha resucitado comolo había dicho. Vengan a ver el lugar donde estaba" (Mt 28, 5-6).

Jesús de Nazaretl ha atravesado la frontera de la muerte: la tumbaestá abierta, sobre ella se hace visible el cielo donde Cristo resucitadovive para siempre y nos espera.

Oración: ¡Alabado seas Señor, por tu inmensa misericordia! ¡Graciaspor resucitarnos a una vida nueva! ¡Gracias Señor por tanto amor!Gracias porque nos diste la posibilidad de trabajar en comunión,uniéndonos más a ti y a nuestros hermanos!, ¡Gracias Señor por en-señarnos a valorar la vida!

Padrenuestro

* Por la resurrección de Cristo+ Llévanos a la luz, Madre de Nuestro Señor. (Se repite en todas lasestaciones)

Canto o estribillo después de cada estación (se puede adecuar)

2º ESTACIÓN: Los Discípulos Encontraron el Sepulcro Vacío

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo.

L: Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro:él también vio y creyó (Jn 20, 8).

Somos señor tus discípulos hoy nos llamas también a ver y creer enti tu que eres vencedor de la muerte.

Oración: ¡Gracias, Señor, por el don de la fe! ¡Gracias porque a travésde estos años nos has enseñado que somos tuyos y debemos conta-giar con entusiasmo tu amor! ¡Gracias Señor porque estás entre nos-otros!

3º ESTACIÓN: El Resucitado Se Manifiesta A Magdalena.

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo

"Jesús le dice: "María". Volviéndose, ella le dijo en su lengua: "Rab-buni” (que equivale a "Maestro"). (Juan 20, 16)

Y Jesús hoy también nos llama por nuestros nombres, dice tu nom-bre dice el mío, nos invita para que lo reconozcamos.

Oración:¡Gracias por pronunciar mi nombre! ¡Gracias Señor porque apesar de mis debilidades sigues pronunciando mi nombre! ¡GraciasSeñor porque nos haces testigos de tu resurrección! ¡Gracias Señorpor prepararnos espiritualmente para asumir este año en un contextoeucarístico!

Cantamos: “Ven y sígueme”

4º ESTACIÓN: El Resucitado en el Camino De Emaús

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo

"¿No era necesario que el Mesías soportara todo este sufrimientopara entrar en la gloria? Y comenzando por Moisés y todos los profe-tas, les explicó lo que en la Escritura se refería a él" (Lucas 24, 26-27).

En aquel camino polvoriento que desde Jerusalén conduce a Emaús,caminan tristes los discípulos con un viajero desconocido. Sus pala-bras no son comunes, despliegan un sentido escondido que la histo-ria vivida hasta ahora no ha manifestado y que sólo él sabe mostrar.Aquella palabra hace arder hoy nuestro corazón y hace florecer la es-peranza y la fe.

Oración: ¡Gracias porque aprendimos a vivir en comunidad! ¡GraciasSeñor por todos estos años donde aprendimos a trabajar en comu-nión! ¡Gracias Señor porque hoy nos desafías a seguirte con un nuevoestilo pastoral! ¡Gracias Señor por ayudarnos a proclamar con la vidael amor misericordioso del redentor!

¡Rompe, Señor, nuestros esquemas, y enciende en nosotros el amora tu Palabra!

Cantamos: “Quédate con nosotros”. O “Señor de la esperanza”

5º ESTACIÓN: EL RESUCITADO PARTE EL PAN

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo

"Estando recostado con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo par-tió y se los dio. Se les abrieron los ojos y lo reconocieron”. (Lucas 24,30-31)

En aquella tarde de Pascua, Jesús, al partir el pan, reveló la gran no-vedad a los discípulos: “Él es el Resucitado para siempre, el eternoPresente”. En el signo del pan partido Cristo se nos dona con toda suhumanidad y divinidad y nosotros vivimos la comunión con Él.

Nuestra actitud en este Año Eucarístico debe ser de gratitud por eladmirable don que nos ha otorgado, que es la Eucaristía, pan de vidaeterna.

Oración:¡Gracias, Señor, porque quisiste prolongar tu presencia en latierra bajo el signo del pan, que es memorial constante de tu amor anosotros!. ¡Gracias, Señor, por acompañarnos aunque no siempre ha-yamos sabido reconocerte!. Gracias, Señor, porque tu eres la Luz, ennuestros corazones cuando se insinúa la desesperanza, y tu lo hacesarder con la certeza de la Pascua. Gracias, Señor, porque tu nos con-

fortas en la fracción del pan para anunciar a nuestros hermanos queen verdad tu has resucitado y que nos ha dado la misión de ser tes-tigos de tu resurrección. ¡Gracias por ser alimento de nuestra vida!

Cantamos.

6º ESTACIÓN: El Resucitado Se Aparece a los Discípulos

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo.

"¿Por qué ese espanto y a qué vienen esas dudas? Miren mis manosy mis pies: soy yo en persona” (Lucas 24, 38-39).

Los discípulos no fueron capaces de comprender que su resurrecciónsellaba el sentido de su muerte. Pero el Señor nos dice “no tenganmiedo”, como discípulos misioneros debemos responder a nuestravocación recibida y comunicar por doquier, con gratitud y alegría, eldon del encuentro con Jesucristo Resucitado.

Oración: Gracias, Señor, por quedarte junto a nosotros en nuestro pe-regrinar. Gracias, Señor, porque tú eres la verdad misma que nos re-vela al Padre, e ilumina nuestras mentes con tu Palabra, cuando entorno a nuestra fe católica surgen las nieblas de la duda, del cansan-cio o de la dificultad. ¡Gracias Señor por acompañarnos a remar maradentro para una pesca abundante!

7ª ESTACIÓN: El Resucitado da el Poder de Perdonar los Pecados

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo

"Sopló sobre ellos y les dijo: "Reciban el Espíritu Santo, a quien per-donen los pecados les serán perdonados" (Juan 20, 22-23).

Este soplo de Cristo en la tarde de Pascua se difunde en los discípu-los que lo rodean admirados. Es un símbolo de la Nueva Creación quesurge de sus labios. Es el signo de un nuevo nacimiento que sola-mente el Espíritu puede operar, haciendo salir al hombre de la muertedel pecado y poniéndolo en camino a una vida nueva en la verdad yla justicia.

Oración: Padre y Señor Nuestro, que en esta nueva alianza de Cristohas creado un pueblo santo, haz que lo que a ti se han consagradocomo ministros para reconciliarnos contigo, sean fieles a la misiónrecibida, y caminemos siempre en unión con todos los hombres comoluz, sal y fermento de toda la sociedad.

Cantamos

8º ESTACIÓN: El Resucitado Confirma la Fe de Tomás

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo

"Jesús dijo a Tomás: "No seas incrédulo, sino creyente". RespondeTomás: "Mi Señor y mi Dios" (Juan 20, 27-28).

Oración: Señor Jesucristo, que nos alimentas y fortaleces con tucuerpo para caminar como iglesia diocesana y misionera haz de nos-otros miembros activos y testigos de tu resurrección, para anunciartecon obras y palabras. ¡Gracias Señor por el don de la Fe! ¡Gracias

Vía Lucis

Page 5: La Epístola Diocesana

5 “Gracias Señor por tu amor”

Señor porque al comprometerme con cada valor me ayudaste a sermejor!Cantamos

9º ESTACIÓN: El Resucitado se Manifiesta en El Lago Tiberíades

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo.

"El discípulo que Jesús amaba dice a Pedro: "Es el Señor". EntoncesJesús se acercó, tomó el pan y se los dio" (Juan 21, 7.11. 13).

A la orilla del lago de Galilea, en las primeras luces del alba, hay unhombre a la espera. Los discípulos de Jesús han vuelto a su antiguaprofesión de pescadores y están navegando sobre su barca. El discí-pulo amado dirige la mirada sobre aquella figura y dice un susurro:"Es el Señor". Y Jesús los espera en la playa, dispuesto a ofrecer a loshombres paralizados y dudosos el pan de su presencia.

Oración:¡Gracias Señor porque al brindarme cada oportunidad mediste la posibilidad de llegar a mis hermanos!

Bendecimos un pan especial haciendo memoria del Señor resucitado.

10º ESTACIÓN: El Resucitado Confiere El Primado a Pedro

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo.

"Simón, hijo de Juan, ¿me amas mas que estos? Él le responde: "Si,Señor, tú sabes que te amo". Le dice: "Apacienta mis corderos". (Juan21, 15)

Tres preguntas y tres respuestas de amor constituyen la trama deldiálogo entre Cristo Resucitado y Pedro, a la orilla del lago de Galilea.El discípulo, que tres veces lo había traicionado, repite sus tres con-fesiones de fe y de amor. Y Cristo le confía la hermosa misión de serpastor de su rebaño a lo largo de los siglos. A través de la palabra, lamano y la persona de Pedro, Cristo continúa guiando hoy a su Iglesia.

Oración:¡Gracias Señor por nuestros sacerdotes!, ¡Gracias Señor por-que sé que a tu tiempo infundirás en ellos un nuevo ardor misioneroy les darás la fuerza para cruzar a la otra orilla!….

Cantamos: “El Señor es mi Pastor, nada me puede faltar”.

11º ESTACIÓN: El Resucitado Envía a los Discípulos por El Mundo

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo.

“ Vayan, entonces, y hagan que todos los pueblos sean mis discípu-los, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del EspírituSanto, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yoestoy con ustedes hasta el fin del mundo.” (Mateo 28, 19-20).

Recordando este mandato, el Documento de Aparecida nos dice:

“No podemos desaprovechar esta hora de gracia. ¡Necesitamos unnuevo Pentecostés!

¡Necesitamos salir al encuentro de las personas, las familias, las co-munidades y los pueblos para comunicarles y compartir el don delencuentro con Cristo, que ha llenado nuestras vidas de “sentido”, deverdad y amor, de alegría y de esperanza! No podemos quedarnostranquilos en espera pasiva en nuestros templos, sino urge acudir entodas las direcciones para proclamar que el mal y la muerte no tie-nen la última palabra, que el amor es más fuerte, que hemos sido li-berados y salvados por la victoria pascual del Señor de la historia,que Él nos convoca en Iglesia, y que quiere multiplicar el número desus discípulos y misioneros en la construcción de su Reino…”

Oración: Que tu presencia viva, diaria, eficaz y constante sostenga laacción apostólica de la Iglesia, que proclama el Evangelio de la VidaNueva en el Espíritu, a través del Bautismo que nos salva.

¡Gracias señor por motivarnos a convertir a cada creyente en un dis-cípulo misionero!

Cantamos: ”Alma misionera”

12.º ESTACIÓN: El Resucitado Asciende al Cielo

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo

…«Hombres de Galilea, ¿por qué siguen mirando al cielo? Este Jesúsque les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendrá de la mismamanera que lo han visto partir (Hechos 1, 11).

El monte de los Olivos llega a ser el signo del encuentro entre el cieloy la tierra, encuentro que es completo en el Cristo Resucitado. En laAscensión Él retorna al horizonte infinito de la gloria divina donde es-perará a la humanidad redimida. Pero nosotros debemos vivir en elcamino de la historia y del mundo, construyendo en nuestra ciudad elReino. “Por eso la Eucaristía es imprescindible. En la Pascua de Cristo,celebrada y revivida en la Eucaristía (…) está la fuerza para la misión”

Oración: Dios y Padre nuestro, haznos participar del gozo de la As-censión de tu Hijo Jesucristo. Que la sigamos en la nueva creación,pues su ascensión es nuestra gloria y nuestra esperanza. Te lo pedi-mos por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Cantamos: “Soy peregrino”

13º ESTACIÓN: Con María a la Espera del Espíritu Santo

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo

"Los apóstoles eran asiduos y concordes en la oración, junto con al-gunas mujeres y con María, la madre de Jesús, y con los hermanosde Él". (Hechos 1, 14)

“Perseverando junto a los apóstoles a la espera del espíritu, María,cooperó con el nacimiento de la iglesia misionera, imprimiéndole susello. Como Madre fortalece los vínculos fraternos entre todos, alientaa la reconciliación y el perdón, ayuda a que los discípulos de Jesu-cristo se experimenten como una familia, la familia de Dios. En Maríanos encontramos con Cristo, con el Padre y el Espíritu santo, comoasimismo con los hermanos.(DA 267).

Que María nos enseñe a salir de nosotros mismos en camino de amory servicio para que peregrinos en el camino, cantemos las maravillasque Dios ha hecho en nosotros.

Cantamos: “Santa María”

14º ESTACIÓN: El Resucitado envía el Espíritu Santo

G: Te adoramos, Cristo resucitado, y te bendecimos.T: Porque con tu Pascua diste la vida al mundo

"De repente un ruido del cielo, como una violenta ráfaga de viento,resonó en toda la casa donde se encontraban. Y vieron aparecer unaslenguas como de fuego que se repartían posándose encima de cadauno de ellos. Se llenaron todos del Espíritu Santo." (Hechos 2, 2-4).

“El espíritu santo hace de la eucaristía la experiencia fundamental dela iglesia. Es Él quién reúne a los bautizados, quién manifiesta el de-signio de Dios por medio de las escrituras, quién suscita la predica-ción auténtica, quien inspira a los creyentes a confiar sus necesidadesy elevar la acción de gracias, quien graba la “memoria2 de Cristomuerto y resucitado, quien nos asocia a la Pascua de Cristo.” (La eu-caristía en el marco teológico espiritual, Doc base para el año euca-rístico.)

Oración: Señor con mucha Fe quiero decirte: Creo en el Espíritu Santo,creo en la iglesia que recibe la fuerza de Dios para evangelizar. Señorcreo que con el espíritu santo puedo superar mis miedos mi ignoran-cia y mis cegueras. ¡Gracias Señor por tu amor!

Si estamos en comunidad Cada uno enciende su vela del cirio parala oración final: (fragmentos del documento de aparecida)

“Queremos ser una iglesia que aprenda a orar y enseñe aorar, que nuestra oración nazca

de la vida y del corazón.Queremos ser una iglesia con celebraciones vivas y parti-

cipativas que animen y alimenten la fe.Queremos vivir un nuevo Pentecostés que nos impulse abuscar a los mas alejados y a los que poco y nada te cono-cen, para que formemos con alegría la comunidad de

amor de nuestro Padre Dios.Danos la fortaleza para poder dar testimonio de proximi-dad siguiendo el estilo evangelizador de Jesús, que en-

traña cercanía afectuosa, escucha, humildad, solidaridad,Compasión, dialogo, reconciliación, compromiso con la

justicia social, capacidad de compartir, teniendo a la euca-ristía como fuente y cumbre de toda nuestra actividad.

Queremos ser una iglesia en estado de misión y convertira cada creyente en discípulo misionero.

Porque la vida se alcanza y madura a medida que se la en-trega para dar vida a los otros

Queremos ser una iglesia donde cada comunidad sea uncentro de irradiación de la vida en Cristo, donde la venidadel espíritu santo renuevenuestra alegría ynuestra esperanza.Queremos ser discípulos misioneros dispuestos a ir “a laotra orilla”, en donde Cristo no esta todavía presente. Que-remos ser una iglesia que sehace discípula y formadiscípulos.Queremos ser una iglesia donde ¡nadie quede con los

brazos cruzados!, donde todos estamos invitados a partici-par. Queremos ser una iglesia viva, creíble que se ali-

menta en la Palabra de Dios y en la eucaristía”

Page 6: La Epístola Diocesana

76 “Gracias Señor por tu amor”Plan Arquidiocesano de Pastoral

Carta Pastoral:

Introducción

La misión nace de la Eucaristía.

La Eucaristía es la fuerza para la misión.

A la Eucaristía llegan los hombres que fueron alcanzados porla misión.

EL RELATO DE LOS DISCÍPULOS DE EMAÚS ES NUESTRO PA-RADIGMA

Recordemos el objetivo de nuestro Plan Arquidiocesano dePastoral:

QQuuee ttooddaass llaass ccoommuunniiddaaddeess yy ttooddooss ssuuss ccoommppoonneenntteess ssee iinn--tteeggrreenn eenn uunnaa GGRRAANN MMIISSIIÓÓNN AARRQQUUIIDDIIOOCCEESSAANNAA ppaarraa iimmppuullssaarr

llaa NNUUEEVVAA EEVVAANNGGEELLIIZZAACCIIÓÓNN..

Alentar un estilo misionero en la pastoral orgánica, enespecial desde la Parroquia

La parroquia es la Iglesia entre la gente; es la Iglesia vecina ala gente; es la Iglesia que vive entre las casas de sus hijos; esla presencia de la Iglesia en el barrio.

En el capítulo 21 del Evangelio de San Juan se relata la pescamilagrosa.

Los "ciento cincuenta y tres peces" son un signo de plenitud,de totalidad. Y se dice que la red no se rompió. Esto significaque la iglesia es capaz de abrazar a todos, que tiene lugar paratodos.

La parroquia es la posibilidad de la santidad popular ofrecidaa todos y a cada uno de sus hijos.

La parroquia es una célula de nuestra Iglesia arquidiocesana,que es la comunidad eclesial plena, y de ella recibe su ecle-sialidad. La parroquia nace y se alimenta de la vida arquidio-cesana.

Como los discípulos de Emaús, después de haberse encon-trado con el Señor Resucitado, debemos partir en busca denuestros hermanos alejados y testimoniarles que Cristo estávivo.

Pongámonos en camino.

Hacia un modelo de pastoral renovada: “CRUZAR A LAOTRA ORILLA” (Mc. 4,35-5,20).

Jesús estaba en “su ciudad” (Cafarnaún) y en “su casa”, lugarfamiliar, tranquilo, seguro, conocido y decide “cruzar a la otraorilla”.

“Cruzar a la otra orilla” es dejar la seguridad de la costa. Es su-birse a la barca que siempre es insegura. Es enfrentarse conel peligro y las amenazas del mar.

“Cruzar a la otra orilla” es ir a otro territorio, a gente pagana.

A este compromiso de anunciar el Evangelio a todos los hom-bres están llamados todos los bautizados. El deber misioneronace de la misma fe.

Esto cuesta, provoca resistencias. Es poner en práctica el es-tilo pastoral de Jesús.

Conversión pastoral es dejar nuestra casa, nuestro grupo, loconocido, nuestra seguridad, y decidirnos a “cruzar a la otraorilla”. Es subirse a la barca, que es siempre insegura; es en-frentarse con las amenazas del mar y es adentrarnos en otroterritorio en búsqueda de otra gente. Ciertamente no se tratade paganos, pero sí de cristianos alejados de la Iglesia, que nose sienten Iglesia. Necesitamos salir a buscarlos y proponer-les a Jesús.

Se necesita el coraje de Cristo para “cruzar a la otra orilla”.¿Cómo no pensar en tantas personas que habiendo recibidoel Bautismo no comparten con nosotros el compromiso y laalegría de la vida eclesial y de la “practica de la fe”?

Hay que seguir sembrando la Palabra y ofrecerla a todos.

La Iglesia nos está llamando a que asumamos con “un dina-mismo nuevo” nuestra responsabilidad con el Evangelio y conla humanidad. Se nos está pidiendo que nos dispongamos a laevangelización. No podemos permanecer encerrados en nues-tras comunidades

Renovarse para evangelizar mejor: esto es lo que el Espíritudice hoy a la Iglesia.

Una evangelización misionera

La vocación propia de la Iglesia y su identidad más profundaconsiste en evangelizar, nos decía el Papa Pablo VI en el nº 14de EEvvaannggeelliiii NNuunnttiiaannddii.. Más concretamente, una evangeliza-ción misionera exige:

• Acompañar y sostener a los creyentes débiles y alejados.

• Ayudar a los que están alejados a reiniciar un camino de feque los lleve de nuevo a la experiencia cristiana.

• Esforzarse por hacer presentes y operativos los valores delReino en la sociedad.

La llamada a la conversión :

Jesucristo comenzó su ministerio llamando a la conversión:“Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca” (Mt.4,17).“Conviértanse y crean en la Buena Noticia” (Mc. 1,15).

La Iglesia, siguiendo a Jesucristo, llama a la conversión.

La conversión se entiende a nivel personal. Cuando nosotrosdecimos “conversión” hablamos a nivel personal.

La conversión es alejarse del pecado.

Convertirse significa reorientarnos de nuevo hacia Dios, volvera Él. Volver a la casa del Padre: “Me levantare e iré a la casade mi padre” (ver Lc. 15).

La conversión:

• Es desandar el camino.

• Es volver a los orígenes, al punto de partida.

La conversión supone:

• Un cambio de vida.

• Un cambio de visión.

La conversión cuesta, provoca resistencia.

La conversión pastoral

¿Qué es conversión pastoral?

La CCaarrttaa PPaassttoorraall ddee llooss oobbiissppooss aarrggeennttiinnooss ccoonn ooccaassiióónn ddee llaaMMiissiióónn CCoonnttiinneennttaall dice textualmente: “La conversión pastoralse expresa en la firme intención de asumir eell eessttiilloo eevvaannggéélliiccooddee JJeessuuccrriissttoo en todo lo que hacemos. Estilo que exige, delevangelizador, la acogida cordial, la disponibilidad, la pobreza,la bondad, la atención a las necesidades de los demás (cfr. Mt.10,5-10)” 1.

El estilo es el sello de la personalidad.

Si pasamos a hablar de estilo pastoral, debemos decir que esla interioridad de una persona (de un agente de pastoral) quese expresa en modos exteriores de vida.

Conversión pastoral y nuevo estilo evangelizador

Conversión pastoral significa rreennoovvaarr nnuueessttrroo eessttiilloo eevvaannggeellii--zzaaddoorr..

“El estilo nace de una interioridad. Hablar de interioridad eshablar de espiritualidad”.

Notemos que tanto el documento NNaavveeggaa MMaarr AAddeennttrroo comonuestro PPllaann AArrqquuiiddiioocceessaannoo ddee PPaassttoorraall comienzan con un pri-mer capítulo sobre la espiritualidad: “El Espíritu que ha de ani-marnos”. Aquí está la clave. Debemos testimoniar actitudesevangelizadoras previas a la acción.

Tenemos que alentar un estilo de Iglesia sostenido en actitu-des que muestren acogida cordial, bondad, ternura.

Como vemos, la conversión pastoral requiere un cambio de ac-titudes.

Alentar un estilo misionero en la pastoral orgánica

Debemos renovar nuestro estilo evangelizador. Para ello vamosa meditar el estilo pastoral de Jesús.

El estilo pastoral de los discípulos del Señor debe reflejar el deJesús.

El estilo pastoral de Jesús

aa)) PPaarrttiirr ddee llaa vviiddaa ddee llaa ggeennttee

bb)) LLaa ccoonn--ddeesscceennddeenncciiaa:: la actitud de descender desde la pro-pia altura hasta la pequeñez o miseria del otro.

cc)) LLaa mmiisseerriiccoorrddiiaa,, llaa ccoommppaassiióónn:: Jesús es un pastor miseri-cordioso.

dd)) LLaa ccoonnssoollaacciióónn:: Consolar es confortar, dar vigor, animar, for-talecer, alentar.

El estilo de vida evangélico

Mt. 10,5-33 es una especie de ""mmaannuuaall"" del misionero. Es todoun "programa" de apostolado misionero. En la enseñanza deJesús el punto central es el ""eessttiilloo ddee vviiddaa eevvaannggéélliiccoo"" quedeben tener los misioneros. La mayor insistencia de Jesús essobre cómo los discípulos deben comportarse.

En la enseñanza de Jesús, el estilo de vida del misionero com-porta las siguientes actitudes, claras y necesarias.

aa)) TTeerrnnuurraa yy ccoommppaassiióónn ppoorr llooss mmááss ddéébbiilleess

El misionero debe tener preferencia por:

• los alejados;

• los enfermos;

• los ancianos;

• los pobres;

• los que están solos.

bb)) GGrraattuuiiddaadd yy ddiissppoonniibbiilliiddaadd;; ssoobbrriieeddaadd yy ppoobbrreezzaa

cc)) SSeerr ddéébbiill ppaarraa sseerr ffuueerrttee

dd)) DDiissppuueessttooss aa lllleevvaarr llaa ccrruuzz

ee)) TTeenneerr ppaazz yy sseegguurriiddaadd

“CRUCEMOS A LA OTRA ORILLA”ddee MMoonnsseeññoorr LLuuiiss HH.. VViillllaallbbaa -- AArrzzoobbiissppoo ddee TTuuccuummáánn

1 Nº 14, lo destacado no es del original.

UUnn ccaammiinnoo ppaassttoorraall rreeccoorrrriiddoo jjuunnttooss

2004 - 2009Plan Arquidiocesano de Pastoral.

2010Ano Eucarístico.

2010 - 2016A estos años los planificaremos en el 2010

(Mc. 4,35)

Page 7: La Epístola Diocesana

76 “Gracias Señor por tu amor”Plan Arquidiocesano de Pastoral

Carta Pastoral:

Introducción

La misión nace de la Eucaristía.

La Eucaristía es la fuerza para la misión.

A la Eucaristía llegan los hombres que fueron alcanzados porla misión.

EL RELATO DE LOS DISCÍPULOS DE EMAÚS ES NUESTRO PA-RADIGMA

Recordemos el objetivo de nuestro Plan Arquidiocesano dePastoral:

QQuuee ttooddaass llaass ccoommuunniiddaaddeess yy ttooddooss ssuuss ccoommppoonneenntteess ssee iinn--tteeggrreenn eenn uunnaa GGRRAANN MMIISSIIÓÓNN AARRQQUUIIDDIIOOCCEESSAANNAA ppaarraa iimmppuullssaarr

llaa NNUUEEVVAA EEVVAANNGGEELLIIZZAACCIIÓÓNN..

Alentar un estilo misionero en la pastoral orgánica, enespecial desde la Parroquia

La parroquia es la Iglesia entre la gente; es la Iglesia vecina ala gente; es la Iglesia que vive entre las casas de sus hijos; esla presencia de la Iglesia en el barrio.

En el capítulo 21 del Evangelio de San Juan se relata la pescamilagrosa.

Los "ciento cincuenta y tres peces" son un signo de plenitud,de totalidad. Y se dice que la red no se rompió. Esto significaque la iglesia es capaz de abrazar a todos, que tiene lugar paratodos.

La parroquia es la posibilidad de la santidad popular ofrecidaa todos y a cada uno de sus hijos.

La parroquia es una célula de nuestra Iglesia arquidiocesana,que es la comunidad eclesial plena, y de ella recibe su ecle-sialidad. La parroquia nace y se alimenta de la vida arquidio-cesana.

Como los discípulos de Emaús, después de haberse encon-trado con el Señor Resucitado, debemos partir en busca denuestros hermanos alejados y testimoniarles que Cristo estávivo.

Pongámonos en camino.

Hacia un modelo de pastoral renovada: “CRUZAR A LAOTRA ORILLA” (Mc. 4,35-5,20).

Jesús estaba en “su ciudad” (Cafarnaún) y en “su casa”, lugarfamiliar, tranquilo, seguro, conocido y decide “cruzar a la otraorilla”.

“Cruzar a la otra orilla” es dejar la seguridad de la costa. Es su-birse a la barca que siempre es insegura. Es enfrentarse conel peligro y las amenazas del mar.

“Cruzar a la otra orilla” es ir a otro territorio, a gente pagana.

A este compromiso de anunciar el Evangelio a todos los hom-bres están llamados todos los bautizados. El deber misioneronace de la misma fe.

Esto cuesta, provoca resistencias. Es poner en práctica el es-tilo pastoral de Jesús.

Conversión pastoral es dejar nuestra casa, nuestro grupo, loconocido, nuestra seguridad, y decidirnos a “cruzar a la otraorilla”. Es subirse a la barca, que es siempre insegura; es en-frentarse con las amenazas del mar y es adentrarnos en otroterritorio en búsqueda de otra gente. Ciertamente no se tratade paganos, pero sí de cristianos alejados de la Iglesia, que nose sienten Iglesia. Necesitamos salir a buscarlos y proponer-les a Jesús.

Se necesita el coraje de Cristo para “cruzar a la otra orilla”.¿Cómo no pensar en tantas personas que habiendo recibidoel Bautismo no comparten con nosotros el compromiso y laalegría de la vida eclesial y de la “practica de la fe”?

Hay que seguir sembrando la Palabra y ofrecerla a todos.

La Iglesia nos está llamando a que asumamos con “un dina-mismo nuevo” nuestra responsabilidad con el Evangelio y conla humanidad. Se nos está pidiendo que nos dispongamos a laevangelización. No podemos permanecer encerrados en nues-tras comunidades

Renovarse para evangelizar mejor: esto es lo que el Espíritudice hoy a la Iglesia.

Una evangelización misionera

La vocación propia de la Iglesia y su identidad más profundaconsiste en evangelizar, nos decía el Papa Pablo VI en el nº 14de EEvvaannggeelliiii NNuunnttiiaannddii.. Más concretamente, una evangeliza-ción misionera exige:

• Acompañar y sostener a los creyentes débiles y alejados.

• Ayudar a los que están alejados a reiniciar un camino de feque los lleve de nuevo a la experiencia cristiana.

• Esforzarse por hacer presentes y operativos los valores delReino en la sociedad.

La llamada a la conversión :

Jesucristo comenzó su ministerio llamando a la conversión:“Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca” (Mt.4,17).“Conviértanse y crean en la Buena Noticia” (Mc. 1,15).

La Iglesia, siguiendo a Jesucristo, llama a la conversión.

La conversión se entiende a nivel personal. Cuando nosotrosdecimos “conversión” hablamos a nivel personal.

La conversión es alejarse del pecado.

Convertirse significa reorientarnos de nuevo hacia Dios, volvera Él. Volver a la casa del Padre: “Me levantare e iré a la casade mi padre” (ver Lc. 15).

La conversión:

• Es desandar el camino.

• Es volver a los orígenes, al punto de partida.

La conversión supone:

• Un cambio de vida.

• Un cambio de visión.

La conversión cuesta, provoca resistencia.

La conversión pastoral

¿Qué es conversión pastoral?

La CCaarrttaa PPaassttoorraall ddee llooss oobbiissppooss aarrggeennttiinnooss ccoonn ooccaassiióónn ddee llaaMMiissiióónn CCoonnttiinneennttaall dice textualmente: “La conversión pastoralse expresa en la firme intención de asumir eell eessttiilloo eevvaannggéélliiccooddee JJeessuuccrriissttoo en todo lo que hacemos. Estilo que exige, delevangelizador, la acogida cordial, la disponibilidad, la pobreza,la bondad, la atención a las necesidades de los demás (cfr. Mt.10,5-10)” 1.

El estilo es el sello de la personalidad.

Si pasamos a hablar de estilo pastoral, debemos decir que esla interioridad de una persona (de un agente de pastoral) quese expresa en modos exteriores de vida.

Conversión pastoral y nuevo estilo evangelizador

Conversión pastoral significa rreennoovvaarr nnuueessttrroo eessttiilloo eevvaannggeellii--zzaaddoorr..

“El estilo nace de una interioridad. Hablar de interioridad eshablar de espiritualidad”.

Notemos que tanto el documento NNaavveeggaa MMaarr AAddeennttrroo comonuestro PPllaann AArrqquuiiddiioocceessaannoo ddee PPaassttoorraall comienzan con un pri-mer capítulo sobre la espiritualidad: “El Espíritu que ha de ani-marnos”. Aquí está la clave. Debemos testimoniar actitudesevangelizadoras previas a la acción.

Tenemos que alentar un estilo de Iglesia sostenido en actitu-des que muestren acogida cordial, bondad, ternura.

Como vemos, la conversión pastoral requiere un cambio de ac-titudes.

Alentar un estilo misionero en la pastoral orgánica

Debemos renovar nuestro estilo evangelizador. Para ello vamosa meditar el estilo pastoral de Jesús.

El estilo pastoral de los discípulos del Señor debe reflejar el deJesús.

El estilo pastoral de Jesús

aa)) PPaarrttiirr ddee llaa vviiddaa ddee llaa ggeennttee

bb)) LLaa ccoonn--ddeesscceennddeenncciiaa:: la actitud de descender desde la pro-pia altura hasta la pequeñez o miseria del otro.

cc)) LLaa mmiisseerriiccoorrddiiaa,, llaa ccoommppaassiióónn:: Jesús es un pastor miseri-cordioso.

dd)) LLaa ccoonnssoollaacciióónn:: Consolar es confortar, dar vigor, animar, for-talecer, alentar.

El estilo de vida evangélico

Mt. 10,5-33 es una especie de ""mmaannuuaall"" del misionero. Es todoun "programa" de apostolado misionero. En la enseñanza deJesús el punto central es el ""eessttiilloo ddee vviiddaa eevvaannggéélliiccoo"" quedeben tener los misioneros. La mayor insistencia de Jesús essobre cómo los discípulos deben comportarse.

En la enseñanza de Jesús, el estilo de vida del misionero com-porta las siguientes actitudes, claras y necesarias.

aa)) TTeerrnnuurraa yy ccoommppaassiióónn ppoorr llooss mmááss ddéébbiilleess

El misionero debe tener preferencia por:

• los alejados;

• los enfermos;

• los ancianos;

• los pobres;

• los que están solos.

bb)) GGrraattuuiiddaadd yy ddiissppoonniibbiilliiddaadd;; ssoobbrriieeddaadd yy ppoobbrreezzaa

cc)) SSeerr ddéébbiill ppaarraa sseerr ffuueerrttee

dd)) DDiissppuueessttooss aa lllleevvaarr llaa ccrruuzz

ee)) TTeenneerr ppaazz yy sseegguurriiddaadd

“CRUCEMOS A LA OTRA ORILLA”ddee MMoonnsseeññoorr LLuuiiss HH.. VViillllaallbbaa -- AArrzzoobbiissppoo ddee TTuuccuummáánn

1 Nº 14, lo destacado no es del original.

UUnn ccaammiinnoo ppaassttoorraall rreeccoorrrriiddoo jjuunnttooss

2004 - 2009Plan Arquidiocesano de Pastoral.

2010Ano Eucarístico.

2010 - 2016A estos años los planificaremos en el 2010

(Mc. 4,35)

Page 8: La Epístola Diocesana

8Plan Arquidiocesano de Pastoral

Venimos recorriendo un camino pastoral que se inspira en laCarta Apostólica NNoovvoo MMiilllleennnniioo IInneeuunnttee..

Podemos decir que hay un espíritu y un lenguaje común enNNaavveeggaa MMaarr AAddeennttrroo y en el DDooccuummeennttoo ddee AAppaarreecciiddaa que coin-cide, en lo fundamental, con nuestro PPllaann AArrqquuiiddiioocceessaannoo ddeePPaassttoorraall..

Espiritualidad de Comunión desde NMI y NMA.

¿Cuál es el espíritu que debe animarnos?

Jesús antes de entregarse a la pasión imploró ardientementeal Padre que todos seamos uno para que el mundo crea (Jn17, 21). La comunión de la trinidad nos interpela y nos con-voca a estrechar vínculos. Por eso el Papa Juan Pablo en sucarta Novo Millennio Ineunte nos recuerda que hace falta pro-mover una espiritualidad de comunión, que parte de nuestracomunión con Dios, antes de programar cualquier acción pas-toral en concreto y agrega: “La espiritualidad de comunión daun alma a la estructura institucional. Los espacios de comunión

han de ser cultivados y ampliados día a día, a todos los nive-les, en el entramado de la vida de la Iglesia.”

Nuestros obispos nos dicen en Navega Mar Adentro: “Desdeuna cordial relación hacia cada hermano y hermana, los cris-tianos aceptamos vivir enfraternidad cuando oramosjuntos, dialogamos, tra-bajamos, compar-t i m o sfraternalmente yplanificamos. Estaespiritualidad decomunión nospermite valorarnosunos a otros decorazón y apreciarla riqueza de la unidad en ladiversidad de vocaciones,carismas y ministerios.”

En este año bisagra y ya habiendo oído a través de las en-cuestas la voz de DIOS en el pueblo (VER), nos disponemoscomo Iglesia de Tucumán a escuchar la voz de Dios en la pa-labra de nuestros pastores para promover la vviivveenncciiaa de unavveerrddaaddeerraa espiritualidad de comunión -Novo Millenio Ineunte-e ir avanzando al ideal de Iglesia local (JUZGAR). El Docu-mento de Aparecida dice que necesitamos un nuevoPentecostés. Necesitamos salir al encuentro de las personas,de las familias, de las comunidades para comunicarles y com-

partir el don del encuentro con Cristo. No podemosquedarnos tranquilos en espera en nuestros tem-plos sino que urge acudir en todas las direccio-nes para proclamar que el mal y la muerte notienen la última palabra – D.A. 5.2.171- sino

En noviembre de 2008 y agosto de 2009 los obispos de Ar-gentina nos ofrecieron dos documentos que iluminan nuestrarealidad.

• Hacia dentro de la Iglesia: “Carta Pastoral con ocasión de laMisión Continental”, que nos motiva renovar nuestra pastoralordinaria mediante una invitación a la conversión y a llevaradelante algunas acciones destacadas.

• Hacia fuera de la Iglesia: “Hacia un Bicentenario en Justiciay Solidaridad”, que nos mueve como argentinos a hacer nacerun nuevo país y el compromiso del trabajo por el Bien Comúncon unas metas a realizar.

CARTA PASTORAL DE OBISPOS ARGENTINOS CON OCASIÓNDE LA MISIÓN CONTINENTAL

El acontecimiento de Aparecida es una invitación a RENOVAR:

• Nuestro ardor misionero - Nuestro fervor.

• Lo cotidiano con la fuerza del Espíritu Santo.

• Nuestro estilo evangelizador,

�haciéndolo nuevo,

�con las actitudes de Cristo,

�teniendo la Eucaristía como fuente y cumbre de laacción misionera.

�Renovando nuestra vocación de discípulosmisioneros.

• Nuestra pastoral ordinaria desde la perspectiva MISIONERA.

La Misión: (7-12)

• Debe ser permanente, en lo ordinario.

• Ponerse en estado de misión es conversión pastoral.

• Con gestos misioneros concretos, expresión del estilo mi-sionero.

• Es potenciar lo que se está haciendo con un estilo diferente.

• Anunciar íntegramente a Jesucristo para engendrar modelosculturales alternativos para la sociedad actual.

Conversión Pastoral: (13-20)

• Dejando estructuras caducas de la pastoral ordinaria.

• Favoreciendo la transmisión de la fe.

• Asumiendo el estilo evangelizador de Jesús.

• Estilo evangélico que comporta un modo de RELACIONARSE.

�Creando y acrecentando los vínculos.

�Con actitudes evangélicas.

�Como la Trinidad – Comunión – Iglesia-Comunión– Espiritualidad de Comunión.

�Interlocutores para el diálogo misionero más que destinatarios.

�Crecer en VINCULOS-RELACIONES; más qué hacer,CÓMO hacerlo.

�Misión es encuentro personal para transmitir a

UN CAMINO INSPIRADO POR EL GRAN PAPA JUAN PABLO II

Para realizar una tarea pastoral

Aparecidaque el Amor es más fuerte. “Según nuestra experiencia pas-toral, muchas veces, la gente sincera que sale de nuestraIglesia (alejados) no lo hacen por lo que los grupos no católi-cos creen, sino fundamentalmente por lo que ellos viven, nopor razones doctrinales, sino vivénciales; no por motivos es-trictamente dogmáticos, sino pastorales; no por problemasteológicos, sino metodológicos de nuestra Iglesia. Esperanencontrar respuestas a sus inquietudes. Buscan, no sin seriospeligros, responder a algunas aspiraciones que quizás no hanencontrado, como debería ser en la Iglesia” – D.A. 5.4.225-Esta es la realidad y desde un nuevo ímpetu y audacia evan-gelizadora debiéramos aassuummiirr nuestra responsabilidad deIglesia misionera, cuidadora de la religiosidad popular, denuestros hermanos y pueblos que están bajo una capa de in-diferencia y olvido. La fe se fortifica dándola –D.A. 7.3.379 ydebemos dar desde nuestra pobreza y desde la alegría denuestra fe (miseros).

El documento de Aparecida nos exhorta en definitiva a reco-brar el valor y la audacia apostólicos, el fervor espiritual(agentes de pastoral), a que llevemos nuestras naves maradentro con el soplo del Espíritu Santo, sin miedo a las tor-mentas; seguros de que la Providencia de DIOS nos depararágrandes sorpresas. Este es el despertar misionero en formade una Misión Continental.

ILUMINAR OBISPOS DE ARGENTINA

Page 9: La Epístola Diocesana

9 “Gracias Señor por tu amor”

Cristo y así llegar a todos mediante el encuentro-vínculo-relación.

�Religiosidad popular para descubrir lo que hay deDios en el corazón de nuestros pueblos.

• Elementos esenciales: (21-25)

�La dignidad de la vida.

�La pastoral de la fe que ayuda a dignificar la viday crecer en Comunión.

Acciones Destacadas:

• Estilo misionero de la pastoral orgánica y diocesana desde laparroquia:(27-28)

�Renovación de las parroquias

�Reformular estructuras.

�Red de comunidades.

�Rostro cordial – encuentro privilegiado en laEvangelización.

�Diócesis-Parroquia: Casa y escuela de comunión.

• Priorizar la pastoral misionera desde la Catequesis de ini-ciación: (29-34)

�Una decidida pastoral bautismal anunciando elKerigma.

�Acompañamiento PRE y POST- BAUTISMAL y asícompletar la Iniciación Cristiana.

�Acompañamiento de Catequesis de Iniciación paradesarrollar el potencial misionero de cada bautizado,desde:

- El encuentro con la Palabra de Dios.

- La inserción en la vida comunitaria.

• Promover el compromiso misionero hacia una sociedad justay responsable.(35-37)

�Bicentenario como meta y objetivo evangelizador.

�Realizar un camino formativo y de compromiso conla construcción de la sociedad desde la pastoralFamiliar y Educativa.

�Alentando a la participación de los cristianos en latransformación de la vida social, económica ypolítica.

�Alentando el paso de habitantes a ciudadanos.

�Prioridad nacional: la erradicación de la pobreza yel desarrollo integral de todos.

• Expandir procesos misioneros permanentes: (38-40)

�Salir al encuentro de todos, especialmente dealejados.

�Realizar gestos misioneros comunes.

Conclusión - Síntesis

41. Aparecida provoca una revisión del estilo evangelizador.Redescubre que la misión (relación con el otro para compartirla fe en Cristo) es fundamental en la identidad cristiana, dando

prioridad a las actitudes y al estilo evangelizador.

42. Por ello es necesario un camino de “conversión pastoral”,buscando cambiar el modo de transmitir el Evangelio recono-ciendo que el Espíritu Santo está en el origen de todo caminode Fe.

43. Hoy más que nunca se espera de todo agente evangeliza-dor la conciencia de esta vocación de discípulos misioneros. Elvínculo con Jesús en la dimensión discipular se hace vínculomisionero con los hermanos para presentarles el amor y labondad de Dios.

43. Teniendo en cuenta la presencia de la Iglesia y sus ense-ñanzas en la construcción de nuestra patria y en el horizontede la celebración de su Bicentenario (2010 – 2016) nos enco-mendamos a nuestra madre, la Virgen de Luján, para renovarnuestro compromiso misionero y transmitir el Evangelio deCristo para “que todos en Él tengan Vida”.

153ª Reunión de la Comisión Permanente – CEA - BuenosAires, 20 de agosto de 2009.

HACIA UN BICENTENARIO EN JUSTICIA Y SOLIDARIDAD(2010-2016)

Los obispos de Argentina escriben a todos los argentinos,desde la fe, invitandolos a hacer nacer un ppaaííss nnuueevvoo con…

• Necesidad de un Estado activo, transparente, eficaz y efi-ciente.

• Democracia estable desde una sana economía y justa distri-bución de los bienes.

• Importancia de la Educación, la producción y el desarrollolocal, de generar trabajo y recobrar la cultura de la laboriosi-dad.

• Mayor compromiso de todos desde el camino del diálogo ydel consenso a favor del bien común.

Prioridad Nacional:

�La erradicación de la pobreza.

�El desarrollo integral de todos.

Nuevo Proyecto de País

• Crecer sanamente como Nación, reafirmando nuestra iden-tidad común.

• Necesidad de establecer políticas públicas, desde la Consti-tución Nacional, que propicien el desarrollo federal, sano y ar-mónico de la Argentina.

• Procurar consensos fundamentales como referencias cons-tantes en la vida de la Nación, más allá de los cambios de go-bierno.

• Institucionalizar las políticas públicas para el crecimiento dela Comunidad, con el compromiso y participación de todos losciudadanos.

• Importancia del diálogo para la promoción de políticas pú-blicas para proyectar el futuro del país y un país con futuro.

• Políticas públicas de desarrollo integral.

• Ratificar y potenciar el amor preferencial por los pobres, so-corriendo las urgencias, pero organizando estructuras más jus-tas, nuevas, de convivencia humana.

Todos Corresponsables de la Construcción del BienComún.

• Es necesario un nuevo estilo de liderazgo centrado en el ser-vicio al prójimo y al Bien Común.

• Líder ha de ser testigo, coherente, ejemplar, con la mística delservicio.

• Liderazgo que promueva el desarrollo integral de la personay de la sociedad.

• Valores del auténtico líder:

�Integridad moral.

�Amplitud de miras.

�Compromiso concreto por el bien de todos.

�Capacidad de escucha.

�Capacidad de proyectar más allá de lo inmediato.

�Respeto de la ley.

�Discernimiento de los nuevos signos de los tiempos.

�Coherencia de vida.

LA PRIORIDAD que debemos tener es: LA PERSONA HUMANAy su dignidad.

Los obispos de Argentina enumeran estas 9 Metas para el Bi-centenario:

1. Recuperar el respeto por la familia y por la vida en todas susformas.

2. Avanzar en la reconciliación entre sectores y en la capaci-dad de diálogo

3. Alentar el paso de habitantes a ciudadanos responsables.

4. Fortalecer las instituciones republicanas, el Estado y las or-ganizaciones de la sociedad.

5. Mejorar el sistema político y la calidad de la democracia

6. Afianzar la educación y el trabajo como claves del desarro-llo y de la justa distribución de los bienes.

7. Implementar políticas agroindustriales para un desarrollo in-tegral.

8. Promover el federalismo

9. Profundizar la integración en la Región.

Pero nuestro obispo ve como necesarias para el trabajo ennuestra Arquidiócesis:

1- Recuperar el respeto ppoorr llaa ffaammiilliiaa yy ppoorr llaa vviiddaa en todassus formas.

2- Afianzar llaa eedduuccaacciióónn yy eell ttrraabbaajjoo como claves del desarro-llo y de la justa distribución de los bienes.

3- Alentar el paso ddee hhaabbiittaanntteess aa cciiuuddaaddaannooss rreessppoonnssaabblleess.

Los obispos de la Argentina - 14 de noviembre de 2008.

Page 10: La Epístola Diocesana

10Información de Interés

Para que las personas que tengan que realizar la tabulaciónfinal, no pierdan el verdadero contenido de la realidad, se su-giere los siguientes pasos:

A la luz de la palabra, del magisterio,de la carta pastoral, comenzamos enesta cuaresma a realizar las evaluacio-nes al pueblo de Dios distribuyéndonosentre los agentes de pastoral y grupos,la tarea de encuestar a los alejados, alos que van a misa, agentes de pastoral,movimientos, Instituciones, áreas y sec-tores.

1º Paso: Comenzar la tabulación:

Sugerencia: por grupos chicos, deacuerdo a las evaluaciones que les tocó(alejados, misa etc...) realizar una pri-mera tabulación volcando en la grilla desíntesis de datos, (que se encuentra enla paginaWeb del arzobispado y fue dis-tribuida en la reunión de CPA), losdatos de evaluación que ellos realiza-ron. Esto es lo que será entregado alCPP y éste verá la forma de hacer la sín-tesis final.

2º Paso: Pueden ser 2 alternativas:

AAºº-- Que todas las grillas con las síntesis entregadas al CPPsean tabuladas por este y luego presentadas en la AsambleaParroquial para que todos los presentes conozcan la realidady luego confrontarla con la iluminación.

Estos datos serán llevados por cada parroquia a la Asambleadecanal (CPD ) y allí se realizará una nueva síntesis de todo eldecanato.

BBºº-- Que las síntesis de las grillas de todoslos grupos de la comunidad sean presen-tadas en la Asamblea parroquial y allí tra-bajarlas por grupo y hacer una nuevasíntesis, siempre teniendo en cuenta lo queDios nos quiere decir a través de la gente.Así, todos los agentes de pastoral conoce-rán la misma información sobre la realidadparroquial y lo que la gente espera de laiglesia.

En un segundo momento confrontar a la luzde la Palabra, del magisterio, de la cartapastoral, lo trabajado en esta Asamblea.

Trabajarlo nuevamente en el CPD reali-zando una grilla con todos los datos a niveldecanal.

YYaa ttrraabbaajjaaddoo eell VVEERR yy eell JJUUZZGGAARR,, ssee eennvvííaa llaaggrriillllaa ffiinnaall ddeessddee llooss ddeeccaannaattooss aall CCPPAA,, aadd--jjuunnttaannddoo ttaammbbiiéénn llaass ssíínntteessiiss rreeaalliizzaaddaassppoorr ccaaddaa ppaarrrrooqquuiiaa ppeerrtteenneecciieenntteess aall ddeeccaa--nnaattoo..

LLoo mmiissmmoo ssuucceeddeerráá ccoonn llaass ÁÁrreeaass yy SSeeccttoo--rreess,, MMoovviimmiieennttooss ee IInnssttiittuucciioonneess..

SUGERENCIAS PARA PROCESARLAS EVALUACIONES

METODO (VER- JUZGAR-ACTUAR)

El Método del VER, JUZGAR Y ACTUAR, implica contemplar aDios con los ojos de la fe a través de su Palabra revelada y elcontacto vivificante de los Sacramentos, a fin de que, en la vidacotidiana, veamos la realidad que nos circunda a la luz de suprovidencia, la juzguemos según Jesucristo, Camino, Verdad yVida y actuemos desde la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo ySacramento Universal de salvación, en la propagación del reinode Dios, que se siembra en esta tierra y que fructifica plena-mente en el Cielo.

Este método nos permite articular, de modo sistemático, laperspectiva creyente de ver la razón para su discernimiento yvaloración con sentido crítico; y, en consecuencia, la proyec-ción del actuar como discípulos misioneros de Jesucristo.

Este método ha colaborado a vivir más intensamente nuestra

vocación ymisión en laIglesia: haenriquecidoel trabajo teo-lógico y pastoral, y, en general, hamotivado a asumir nuestras responsa-bilidades ante las situaciones concretade nuestro continente.

La adhesión creyente, gozosa y con-fiada en Dios Padre, Hijo y EspírituSanto y la inserción eclesial, son pre-supuestos indispensables que garan-tizan la eficacia de éste método.

DISCURSO DEL SANTO PADRE - V Conferencia generaldel Episcopado Latinoamericano y del Caribe

Recordemos el Método de Aparecida

Page 11: La Epístola Diocesana

11 “Gracias Señor por tu amor”

LA EPISTOLA DIOCESANAPeriódico Pastoral de la Arquidiócesis de Tucumán

Fundada por Monseñor Luis VillalbaSSTTAAFFFFDDiirreeccttoorr:: Pbro. Carlos Sánchez

CCoooorrddiinnaacciióónn yy EEddiicciióónn:: EDAPColaboraron en este Número:Pbro. Fabián NievaComisión de Liturgia Arquidiocesana

DDiisseeññoo yy MMaaqquueettaacciióónn:: [email protected]

Hermanos:

• Nuestra Parroquia es la Familia, la casa de todos y escuelade comunión.

• Nuestra Familia nos necesita.

• Tu aporte es la respuesta.

A las Comunidades Parroquiales:

Traten de contestarse sobre los siguientes interrogantes:

¿Realmente les interesa que venga mas gente a la parroquiao están bien como están?

¿Cuando decimos “nadie se quiere comprometer” pensamosen lo que estamos ofreciendo y porque los hacemos?

¿Somos en la parroquia una comunidad abierta, fraterna ymisionera?

¿Como se siente una persona que viene por primera vez a laparroquia?

REFLEXIONEMOS JUNTO A LA FAMILIA PARROQUIAL EN PRE-SENCIA DE DIOS SOBRE NUESTROS ““TTIIEEMMPPOOSS YY TTAALLEENNTTOOSS””,PARA UTILIZARLOS MEJOR O BUSCAR NUEVAS PERSONASQUE PUEDAN DONARLOS CON NOSOTROS.

NOS OFRECEMOS PARA AYUDARTE:

• Llamanos a los tel.: 4-352817 – 154-726509 ó

•Escribenos: [email protected] ó [email protected]

EEQQUUIIPPOO AARRQQUUIIDDIIOOCCEESSAANNOO CCOOMMPPAARRTTIIRR

SSEEMMIINNAARRIIOO DDEE CCAATTEEQQUUEESSIISS

El Seminario de Catequesis SanPÍO X comienza sus clasesel viernes 9 de Abril en elColegio Santa Rosa, queserá su nueva sede.

Asimismo durante elmes de Abril se abriránlas inscripciones para unnuevo Seminario quese abrirá en la pquia.Sagrada Familia, de laciudad de Alderetes. Lasinscripciones comienzan el viernes 9 de abril de 19 a 22 hs.

MMiinniisstteerriiooss ddee sseemmiinnaarriissttaass ttuuccuummaannooss

•• LLeeccttoorraaddoo:: viernes 9 de abril en Cate-dral a 20.30hs.

•• AAccoolliittaaddoo:: viernes 16 de abril en lugara designar.

•• AAddmmiissiioonneess:: domingo 25 de abril enCatedral a 20.30hs.

Semana de Formación de los sacerdotes26 al 29 de abril en la casa de Belén.

MMiinniissttrrooss EExxttrraaoorrddiinnaarriiooss ddee llaa CCoommuunniióónn

• Retirar solicitudes en la Curia del5 al 13 de abril.

• Cursos de Formación por decana-tos: del 11 de abril al 11 de mayo.

•Presentación de solicitudes a lacuria: del 10 al 14 de mayo.

• Institución de los ministros: enMisa de Corpus Christi - 6 de junioJORNADA DE

ORACIÓN POR LASVOCACIONES

• Adoración Eucarística enCapilla del SeminarioMayor el sábado 24 de abrilde 9.00 a 19.00 hs.

• Vigilia Juvenil de OraciónPor las Vocaciones en Cole-gio Tulio el sábado 24 deabril de 22 a 6.00.

CASA PASTORALEstará a disposición de todas las áreas y sectores pastoralespodrán usarla a fines de abril-principios de mayo.

Usar la página web del arzobispado:

www.arztucuman.org.arpara enviar información y recibirla.

SSoolleemmnniiddaadd ddee NNuueessttrraaSSeeññoorraa ddee LLuujjáánn,,

PPaattrroonnaa ddee llaa AArrggeennttiinnaa

Todos los tucumanos vamos a rezarpor el Bicentenario de la Patria elDomingo 9 de mayo a 16hs. en laMisa y procesión de la Virgen deLuján en Villa Luján.

Curso de Representantes Legales de Colegios Católicos13 y 13 de mayo.

JJOORRNNAADDAA DDEE LLAASSCCOOMMUUNNIICCAACCIIOONNEESS SSOOCCIIAALLEESS

16 de mayo - Día de la Ascensión del Señor.

Semana de Oración por Unidad de losCristianos: 23 al 30 de mayo.

TALLER DE CONSEJOS DECANALESSábado 24 de abril de 09.00 a 12.00hs. en Arzobispado, paratodos los miembros de los 7 Consejos de Pastoral Decanal,para preparar la Asamblea Decanal del mes de junio.

CAMPAÑA ANUAL PARA EL SOSTENIMIENTODE LA ACCION EVANGELIZADORA DE LA IGLESIA

Encuentro de Educadores CatólicosJueves 15 de abril en colegios La Merced, Del Huerto y

Santa Rosa.

» Encuentro de Oración(Jóvenes y Adultos)

Todos los Martes 20hs. Capilla Col. Esclavas

» TAU - Taller de Autoconocimiento26 y 27 de junio. De 17 años en adelante

» Ejercicios Espirituales6, 7 y 8 de agosto. De 17 años en adelante

www.corazonesnuevos.com.arTel.: 425-11-77 | E-mail: [email protected]

RReessppoonnssaabblleess ppaarrrrooqquuiiaalleess ddee LLIITTUURRGGIIAA

A 9.30 hs. enBuen Pastor,Sábado 17de abril.

Page 12: La Epístola Diocesana

12

Primer domingo de pascua - Lc 24,13-25

Celebramos la luz que triunfa, Cristo venció a la muerte.

Tenemos el cirio encendido, al costado del altar: podemos rezarantes de la Eucaristía esta oración (llevando cada uno una ve-lita la encendemos del cirio y rezamos):

“En esta mañana de Resurrección, Padre, la luz brilla con másfuerza, nuestras lágrimas se tornan en cantares, la boca se nosllena de risas, y la danza sustituye al luto

- porque Tú no has abandonado a tu Hijo al poder de la muerte,

- porque la piedra está quitada y el sepulcro está vacío,

- porque la última palabra la tendrás siempre Tú, Señor queamas la vida (Sb 11,26).

Por eso te damos gracias a boca llena y cantamos tu amor yfidelidad por siempre.”

Segundo domingo de pascua - Juan 20,19-31

Este es el domingo de la misericordia del Señor, es un día es-pecial lleno de gracia, Jesús quiere llegar a todos especial-mente a los pecadores. Al llegar al templo saluda a tu hermanodeseándole la paz.

Jesús hoy nos regala las primicias de su Pascua: la paz y el Es-píritu Santo con el perdón de los pecados. Tres veces en estepasaje evangélico Jesús repite el saludo: “¡Paz a vosotros!”.Con ello les quería decir a ellos, y a nosotros también porquela verdadera paz había sido conquistada por Cristo a precio desu Sangre en la cruz, destruyendo en sí mismo toda hostilidad.

Tercer domingo de pascua - Juan 21,1-19

En este tercer domingo de pascua, Jesús nos invita a ser pes-cadores de hombres a echar las redes, él esta con nosotros,presente en esos signos sencillos, cotidianos: su palabra, quenos guía, y el pan compartido en comunidad.

Podemos ofrendar panes, cantidad suficiente para luego re-partirlos entre los presentes así empezaremos a echar nues-tras redes, en un banquete fraterno. Al convidar este pedacitode pan les decimos la última palabra que Jesús le dice a Pedroes, como la primera, “sígueme”.

Cuarto domingo de pascua - Juan 10,27-30

Este cuarto domingo de pascua es el buen pastor.Jesús nos dice con firmeza y ternura: “Pequeñaoveja estás en mis manos, yo me encargo de Ti”.

En tiempos antiguos, los pastores llevaban sus rebaños aun gran redil custodiado por un guarda para que pasaran lanoche seguros. Por la mañana, cada pastor hacía salir a susovejas a las que conocía, y las conducía del redil a los pastos.

Jesús nos conoce nos llama por nuestros nombres, te pro-pongo que le preguntes el nombre al hermano que esta a tulado, y le des la bienvenida y le desees muchas bendicionespara su vida y la de su familia..

Quinto domingo de pascua

Este quinto domingo de pascua coincide conla celebración del día del trabajador, y Jesúsnos da un mandamiento nuevo: el delamor en eso conocerán que son misdiscípulos… Esta es una lindaoportunidad para llevar un ali-mento no perecedero para com-partir con el hermano, lo dejamos enuna canasta cerca de las ofrendas del pan y del vino. Así ex-presamos nuestro amor.

Sexto domingo de pascua

El Espíritu anima a la comunidad, y nos in-vita a la comunión a compro-meternos con

nuestra realidad, nospermite valorarnos unos a otros decorazón y apreciar nuestra riqueza de unidad en la diversidadde vocaciones, carismas, nos desafía a salir al encuentro delmas alejado, del mas necesitado hoy nos proponemos refle-

xionar ¿Cuál es mi próximo mas necesitado? ¿Está en mi fa-milia? ¿Tal vez uno de mis hijos?; ¿algún enfermo que no vi-sito?; durante la semana anda a visitarlos y hoy pedí la fuerzaal espíritu santo para sea tu guía.

Sugerencias para losdomingos de Pascua