perspectivas cees-uc | 2

Click here to load reader

Post on 10-Mar-2016

215 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista del Centro de Estudios de Emprendimientos Solidarios de la Pontificia Universidad Católica de Chile Editor: Daniel Diaz V.

TRANSCRIPT

  • 1

    / 2

    Facultad de Ciencias Sociales

    p e r s p e c t i v a s

    ISSN 0718-4468

    LLAASS OORRGGAANNIIZZAACCIIOONNEESS SSOOCCIIAALLEESS EENN UUNNAA SSOOCCIIEEDDAADD CCOOMMPPLLEEJJAA

    Daro Rodrguez Ren Ros

    PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATLICA DE CHILE

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S / C E E S U C

  • C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    PERSPECTIVAS CEES UC / Documentos de Trabajo La misin del CEES UC es contribuir al desarrollo de las organizaciones de accin solidaria y de las intervenciones que llevan a cabo, mediante los aportes de la reflexin, investigacin y educacin continua pluridisciplinaria. El objetivo de PERSPECTIVAS CEES-UC es difundir ideas, investigacin y conocimiento relativo al tercer sector, as como al sector pblico, para el aprendizaje y la reflexin. Busca presentar anlisis sobre los temas permanentes o emergentes para las organizaciones, instituciones o personas que estn vinculadas o interesadas en los emprendimientos solidarios.

    Editor Daniel Daz V., Escuela de Psicologa, Pontificia Universidad Catlica de Chile

    Comit Editorial Teresa Matus, Escuela de Trabajo Social, Pontificia Universidad Catlica de Chile Pablo Daz, Escuela de Psicologa, Pontificia Universidad Catlica de Chile Karin Roa, Centro de Estudios de Emprendimientos Solidarios / CEES UC El Centro de Estudios de Emprendimientos Solidarios es un centro de la Facultad de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Catlica de Chile.

    CEES UC Facultad de Ciencias Sociales Pontificia Universidad Catlica de Chile Avda. Vicua Mackenna 4860, Macul Santiago, CHILE Web page: www.uc.cl/cees Correo Electrnico: [email protected]

    ISSN 0718-4468 / PERSPECTIVAS CEES-UC / N 1 / JUNIO 2007

    SOBRE LOS AUTORES

    Daro Rodrguez es Profesor Adjunto del Instituto de Sociologa de la Pontificia Universidad Catlica de Chile. Socilogo de la Pontificia Universidad Catlica de Chile y Doctor en Sociologa de la Universidad de Bielefeld. Sus reas de docencia e investigacin son Teora Sociolgica y Sociologa de las Organizaciones. Entre sus publicaciones ms recientes se encuentra Negociacin cooperar o competir? (con Cristian Saieh y Pilar Opazo; EL Mercurio/Aguilar, Santiago) y Organizaciones para la Modernizacin (Iberoamericana, Mxico)

    Ren Ros F. es Profesor Adjunto del Instituto de Sociologa de la Pontificia Universidad Catlica de Chile. Socilogo de la Universidad de Concepcin, obtuvo un Master of Science Sociology en la University of Wisconsin-Madison. Es Miembro Acadmico de Centro de Estudios de Emprendimientos Solidarios CEES UC. El profesor Ros est a cargo de las ctedras de Anlisis de Redes Sociales, Sociologa de la Gestin Organizacional y Sociologa de la Salud y la Medicina. Su publicacin ms reciente es Comunicacin Organizacional (con Daro Rodrguez y Pilar Opazo, Ediciones UC)

    ISSN 0718-4468 / PERSPECTIVAS CEES-UC / N 2 / JULIO 2007

  • C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    CONTENIDOS Presentacin.............................................................. 4 INTRODUCCIN .............................................................. 5 EL ESPACIO SOCIAL PARA EL TERCER SECTOR................................. 8 EL SUPUESTO DE LA INCLUSIN Y LOS DESAFOS DE LA EXCLUSIN SOCIAL ....16 LA NECESIDAD DE GESTIN, SU ESPECIFICIDAD Y DILEMAS DEL DISEO ORGANIZACIONAL ...........................................................19 CONCLUSIN ...............................................................24 REFERENCIAS BIBLIOGRFICAS...............................................26

  • C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    Presentacin LAS ORGANIZACIONES SOCIALES EN UNA SOCIEDAD COMPLEJA* Las organizaciones, dicho en palabras muy simples, surgen como respuestas a problemas concretos que las personas ya no pueden solucionar por si mismas, se trate de la administracin de la justicia en una nacin, de la construccin de un buque mercante o de gestin de la ayuda social a personas necesitadas. En cada uno de los casos estas estructuraciones lgicas han permitido que secuencias de decisiones generen mecanismos cada vez ms complejos de orden y funcionamiento. As las organizaciones se nos hacen presente desde que compramos el pan o cuando vamos al mdico, todas ellas tratando de mantenerse vigentes y actuales. Y cuando decimos actuales no decimos modernas, sino que vlidas y necesarias para las sociedades en las que existen y pretenden perdurar. Los profesores Rodrguez y Ros hacen en este escrito un lcido anlisis de los mrgenes conceptuales en que se mueven las organizaciones sociales. Desde Luhmann nos presentan una serie de condiciones de los sistemas sociales que crean el nicho de la necesidad de existencia de estas organizaciones, caracterizando el modo el que se relacionan con su entorno, lugar en que tambin sitan las particularidades de stas. Una segunda parte, siendo arbitrario en esta distribucin, se ocupa de los desafos de gestin que enfrentan las organizaciones de ayuda social, plano en que las palabras eficiencia y eficacia comienzan a sonar cada vez ms familiares. Hablar de gestin y de teora organizacional puede parecer complejo para muchos, y ciertamente lo es; pero tambin es cierto que en la medida que las estructuras de trabajo que buscan abordar problemas sociales se vean como organizaciones, podrn comenzar a mirarse analticamente, a mirar las fuerzas que conviven en ella, las historias y personas que les dieron origen, podrn mirar crticamente sus objetivos y sus medios, como tambin todos y cada uno de los pasos intermedios que ha establecido. Mirarse como organizacin no es el sacrificio del carisma ni de los valores, sino todo lo contrario. Concebirse como organizacin es una apuesta seria, responsable y profesional por avanzar por las vas ms expeditas hacia la concrecin de las metas que nuestras visin nos indica, todo ello en el respeto irrestricto de los valores o principios que han dado origen y fundamento a cada una de las organizaciones de ayuda social que hoy existen.

    Daniel Daz V. Editor

    * El presente artculo fue originalmente publicado en: Gobernar los Cambios: Chile, ms all de la crisis. Luis Moya S. (Editor). Santiago: DOS Ministerio Secretara General de Gobierno. Su edicin ha sido autorizada por los autores y el editor original, y ha sido revisado especialmente para esta edicin.

  • 5

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    INTRODUCCIN Uno de los cambios que ms fuertemente se asocian con la insercin de nuestro pas en el mundo es el de la imposicin del paradigma de la eficiencia en todas las organizaciones. Este postulado de la eficiencia se hizo tan popular y difundido que, incluso, lleg a transformarse prcticamente en una nueva ideologa, precisamente en un momento que se negaba a stas toda legitimidad. Hasta la dcada de los setenta, el tema de la eficiencia slo tena valor discursivo, pero se mantena absolutamente al margen de la actividad organizacional. Ni la empresa privada -que gozaba de un ambiente protegido por la poltica de industrializacin basada en la sustitucin de importaciones-, ni las organizaciones estatales -cuyo inters era prestar servicios y que no consideraban necesario, ni tampoco deseable, introducir criterios distintos a la asistencialidad-, ni las organizaciones voluntarias -que se haban formado por razones humanitarias y que ocupaban el tiempo libre de personas bien inspiradas-, podan detenerse a considerar seriamente el tema de la eficiencia. En el ao 1975, se produjo -con la "poltica de schock" del ministro Cauas- la apertura de los mercados. Son memorables las protestas de empresarios de la poca ante esta competencia que de pronto se instalaba en Chile, proveniente de los lugares ms lejanos del globo. El resultado fue que, tras la quiebra de numerosas empresas y la semidesaparicin de rubros industriales, la empresa privada empez

    a encontrarse en condiciones de competir y, al mismo tiempo, a jactarse de su eficiencia y, modificar merced a sus logros, la percepcin que los chilenos tenan de s mismos y de su pas. Se sentaron las bases para la posterior denominacin de jaguares de latinoamrica En los aos ochenta, una vez superadas las dificultades de la crisis de 1982, la empresa privada comenz a exigir que el Estado tambin se modernizara, para facilitar la insercin de la economa chilena en el mundo. De Estado impulsor, se haba transformado en Estado obstculo. Se exiga que se impulsara la eficiencia como criterio de modernizacin (Rodrguez, Cereceda y Wormald, 1997). En el proceso de modernizacin, las diversas reparticiones estatales siguieron distintos caminos y a ritmos tambin particulares, pero, en definitiva, el resultado consisti en que se fueron dejando de lado algunas actividades, por no ser consideradas propias de la actividad estatal. Ya antes, en las dcadas de los setenta y los ochenta, se haba comenzado a vender las empresas productivas que operaban con administracin estatal. Ahora, se estimaba que haba actividades que podan ser mejor desempeadas por otras organizaciones y el Estado proceda a licitar pblicamente los proyectos que estaba dispuesto a financiar, mas no a ejecutar. Algunas de esas licitaciones implicaban la posibilidad clara de negocios lucrativos, en tanto otras no. El Tercer Sector, entonces, se vio tambin enfrentado al desafo de la eficiencia. Se poda llevar a cabo

  • 6

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    proyectos interesantes y optar a fondos pblicos o de otras procedencias para su ejecucin, pero la condicin era que esta ejecucin fuera eficiente.

    En este escrito nos proponemos entregar algunos elementos tericos para la adecuada comprensin del creciente inters por las organizaciones sociales. Partiendo de la teora de sistemas de N. Luhmann, presentamos algunas condiciones del propio sistema social que las hacen cada vez ms necesarias. Un segundo tema de inters se relaciona con el imperativo, cada vez ms profundo, de desarrollar por parte de estas organizaciones una capacidad de gestin que les permita no slo realizar adecuadamente sus funciones sino tambin contar con legitimidad frente a otras organizaciones para asegurar su permanencia.

    Las organizaciones sociales son de variados tipos y cumplen diversas funciones en el sistema social. Segn el tipo de relacin que establecen con otras organizaciones y las diferencias especficas que resultan de ellas, cambia su denominacin. As, frente al Estado y sus agencias, se denominan Organizaciones No Gubernamentales, u ONG. Cuando se resalta la diferencia con el Estado en general, no slo con agencias especficas, se denominan Organizaciones de la Sociedad Civil, especialmente cuando se constituyen como organizaciones de ciudadanos. Cuando la referencia es a las empresas privadas, se les denomina Organizaciones Sin Fines de Lucro. Desde el punto de vista de los sectores de la economa, se agrupan en el Tercer Sector, siendo el Primero el estatal y el Segundo las empresas productivas de

    bienes y servicios con fines de lucro. Las organizaciones sociales incluyen acciones colectivas destinadas a producir un bien colectivo, como apagar incendios, pavimentar aceras o tener un barrio ms seguro; fundaciones y corporaciones de filantropa, caridad y conmiseracin hacia personas afectadas por algn tipo de deprivacin, exclusin o situacin de necesidad; organizaciones para representar intereses sectoriales, como sindicatos, colegios profesionales y asociaciones empresariales; organizaciones de profesionales que dispensan servicios a segmentos de la poblacin, incluyendo hospitales, clnicas, escuelas, colegios y universidades. Como se puede apreciar la gama de formas organizativas, servicios que prestan, modalidades de financiamiento y estructuracin de la propia organizacin es altamente variado y diverso.

    Estas distinciones y denominaciones expresan la riqueza de la variedad y diversidad de entidades a que se refieren las organizaciones sociales. Para los propsitos de este escrito, incluimos a todas ellas dado que nuestro inters es ofrecer algunos elementos tericos para facilitar la comprensin de la dinmica y condiciones en que se estn desarrollando. Esto es posible porque todos los tipos de organizacin mencionados tienen cinco elementos comunes a todas ellas: (a) son organizaciones, esto es poseen algn nivel de realidad institucional, que las diferencian de familia, grupos o movimientos; (b) son privadas, es decir, no son una agencia estatal y son distinguibles de organizaciones del sector pblico tanto en sus objetivos, modos de operacin como en su organizacin interna y fuentes de

  • 7

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    financiamiento; (c) no tienen fines de lucro, no distribuyen sus excedentes a propietarios o su equivalente; (d) tienen gobierno propio, es decir tienen sus propios mecanismos de establecer sus objetivos y controlar el uso de recursos y los resultados, las formas legales varan desde fundaciones, corporaciones, asociaciones gremiales; (e) son voluntarias, ninguno de sus miembros est obligado a pertenecer. (Anheier, 2000: 2).

    Comenzaremos entregando algunos elementos tericos para su comprensin general, para luego especificar algunas de las caractersticas y desafos que enfrentan en la actualidad.

    La relacin entre la sociedad y sus organizaciones es tal, que estas ltimas se encargan de la solucin de la mayora de los problemas que se presentan en la sociedad. La razn para esta importante funcin es que las organizaciones unen la capacidad para especificar los comportamientos que requieren de parte de sus miembros con la generalizacin de las motivaciones (Luhmann, 1975: 13). Esta propiedad de los sistemas organizacionales les permite estructurar y coordinar conjuntos complejos de comportamientos muy especficos, sin tener que explicar cada vez lo requerido ni tampoco tener que motivar a cada uno de los miembros para que lo ejecuten. Gracias a esta caracterstica, las organizaciones son sistemas capaces de enfrentar un problema que -como todos los que se presentan en la sociedad- es complejo, amplio y de contornos desdibujados. El modo organizacional de encarar esta tarea consiste en redefinir el problema de manera tal que resulta abarcable para la

    organizacin: lo especifica y le ofrece una solucin concreta que resulta de la operacin del sistema organizacional, de la coordinacin de mltiples comportamientos que -en conjunto- constituyen una respuesta racional y planificada al problema. De esta manera, las organizaciones se crean como una forma de coordinar el trabajo de muchas personas para conseguir resultados que no podran ser siquiera intentados en forma individual.

    El xito obtenido ha llevado a que las organizaciones se desplieguen en los ms variados mbitos de la sociedad moderna y que se les encargue enfrentar los problemas que se van presentando. En el curso del tiempo, esta tarea ha sido asumida por las organizaciones de manera ms o menos eficiente aunque no siempre creativa. Los modelos de organizacin han variado a lo largo de los aos, pero la burocracia sigue siendo la forma ms difundida de estructuracin de actividades organizacionales en todo el mundo y tanto en la administracin estatal como en las empresas privadas. El llamado tercer sector o de organizaciones no gubernamentales tambin contribuye a la solucin de problemas de la sociedad y, muchas veces, al tratar con entidades de gobierno o fuentes de financiamiento internacional, ha desarrollado afinidades con el modelo burocrtico prevaleciente en stas.

    Las organizaciones son sistemas autopoiticos de comunicaciones tematizadas como decisiones (Luhmann, 2000: 44-56), lo que implica que sus elementos varan constantemente y que la organizacin se encuentra acoplada estructuralmente a su entorno. El acoplamiento estructural significa que

  • 8

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    entre el entorno y la organizacin se da una relacin de adaptacin tal, que se gatillan mutuamente cambios de estado posibilitados por las respectivas estructuras. En otras palabras, los sistemas organizacionales son sistemas autoobservadores y es mediante la autoobservacin que se asegura la continuidad de la organizacin en esta permanente variacin. En el entorno se visualizan oportunidades y amenazas -por decirlo en el lenguaje de la planificacin estratgica- y con cada decisin la organizacin presenta nuevas fortalezas y debilidades. En cada decisin, por lo tanto, se reproduce la organizacin y se enfrenta a la necesidad de hacer opciones que

    siempre son adoptadas y evaluadas internamente: tanto las oportunidades/amenazas como las fortalezas/debilidades son distinciones internas de la organizacin. La evaluacin de las fuentes de financiamiento, los intereses de stas y las posibilidades de acceso, as como el reconocimiento de las alternativas disponibles, por consiguiente, tiene lugar al interior de la organizacin y es evaluado por sta, aunque pueden existir otros observadores externos (las mismas fuentes de financiamiento, por ejemplo) que pueden tener una opinin diferente.

    EL ESPACIO SOCIAL PARA EL TERCER SECTOR

    Una pregunta de inters tanto prctico como terico es: Qu hace posible la existencia de un sector de la sociedad denominado el tercer sector, constituido por organizaciones sociales?. Estas son organizaciones que no son parte constitutiva del Estado y tampoco son empresas privadas. Han existido desde hace largo tiempo en la historia, pero parecera ser que en la sociedad moderna se ha incrementado la necesidad de ellas, para desempear un conjunto diversificado de funciones. La pregunta, entonces, se orienta a escudriar cules son las condiciones del sistema societal que hacen posible la existencia de estas organizaciones sociales.

    Esta lnea de cuestionamiento lleva a un tema que ha sido dejado de lado por las disciplinas dedicadas al anlisis de las organizaciones: las vinculaciones entre la sociedad y las organizaciones.

    (Pfeffer, 1997:4; y esp. 24; Ortmann, Sydow y Trk, 2000). Estas vinculaciones son influencias en dos direcciones: desde la sociedad hacia las organizaciones y desde stas al sistema social. Luhmann (1997b: 5 y ss.) postula que a partir de los aos veinte se produce una ruptura en la tradicin sociolgica clsica, particularmente en la lnea de reflexin de Weber sobre los efectos de las organizaciones en la sociedad. Esta ruptura, entre otros efectos, separa la teora de la organizacin y la teora de la sociedad. La organizacin es vista e investigada como un estado de cosas de tipo propio. Lo que de all tenga relevancia para la sociedad total, queda fuera del contexto de investigacin correspondiente. Se convierte, para la teora de las organizaciones en entorno. Por otra parte, el mismo autor postula que Slo bajo condiciones especiales plenas de supuestos relacionados con la evolucin

  • 9

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    y por lo tanto tardas, acta la sociedad como un ambiente que favorece una autocatlisis masivamente espontnea de organizaciones y con eso pone en marcha desarrollos que, a su vez, slo pueden ser ejecutados y mantenidos en funcionamiento por organizaciones. En el efecto est entonces finalmente la sociedad misma, en cuanto condicin de organizaciones, necesitada de las organizaciones. Toda organizacin supone que su entorno tambin est suficientemente organizado, o que al menos es capaz de decisin, y la capacidad de organizacin acta entonces selectivamente sobre lo que, desde el punto de vista de la sociedad global, es an posible. A diferencia del concepto de Max Weber, esta teora de la relacin de sociedad y organizacin no supone ninguna proporcin extensiva de racionalidad. No sostiene que las organizaciones sean, en un sentido generalizado, especialmente racionales y por eso superiores a todas las formas de actividad comparables. Se hace independiente de una visin histrica, segn la cual lo racional se impone con consecuencias terribles. No se ofrece, por lo tanto, tampoco la posibilidad de desacreditar finalmente a la racionalidad con su propia historia y por sus consecuencias. Sigue, en cuanto anlisis de la sociedad, ms bien estmulos de la teora de la evolucin moderna, segn la cual la evolucin de vez en cuando rompe el ritmo normal de la construccin y destruccin de sistemas, dejando surgir, al mismo tiempo, formas epigenticas de mayor complejidad y con eso expone [a los] sistemas a condiciones cambiadas de conservacin, pero tambin a peligros cambiados.(Luhmann, 1997b: 56, nfasis en original).

    En la sociedad moderna tres condiciones estructurales han favorecido la autocatlisis de las organizaciones: (a) la diferenciacin y monetarizacin general del sistema econmico de la sociedad. Esto porque todos los comportamientos econmicamente relevantes pueden ser considerados y tratados como disposicin sobre valores monetarios, esto es como decisin. (Luhmann, 1997b: 57). (b) la legalizacin de las condiciones de mantenimiento y continuacin del modo de vida cotidiano. Esto significa que las organizaciones disponen de decisiones imbuidas en los sistemas legales, de contratos, que no requieren de decisiones nuevas, es decir, que establecen rangos amplios para la independencia en el comportamiento decisor. (c) La vida del individuo no queda establecida primera y normalmente por la casa y la familia, sino que es discontinuada mediante la educacin escolar y la eleccin de oficio.[] Se puede decir que las organizaciones suponen la capacidad para la autodeterminacin y la autolimitacin en el sector de capacitacin y profesin, y toman tan slo el resultado de tales procesos. (Luhmann, 1997b: 58-59).

    Toda organizacin es decisin, los sistemas organizacionales son sistemas sociales constituidos por decisiones y que atan decisiones mutuamente entre s (Luhmann, 1997b: 14). El proceso de decidir significa uno de seleccin de relaciones entre decisiones, que es constituido por la complejidad, relaciones entre decisiones que componen la organizacin. No se trata de procesos decisionales que ligan medios con fines, sino, superando la visin racionalista (aunque se trate de la

  • 10

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    racionalidad limitada (bounded rationality), de la existencia de predecisiones que establecen los rangos de procesos de seleccin: hay una especie de primaca de las orientaciones social y de tiempo frente a la racionalidad real entre medio y fin. Esta situacin real es condicin de cualquier clculo de racionalidad real, pero por esto mismo ya no se deja someter a este clculo. Tiene su propia clase de racionalidad sistmica en el hecho de que permite, donde sea necesario para las relaciones con el entorno, la racionalidad entre medio y fin. Pero no se puede conceptualizar ni poner en prctica el sistema organizacional mismo como medio para sus fines. (Luhmann, 1997b: 22).

    Luhmann propone tres grandes tipos de decisiones: sobre reclutamiento de personal y su colocacin, sobre condiciones del correcto decidir (esto es, decisiones sobre programas) y decisiones sobre vas de comunicacin y competencia.

    La breve, y por ello necesariamente sobresimplificada exposicin de un aspecto de la teora de las organizaciones de Luhmann, sirve para obtener una mirada distinta, en base a las diferencias, acerca de la estructura de oportunidades para el surgimiento, desarrollo, incluido el fomento desde el estado, y consolidacin de un Tercer Sector. La teora nos indica que esas estructuras de oportunidad son generadas por la complejizacin del propio sistema social. Al evidenciar una mayor diferenciacin y autonomizacin de las distintas funcionalidades, ninguna de ellas puede predominar sobre las otras, al menos no de la manera casi absoluta que lo hacan en estadios de

    menor desarrollo. Este proceso genera, a su vez, una mayor complejidad en el sistema, la cual debe ser reducida por medio de nuevas especializaciones funcionales.

    Para que existan organizaciones sociales, la teora de sistemas predice que la complejidad creciente debe existir. El paso siguiente es caracterizar dicha complejidad.

    En una obra indispensable para los especialistas del rea, Fernando Fantova (2001a: 115-120) seala que la especificidad de las organizaciones no lucrativas se produce a partir de su diferenciacin del tejido comunitario, de la administracin pblica y de las organizaciones privadas con fines de lucro. El modelo elaborado por Fantova muestra que las organizaciones no lucrativas emergen en un espacio en el que interactan el tejido social comunitario, las organizaciones propias de la administracin pblica y las organizaciones lucrativas orientadas por una lgica de mercado. La emergencia de estas organizaciones, por consiguiente, constituye un proceso de diferenciacin respecto a los mbitos mencionados. Frente al tejido social familiar y comunitario, la diferenciacin de estas organizaciones sin fines de lucro ocurre mediante la misma formalizacin propia de todo sistema organizacional. Mientras menos formalizada sea la organizacin, mayor ser el riesgo de prdida de su diferenciacin respecto al mbito social familiar y comunitario. Respecto a la administracin pblica, las organizaciones no gubernamentales marcan su especificidad en trminos de su independencia relativa frente al aparato estatal. Ante las organizaciones

  • 11

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    lucrativas, estas organizaciones presentan su carcter de sin fines de lucro.

    Desde un punto de vista sistmico, el modelo de Fantova podra entenderse como el modo de constitucin de sistemas organizacionales que surgen como un modo especfico de reduccin de la complejidad. La complejidad no es un obstculo para el surgimiento y la mantencin de los sistemas, sino condicin de posibilidad de ellos. La interaccin entre Estado, Mercado y Tejido Social, o Sociedad Civil, genera un espacio temtico de comunicaciones cuya complejidad permite la definicin de problemas desde cualquiera de estos mbitos y, tambin desde una perspectiva equidistante, que no puede ser absorbida por ninguno de ellos. En efecto, todo sistema se relaciona con su entorno en trminos de una gradiente de complejidad. Todo sistema es menos complejo que su entorno y la funcin que cumple la construccin misma del sistema es la reduccin de complejidad. En otras palabras, los sistemas requieren de la complejidad para surgir en ella con una complejidad menor (Luhmann, 1970: 116). La relacin entre el sistema y su entorno, dada esta diferencia de complejidades, se produce mediante la definicin que hace el sistema de lo que para l es relevante.

    Estas organizaciones existen para realizar un tipo de especializacin funcional: la intervencin social; y para resolver un tipo de problema: la exclusin social (Fantova, 2001 especialmente cap.3). Las intervenciones sociales estn orientadas a resolver la relacin dialctica entre la respuesta prevista sobre la base de una necesidad normativa y las

    necesidades sentidas y expresadas por las diferentes partes involucradas. Esta tensin dinmica es tpica (aunque no exclusiva) de la intervencin social y tendr reflejo en la peculiar tensin entre calidad tcnica y calidad percibida propia de estos servicios. Por otra parte, el carcter evolutivo de las necesidades hace que, en la medida en que unas necesidades van siendo cubiertas, aparecen otras nuevas o se van transformado o modulando. (Fantova, 2001: 84). Las intervenciones sociales de variado tipo tienen en comn que intentan contribuir a la reduccin o superacin de situaciones de exclusin social. En este rol, que se deriva de las propias caractersticas del funcionamiento del sistema social, su contribucin es la integracin social de sectores excluidos. Desde esta ptica, lo esencial de la intervencin social es la contribucin a la posibilidad de reestructurar las relaciones y las redes de relaciones en las que las personas obtienen o no obtienen los recursos que dan respuesta a sus necesidades. (...) Desde este punto de vista las prestaciones especficas que en cada caso aporten los servicios se elegirn en funcin de su contribucin a esa relacin social reestructurante que pretende prevenir, paliar o revertir procesos de exclusin social o promover procesos de inclusin, insercin o integracin social.(...) La participacin social se convierte en el medio y el fin de la intervencin social. La forma de prevenir, paliar o revertir procesos de exclusin social es, justamente, posibilitando espacios y momentos de participacin social, es decir, espacios y momentos en los que se producen relaciones sociales que reestructuran las estructuras de relacin excluyentes en un entorno dado. (Fantova, 2001: 85).

  • 12

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    Esencial para las

    organizaciones es contar con procesos de legitimacin social que les permitan reproducir las condiciones legales y econmicas para su existencia y funcionamiento. Dichos procesos de legitimacin aparecen en la opinin pblica como valoraciones y apreciaciones acerca de su necesidad, contribucin y capacidad para resolver los problemas que enfrentan.

    Una forma de abordar el tema de las condiciones de existencia de las organizaciones sociales, es pensarlo desde los espacios que, antes del cambio, ocupaba el estado y que por diversas razones, se retrae o sustrae su accin de dicho mbito, el cual comienza a ser habitado por organizaciones no estatales. La retraccin del aparato estatal de diversos mbitos es un proceso que sigue una lgica y que aparece como ineludible. Adems el estado lo hace en bsqueda de mayor eficiencia y de tener resultados ms acordes a los esperados por algn tipo de constituencia que demanda efectividades mayores a las alcanzadas por el funcionamiento de la burocracia. El proceso de retraccin estatal claramente est originado en la bsqueda de eficiencia, que a la vez est determinada por la provisin de recursos pblicos, que deben preservar equilibrios macroeconmicos, por una parte , y equilibrios, incluyendo supervits fiscales, por otra.

    De este proceso de retraccin estatal surgen espacios que son colonizados por organizaciones sociales de todo tipo, las que, a su vez, deben reformularse para abordar los mbitos nuevos. Es el caso, no ya de organizaciones filantrpicas o

    que buscan la creacin de bienes colectivos, sino de asociaciones profesionales, ocupacionales y empresariales. Estas organizaciones no pueden ser explicadas como meras representaciones de intereses sectoriales, diseadas para lograr movilizaciones de recursos con el objetivo de obtener ventajas o granjeras del aparato estatal, o de defender intereses de negocios, entendidos en un sentido estrecho. Comienza a percibirse que incorporan nuevas funciones, que permiten incluso denominarlas como un neocorporativismo (Streek y Schmitter, 1991). Organizaciones empresariales que participan en los procesos polticos como instancias de colegislacin, de establecimiento de estndares y de procesos de autorregulacin, en vez de conductas reguladas por normas legales, y que son voluntariamente adoptadas por las asociaciones. Estas implican la capacidad de controlar la conducta de los miembros individuales de la asociacin, de establecer sanciones formales, pero sobre todo (probablemente) informales a los transgresores, de establecer estndares (de competencias, de calidad, medioambientales) y, en suma, de generar autoregulaciones que se constituyen sin necesidad de legislacin y control estatal. En sus formas an embrionarias, en Chile encontramos instancias de autoregulacin publicitaria, de comisiones de compaas de seguros en rentas vitalicias. En los mbitos de prevencin de accidentes del trabajo y salud laboral, la ejecucin de la normativa legal est en manos de corporaciones privadas constitutivas del Tercer Sector (Mutuales de seguridad). Se verifican autoregulaciones en la

  • 13

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    aplicacin de qumicos en la produccin vitivincola y hortcola, entre otras.

    Preguntas pertinentes aqu seran, cul es el origen de la legitimidad de la autoridad asociativa para hacer cumplir normas voluntariamente adoptadas. Cmo se origina e implementa la autoridad asociativa. Cmo resuelve este tipo de organizacin las distintas tareas que debe desempear, para sus asociados, el estado y el pblico en general. Cules son los mecanismos y modos de resolucin de conflictos a su interior y con otras asociaciones y el estado.

    La indagacin acerca de los espacios sociales que comienzan a ocupar las asociaciones debera permitir explicar el fenmeno de la (aparente) incapacidad de los sindicatos, en tanto asociaciones de trabajadores, de insertarse en este tipo de procesos. Se debe a que al desregular los mercados laborales, las regulaciones que los sindicatos establecan (o intentaban establecer) dejan de ser pertinentes? O se debe a que no es posible que se incluyan en procesos de establecimiento de estndares, como s pueden hacerlo las asociaciones empresariales? A qu se deberan dichas incapacidades?

    Junto al fenmeno creciente del asociacionismo empresarial, la retraccin estatal abre mbitos de accin para otras organizaciones, particularmente constituidas por profesionales. La visin, a veces prevaleciente, de que el trabajo profesional se realiza individualmente, obstruye la visin de que es un trabajo organizado en colectivos, basados en intercambios bastante intensos entre profesionales. Organizaciones sociales,

    constituidas para movilizar talentos logrados tras procesos educacionales sostenidos, aparecen ofreciendo nuevos servicios para poblaciones que dejan de ser atendidas por el aparato estatal. Estas se pueden originar no slo por la retraccin estatal, sino tambin por cambios demogrficos que constituyen la aparicin de un segmento cada vez ms significativo de personas pertenecientes a la tercera edad. Los servicios que se ofrecen a este segmento (demogrfico), comienzan a ser diseados por organizaciones de profesionales, al principio por las propias universidades con programas de educacin continua, luego por las municipalidades que establecen programas focalizados, o por los ministerios que inician programas para ella. Pero el contenido de los servicios, esto es, los servicios mismos son diseados e implementados por organizaciones de profesionales. Estas pueden tomar la forma de empresas (con fines de lucro) o de organizaciones no gubernamentales, fundaciones o corporaciones. La forma que adopten parece depender en gran medida de la forma que la organizacin establece para obtener financiamiento y captar recursos de su entorno.

    Las relaciones entre el tejido social, las organizaciones estatales y las organizaciones con fines de lucro tienen lugar en un ambiente de complejidad que permite que se produzcan diversas selectividades para dar origen a distintos sistemas. Estas selectividades, no obstante, no agotan todas las posibilidades de dicho ambiente, sino que, por el contrario, las aumentan. En otras palabras, cada uno de estos sistemas constituye parte del entorno de los otros y, por lo tanto, con slo existir,

  • 14

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    con slo operar, aumenta la complejidad del entorno de los dems. De aqu se desprende que pueda encontrarse, frente a un problema como el de la droga por ejemplo, mltiples definiciones y propuestas de solucin estatales, privadas y de organizaciones sin fines de lucro. Pueden producirse combinaciones entre ellas, pueden competir ofreciendo un mismo servicio o transformarse unas en fuente de oportunidades para las otras. Todo esto presenta peligros de desnaturalizacin como los indicados por Fantova (2001a: 116), en que se desdibujan los lmites que sealan lo especfico de estas organizaciones: se pueden desperfilar si dejan de actuar como organizacin para asimilarse al tejido social comunitario, si olvidan su condicin no gubernamental y se transforman en una suerte de prolongacin del fisco y si en el inters por mantenerse dejan de lado su afn no lucrativo para dejarse guiar por la demanda. En trminos de Luhmann (1997: 44), hablaramos del sentido que -como estrategia de seleccin- conforma procesualmente los lmites del sistema organizacional. Los sistemas sociales son sistemas constituyentes de sentido que van siendo constituidos por el mismo sentido. El sentido de una organizacin no gubernamental sin fines de lucro constantemente orienta su accionar -su decidir- de modo que se marca la diferencia con las actividades no organizacionales, con las que se enmarcan dentro de la accin estatal y con las que persiguen la utilidad. Permanentemente, sin embargo, surgen momentos en que se hace difcil distinguir entre una oportunidad y un evento que puede llevar a un cambio en el sentido (que puede hacer vlidos el lucro, la dependencia estatal o la accin

    informal no organizacional), desnaturalizando a la organizacin. La emergencia de una organizacin sin fines de lucro supone la de-teccin de una necesidad, o ms precisamente, en trminos de Fantova (2001), de una brecha entre una necesidad normativa y una necesidad vivenciada, que constituye una oportunidad para su operar. Sin embargo, es necesario recordar que el sistema mismo es el que define su entorno en el momento que surge. Esto implica que sistema y entorno se suponen mutuamente y que el sistema organizacional opera efectivamente reduciendo complejidad y generando su propia base de sustentacin: un entorno en el que su existencia es necesaria. El sistema se diferencia de su entorno en trminos del sentido, pero el sentido es producido por el propio sistema que se diferencia por medio de l. De esta manera, el sistema y su entorno surgen en una operacin de distincin del propio sistema. Para los sistemas de sentido -sociales y psquicos-, dice Luhmann (1997: 46), el mundo es un potencial inconmensurable de sorpresas, es informacin virtual que requiere de los sistemas para darle el carcter de informacin a ciertas perturbaciones seleccionadas. La consecuencia de esto es que la identidad de dichos sistemas es el resultado de un modo particular de procesamiento de la informacin. Dicho en otras palabras, esto quiere decir que en la sociedad pueden aparecer diferentes modos de procesamiento de las informaciones posibles. El surgimiento de organizaciones no gubernamentales ocurre como resultado de una forma de procesamiento que hace relevante cierta informacin, con lo que la identidad de este sistema

  • 15

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    organizacional se va produciendo en la operacin recursiva de la selectividad con que se prefiere -se da carcter de informacin- a algunas perturbaciones posibles. Lo interesante en este proceso es que esa informacin seleccionada slo existe como tal en virtud al sistema que la utiliza en su operar. Antes es slo informacin virtual, potencial, y no tiene efecto alguno si no existe el sistema que sea sensible a ella.

    Tambin se podra pensar que aun cuando el estado no estuviera en ese proceso, la propia sociedad civil, o los organismos intermedios de la sociedad, podran, con sus propias acciones y dinmicas, estar ampliando los espacios para sus operaciones. Para que esto ocurriera deberan darse algunas condiciones:

    En primer lugar, que ciertas dificultades de segmentos de la poblacin se constituyan en problemas, esto es en situaciones no deseadas para actores relevantes, que sean definidas adems como modificables por medio de algn tipo de accin colectiva y organizada. En segundo lugar, que exista la disposicin a aportar recursos a las soluciones. Esto supone ya la existencia de organizaciones sociales que modifiquen o intervengan en los marcos interpretativos de actores, para constituir el problema y su posibilidad de ser solucionado y para identificar los recursos necesarios para ello. En este sentido, entonces, es inseparable la oportunidad social para emprender acciones de compasin, caridad o filantropa, de las organizaciones capaces de identificar, definir situaciones como oportunidad y explotarlas.

    En tercer lugar, deben darse condiciones en una poblacin ms amplia que la contenida en la organizacin social para que se constituya como un componente del entorno para la organizacin. Con esto se quiere referir a una base de sustentacin social de la organizacin que provea no slo de recursos, sino sobre todo de legitimidad para solicitarlos y usarlos para los fines establecidos por la organizacin.

    Lo anterior implica que diferentes modos de organizacin -estatales, privadas con fines de lucro y organizaciones sin fines de lucro- pueden coexistir encontrando cada una sus propias condiciones de posibilidad y definiendo su identidad en el mismo proceso de seleccin de la informacin relevante. Se produce, por lo tanto, una suerte de cohabitacin de estas organizaciones tan diversas que coexisten en el mismo mundo, en la misma sociedad, pero definiendo cada una un entorno diferente, porque sus selectividades son tambin diferentes.

    La consecuencia de esto es que cuando el aparato estatal deja de considerar suya la responsabilidad por la solucin de un problema determinado y surgen organizaciones no gubernamentales que se proponen hacerse cargo, tanto el problema como su solucin adquieren un carcter distinto: es un problema nuevo, con caractersticas distintas, la informacin pertinente es otra y, por supuesto, las motivaciones ofrecidas a los miembros para participar son, tambin, diferentes.

  • 16

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    EL SUPUESTO DE LA INCLUSIN Y LOS DESAFOS DE LA EXCLUSIN SOCIAL La sociedad moderna puede ser caracterizada sistmicamente como una sociedad compleja, diferenciada funcionalmente. A diferencia de la sociedad estamental o de clases, la sociedad funcionalmente diferenciada pretende ser una sociedad de iguales (Parsons, 1977: 326-327). As, mediante el rol de ciudadano, todos pueden estar incluidos en los subsistemas de la sociedad y sus prestaciones. Segn Luhmann (1997: 620), esta conceptualizacin da a entender que la sociedad ofrece posibilidades de inclusin a todos, quedando slo el tema de cmo se combina -en la sociedad moderna- la igualdad para todos con la desigualdad referida al reconocimiento y al xito. En este marco falta elaborar el lado negativo de la categora: si se habla de inclusin, salta a la vista la exclusin, que no encuentra lugar en el esquema parsoniano. En trminos lgicos, en cambio, slo existe inclusin si es posible la exclusin.

    La exclusin social es una consecuencia, entre otras, de una sociedad cuya complejidad ha aumentado a tal punto que los modos habituales de enfrentamiento de la complejidad se hacen insuficientes. El tejido social dispone de una comunicacin directa, interaccional, que encuentra escasas oportunidades para participar -incluso para hacerse or- en la comunicacin vinculante. El aparato estatal no puede continuar asumiendo nuevos problemas por la va habitual que lo ha llevado a crecer hasta alcanzar niveles elevados de ineficiencia. Las organizaciones privadas tampoco encuentran informacin que apele a su sensibilidad:

    el mercado y la demanda no son claros ni estimulantes para ellas. Hay, entonces, una fuente de informacin virtual que permite ser especificada por organizaciones no gubernamentales. Las soluciones tradicionalmente ofrecidas por organizaciones voluntarias de buena voluntad, pero sin mayores criterios organizacionales, son insuficientes. Los problemas requieren de soluciones efectivas, en que se haga uso de los recursos eficientemente. En esta configuracin se expanden las organizaciones no gubernamentales. Su origen puede ser la necesidad de dar solucin a problemas que histricamente ha enfrentado el estado y que ya no puede seguir atendiendo o el intento por dar soluciones eficientes a los problemas que antes haban sido enfrentados de manera romntica, pero ineficiente por organizaciones de buena voluntad.

    Si el fenmeno de la exclusin es inevitable ante la creciente complejidad de los mecanismos y procesos de inclusin de la modernidad, las organizaciones sin fines de lucro, de la sociedad civil o del tercer sector, tienen la funcin de establecer procesos de re-inclusin o de reducir los factores de exclusin social. La exclusin no es sinnimo de marginalidad. sta se asocia directamente con los procesos migratorios del campo a la ciudad, a las carencias de competencias para concurrir al mercado laboral urbano de campesinos, a las limitaciones del funcionamiento del mercado laboral que se derivan de las limitaciones en la propia economa que genera los factores de expulsin (y atraccin) desde el sistema social de la hacienda.

  • 17

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    La exclusin adopta otras formas: se refiere a poblaciones urbanas de al menos una o dos generaciones, insertas en el sistema econmico y no slo de maneras informales. Es producto de las limitaciones de acceso a la proteccin y previsin social, a las oportunidades de educacin y capacitacin y, en no menor medida, a la disrupcin de redes sociales en el medio urbano, producidas por reubicaciones o erradicaciones de campamentos, y por las perturbaciones del mismo desarrollo econmico que alteran algunos de los mecanismos de reciprocidad, solidaridad e integracin social. Si bien se asocia a la situacin de pobreza, no implica necesariamente que sean sinnimos. Hay exclusin de no pobres en el sistema, como es el caso de los discapacitados y de segmentos que se autoconstituyen como minoras de diverso tipo (Wormald y Ruiz Tagle, 1999).

    El mismo sistema social que genera las condiciones de inclusin, produce en su funcionamiento la nueva complejidad de la exclusin. Es sta la que constituye la condicin previa para la existencia de las organizaciones de la sociedad civil, ya que altera el Tejido social, al hacerlo ms ralo. Esta precondicin de existencia producida por el desarrollo econmico y los cambios sociales de instituciones como el propio estado y su mbito de accin, es la novedad de que se hacen cargo estas organizaciones. Es el componente principal de la estructura de oportunidades para el surgimiento y autocatlisis para estas organizaciones.

    Finalmente, es posible observar otro componente de la estructura de oportunidades, que tiene estrecha relacin con las redes sociales. A menudo, stas se usan como metforas

    para indicar la existencia (o carencia) de vnculos que permiten que la comunicacin sea establecida a travs del sistema social. Ms all del uso metafrico (Wellman, 1991), el anlisis estructural de las redes sociales es un insumo altamente significativo para comprender la sociedad contempornea. Esto es particularmente relevante en lo referido a las organizaciones de la sociedad civil, pues el funcionamiento de estas organizaciones, sus vinculaciones tanto con el sector pblico (Capeling-Alakija y Pennekamp, 2000; Billis y Harris, 1996) como con el privado con fines de lucro, ocurren por medio del establecimiento de puentes y vnculos entre redes sociales (Galaskiewicz y Burt, 1991). De similar relevancia es la disposicin de profesionales en la sociedad (Brint y Levy, 1999) que constituyen organizaciones de consultora, asesora y formulacin de proyectos que intermedian entre poblaciones o segmentos excluidos y los aparatos y agencias estatales.

    De acuerdo a DiMaggio y Anheier (1990), las organizaciones sin fines de lucro existen en distintas industrias, en el rea de servicios (de salud, educacin, etc.), cuando hay aumento de riqueza y la demanda no es homognea. Cuando la demanda por estos servicios es homognea, el estado las puede proveer sin mayores problemas, por medio de nivelar en un promedio o, ms usualmente, en un mnimo socialmente aceptable. Pero cuando se torna heterognea, el estado enfrenta insolubles dificultades para lidiar con esta creciente complejidad, lo que lleva a las agencias estatales a encargar la provisin de servicios a organizaciones sin fines de lucro, que por su

  • 18

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    diferenciacin y especializacin pueden proveer servicios especficos a segmentos diversificados de demandantes. Estos servicios tambin son provedos por organizaciones con fines de lucro (ejemplos claros son las AFP y las ISAPRE que se hacen cargo de la previsin social antes en manos de agencias estatales). La provisin de servicios por encargo de estas agencias requiere la existencia de profesionales, sin los cuales es poco probable que las organizaciones sin fines de lucro se pudieran sustentar (es difcil pensar en hospitales sin mdicos, o en asesoras legales gratuitas o subsidiadas sin abogados). De modo que la existencia de un sistema educacional diversificado es una precondicin para estas organizaciones.

    En suma, la existencia de organizaciones de sociedad civil no es independiente de las formas de funcionar de agencias estatales. En un plano ms general, y a medida que la democracia ha tomado formas ms neocorporativistas o coasociativas, los estados han descargado temas sensibles, como el ataque a la pobreza, en estas organizaciones. De esta manera evitan exponerse a procesos de deslegitimizacin. As, los lmites organizacionales se tornan ms difusos, ya que las organizaciones sin fines de lucro en muchas circunstancias son Organizaciones no gubernamentales cuasi autnomas2, y en otras son ONG que dependen del financiamiento va contratacin del estado.

    Tampoco son independientes del funcionamiento del sector privado (segundo sector), con fines de lucro. No

    2 (en ingls: QUANGO (Quasi Autonomous Nongovernmental Organizations)

    slo como receptores de donaciones con franquicia tributaria, sino como vehculos para actualizar la responsabilidad social de la empresa. Si bien en nuestro pas se podra clasificar estos esfuerzos ms como de marketing social que genuina responsabilidad empresarial, la tendencia observable es que las organizaciones de la sociedad civil servirn de vehculos para reforzar la legitimidad de las empresas del segundo sector, para canalizar genuinos intereses por la solidaridad empresarial y la institucionalizacin de la caridad.

    Finalmente, estas organizaciones histrica e institucionalmente han estado vinculadas a las organizaciones religiosas. Lo nuevo que es observable en la actualidad es un proceso de secularizacin que desvincula a las organizaciones de la religin organizada. An cuando sta contine desarrollando nuevas iniciativas, la existencia de una clase nueva de profesionales posibilita la oferta de nuevos servicios sin una necesaria conexin con las iglesias. Este proceso agregar an ms complejidad a este emergente sector.

  • 19

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    LA NECESIDAD DE GESTIN, SU ESPECIFICIDAD Y DILEMAS DEL DISEO ORGANIZACIONAL

    Es ya un lugar comn el de las profundas transformaciones que marcan las ltimas dcadas del siglo veinte, configurando las condiciones del cambio de milenio. Una de estas modificaciones es la que tiene que ver con la diversificacin de los modelos de gestin derivada principalmente del xito alcanzado, en la dcada de los setenta, por las empresas japonesas. La gestin ya no dependa de algunos atributos personales de gerentes y empresarios visionarios que deban desplegarse dentro de un mismo y nico modelo de organizacin, sino que poda haber diversas formas de gestionar una organizacin y era necesario conocerlas para poder lograr el xito. Comienza tambin la preocupacin por entender las particularidades de las culturas organizacionales. Con todo esto, el modelo occidental de gestin -y su difundida versin burocrtica- pierde su exclusividad. Crece el inters por comprender el lado humano de las organizaciones y por buscar nuevos modos de lograr el compromiso de los participantes con los objetivos de la organizacin. En cierta medida, no sera exagerado afirmar que, aunque el estudio de la administracin tena ya casi un siglo, sus efectos prcticos slo se hicieron notar de manera masiva en la dcada de los setenta.

    En nuestro pas coincide la preocupacin mundial por la gestin con la decisin poltica de traspasar al sector privado la administracin de numerosas empresas estatales. Los logros obtenidos, en el mbito de la gestin, por las organizaciones privadas fueron de tal envergadura y tuvieron tanta resonancia en la opinin pblica,

    que pronto se comenz a hacer una comparacin entre la empresa privada y la pblica que no siempre resultaba halagadora para esta ltima, lo que fue percibido por los participantes de los servicios pblicos (Direccin de Presupuestos, 1999: 133-164). El tema del momento era el de la eficiencia. Se haca indispensable modernizar las organizaciones del Estado incorporando a ellas los modos y mecanismos de gestin que haban sido exitosos en el sector privado: se trataba de aumentar su eficiencia.

    Durante mucho tiempo se prest escasa atencin al tema de la gestin de las organizaciones estatales y de las organizaciones voluntarias del tercer sector. De manera implcita pareca suponerse que la preocupacin por la gestin era algo que corresponda de forma casi exclusiva a los empresarios privados. La gestin pareca estar marcada por el sello del afn de lucro lo que era mal visto por quienes dedicaban su vida al quehacer estatal o voluntario, donde -se pensaba- deba primar un nimo altruista, de preocupacin por los dems y por los grandes problemas de la sociedad.

    Las organizaciones no gubernamentales (ONG), por su parte, tambin experimentaron exigencias anlogas a las de las organizaciones estatales. La ineficiencia es ineficiencia en cualquier parte y no es ms aceptable en el Estado o en las ONGs que en una organizacin productiva privada. Se haca necesario incorporar el know how de la gestin. Es as como ingres a la administracin de estas organizaciones sin fines de lucro un nmero no

  • 20

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    despreciable de profesionales provenientes de la empresa privada. Su misin era hacer que estas organizaciones llegaran a ser eficientes, que pudieran cumplir sus metas de mejor forma que lo que haba sido hasta el momento. Con esta incorporacin, se produjeron cambios de todo tipo. Se desarrollaron mecanismos de marketing, se disearon modos novedosos de recoleccin de fondos, se redefinieron los lenguajes y las formas aceptadas de cumplir con los cometidos. Todo esto provoc reacciones muy diversas y encontradas: desde el aplauso por la modernizacin evidenciada hasta la crtica por la prdida del sentido propio de la misin original.

    Otro cambio de importancia tiene que ver con las fuentes de financiamiento para las actividades a que se dedican las organizaciones sociales. En efecto, algunas fundaciones internacionales modificaron la categora en que se ubicaba Chile como pas receptor de ayuda, sea porque el pas haba vuelto a un sistema democrtico o porque su economa haba logrado un cierto nivel de crecimiento. Esto tuvo como consecuencia que las ONGs tuvieron que recurrir a nuevas fuentes de recursos, para lo cual muchas veces se encontraron en la necesidad de redefinir o ampliar sus objetivos. Los sistemas organizacionales buscan mantenerse en operacin y, para esto, recolectar los recursos donde estn disponibles. Si para hacerlo es necesario encontrar nuevas definiciones de la misin original o, incluso, definir una nueva misin, el sistema se ve frente a la disyuntiva de continuar bajo una nueva cara, disminuir su operacin o simplemente desaparecer. La

    pregunta que frecuentemente surge en estas circunstancias es si los nuevos problemas propuestos por las fuentes de financiamiento pueden o no ser acogidos como problemas vlidos para la organizacin o si su aceptacin termina por desfigurar al sistema organizacional transformndolo en algo distinto.

    La pregunta central acerca de la gestin de las organizaciones sociales es si las herramientas de administracin que se aplican son especficas a ellas, o si son una extensin de las usadas en el sector empresarial, o si deben ser administradas de una manera ms parecida a la administracin pblica. Esta ltima opcin no parece muy atractiva considerando la evolucin que han experimentado las organizaciones en nuestro pas en particular con el predominio de criterios de eficiencia como una condicin ineludible. Es pertinente preguntarse entonces, a qu eficiencia se refiere esta exigencia. Conceptualmente deberamos indagar acerca de los objetivos, considerados como los fines, y luego identificar si los medios estn adecuadamente alineados y organizados para su logro. Aparte de que esta lnea de indagacin ofrece una visin excesivamente racionalista de las organizaciones y que desva el foco del hecho central de que la organizacin decide en funcin de decisiones anteriores, ms que de la limitada racionalidad, los objetivos de las organizaciones sin fines de lucro son mltiples. Este hecho hace que estas organizaciones sean ms complejas que las con fines de lucro y las estatales.

    Los principales componentes de esta complejidad propia de las organizaciones sociales son dos: (a) el

  • 21

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    balance final de los resultados no es unvoco. Drucker (1990: 107 y ss.) postula que estas organizaciones tienden a no priorizar el desempeo y los resultados ya que se contentan con creer que estn sirviendo a quien necesita sus servicios o haciendo el bien. En las empresas hay una lnea final [de resultados] financiera. Las ganancias o las prdidas no son en s mismas suficientes para juzgar el desempeo, pero al menos son algo concreto. Les guste o no a los ejecutivos, las ganancias sern utilizadas para medir su desempeo. Cuando los ejecutivos de organizaciones sin fines de lucro, sin embargo, enfrentan decisiones riesgosas, deben primero pensar exhaustivamente los resultados deseados antes que puedan determinar los medios para medir el desempeo y los resultados. Para cada institucin sin fines de lucro, el ejecutivo que lidera eficazmente debe primer responder la pregunta, cmo se definir el desempeo de la institucin? (Drucker, 1990: 107). La pertinencia y, normalmente, urgencia se debe a que la evaluacin puede ser hecha en distintas lneas de resultados, no porque no tengan una lnea de resultados. Esto se debe a que no existen mecanismos de precios que permitan, por una parte, agregar los intereses de los clientes, los funcionarios, los voluntarios y otros interesados en la organizacin con, por otra, relacionar los costos con los excedentes, la oferta con la demanda y las metas con los logros. En el mbito de los negocios [con fines de lucro] tenemos precios de mercado para bienes y servicios que relacionan a vendedores con compradores, salarios vinculando a empleadores y empleados, utilidades ligando a accionistas y

    ejecutivos e impuestos que relacionan a la firma con el pblico general representado por el gobierno. Por supuesto que hay muchas imperfecciones en las formas cmo los precios se establecen y se expresan en el mercado. Lo que es importante notar es que, al menos en principio, todos los precios pueden aglutinarse en una lnea final de resultados monetarios. De hecho, los precios son el medio bsico en la economa de costos de transaccin y la explicacin econmica para la existencia de organizaciones [jerrquicas] como respuesta a las imperfecciones del mercado. Los precios, como medio de informacin para las actividades internas y externas no existen, son incompletos o fijados de acuerdo a consideraciones de costos administrativos o a algn sucedneo del mercado. An ms, a diferencia del gobierno, los administradores de las organizaciones sociales no tienen la autoridad legitimada para establecer trminos de intercambio y los precios fuera de los estrechos mbitos de su organizacin. El resultado es que diversas racionalidades, o lneas de resultados finales, operan en las organizaciones sin fines de lucro. (Anheier, 2000: 6).

    El otro componente de la complejidad organizacional es (b) las fuentes de financiamiento. Sin un sistema de precios y un mercado, las organizaciones sociales enfrentan una mayor incertidumbre que las agencias estatales y las empresas. La transformacin, por medio de decisiones organizacionales, de ellas en riesgos, es un proceso de alta complejidad. En los riesgos externos la organizacin no tiene asegurado un flujo constante de recursos financieros,

  • 22

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    an cuando su gestin sea eficiente y eficaz. Al depender de la buena voluntad de donantes y de su disposicin para transferir recursos por medio de donaciones, queda expuesta a decisiones de otras organizaciones sobre las cuales puede ejercer poca influencia. Esto incentiva el desarrollo de estrategias y de procesos profesionalizados de captacin de recursos (el expertismo en fund raising), que si bien le permite lograr algn grado de estabilizacin en los flujos, tambin le demanda invertir en esos procesos una proporcin significativa de ellos. Esta decisin de asignacin de recursos para captar recursos puede ser fcilmente deslegitimizada por alguna de las partes constituyentes. Lo que implica que en el frente interno, enfrenta el riesgo de corromper su misin para poder reproducir la existencia de la propia organizacin. (Olasky, 1996). Una tendencia crecientemente observable es la incursin de organizaciones sin fines de lucro en negocios lucrativos, para obtener flujos constantes de recursos. Esas incursiones consisten en el establecimiento de sociedades annimas en que las fundaciones o corporaciones son accionistas principales y que son nuevas organizaciones fundadas por organizaciones. Con estas diferenciaciones, se incrementa fuertemente la complejidad tanto de la propia organizacin como de su entorno y se expone a cuestionamientos a su legitimidad que provienen tanto del ambiente interno como del entorno. Y, a la vez, le exige mayor desarrollo de capacidades profesionales de gestin.

    La complejidad de las organizaciones sin fines de lucro tambin proviene del

    hecho de que son manifestacin o expresin de valores, tales como caridad, solidaridad, compasin, preocupacin por el resto, bien comn, etc. El desarrollo de capacidades de gestin, normalmente tomadas o imitadas del sector privado con fines de lucro, son fcilmente cuestionables desde cualquiera de las perspectivas, exigencias y normas que surgen de esa variedad de valores. De modo que los resultados tambin son evaluados desde una diversidad de perspectivas, que imponen su lgica y racionalidad sobre la organizacin.

    Esas distintas racionalidades tienen que ver con el entorno organizacional y su complejidad, que suscita, segn su grado de complejidad, distintas expectativas y motivaciones de sus partes constitutivas; los intereses y necesidades de sus clientes, que muchas veces no pueden manifestar sus preferencias o pagar los precios de los servicios que reciben; y la importancia de los valores y convicciones fuertemente arraigadas que sostienen - no siempre con coincidencias - los directorios, la administracin, los funcionarios, voluntarios y clientes.

    Anheier (2000: 9) propone como solucin el desarrollo de herramientas administrativas y de gestin especficas para estas organizaciones que se componen de cuatro dimensiones: 1) La constituida por una visin holstica de la organizacin, que enfatiza las relaciones entre ella y su entorno, la diversidad de componentes dentro y fuera de ella y la complejidad de las demandas que enfrenta. 2) Una dimensin normativa de la administracin que incluye no slo los aspectos econmicos, sino tambin la

  • 23

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    importancia de los valores y los factores politicos. Esta dimensin advierte acerca de las limitaciones de imitar los conceptos, estilos y herramientas de gestin del sector pblico y privado de manera acrtica. 3) Una dimensin estratgica, de desarrollo que permite concebir a la organizacin como una entidad en constante cambio y 4) Una dimensin operativa, que se refiere a las tareas cotidianas de administracin.

    El diseo organizacional adecuado a cada organizacin social, consistir entonces en distintas combinaciones de los componentes de dichas dimensiones y que constituyen los dilemas que debe resolver. Aqu, por razones de espacio, exponemos los elementos y polaridades bsicos, sin poder entrar en los detalles.

    El primer dilema est constituido por la oposicin entre eficiencia y eficacia y entre la permanencia o estabilidad y la temporalidad o tendencia al cambio y la adaptacin. La resolucin de este dilema consiste en decisiones de diseo que tienden hacia jerarquas burocrticas, con eficiencia en los procesos, en las relaciones de insumos-productos o en la efectividad para alcanzar metas (normalmente valricas), con nfasis en la flexibilidad y en procedimientos de ensayo-error. Tambin incluyen decisiones acerca de la divisin del trabajo y su estabilidad y lneas de comando.

    El segundo dilema est definido por la orientacin a tareas o a personas y por las orientaciones hacia la formalizacin o hacia lo simblico. Estas decisiones definen si la organizacin tendr una cultura tecnocrtica o una social.

    El tercero se refiere a decisiones acerca de la estructura interna, si es una jerarqua o se asemeja ms a una red social. El grado de centralizacin y descentralizacin en las decisiones, si las iniciativas surgen de la cima o desde abajo, si tiene muchos niveles jerrquicos o es plana.

    El cuarto consiste en decisiones acerca de la orientacin general de la organizacin, si hacia adentro o hacia afuera, con nfasis en la adaptacin al contexto o en el desarrollo de su identidad corporativo-organizacional. Estas decisiones son acerca del foco en los cambios del contexto externo o en la forma de definir situaciones en relaciones a decisiones organizacionales previas, mediante percepciones selectivas del entorno o adecundose constantemente a sus cambios. Estas decisiones definirn si la direccin de la organizacin se focaliza predominantemente hacia el entorno y sus dinmicas, o hacia el mbito interno y sus procesos.

    Las decisiones de diseo que las organizaciones sin fines de lucro deben adoptar no son simples ni fciles. Tienen mltiples implicancias y consecuencias y el estado actual de la investigacin emprica no permite contar con conocimientos certeros acerca de ellas (Perry e Imperial, 2001). El desarrollo de las herramientas tericas y conceptuales es reciente y los debates recin comienzan. La buena noticia es que por tratarse de un sector dinmico, con creciente impacto econmico, como es su participacin en el PIB de los pases, en el volumen de empleo que ofrecen y en los recursos involucrados, as como sobre todo en los servicios que ofrece, aspecto en el

  • 24

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    que es difcilmente sustituble por empresas privadas o agencias estatales, continuar atrayendo crecientes esfuerzos de los cientistas sociales por dar cuenta de la complejidad que enfrentan y que, a su vez, contribuyen a incrementar en el sistema social.

    Los cambios y dinmicas de estas organizaciones refieren a la compleja relacin entre la organizacin y la sociedad. Se trata de dos sistemas diferentes: la sociedad no es una gran organizacin ni la organizacin una sociedad en pequeo. Dado que la sociedad comprende todas las comunicaciones posibles, las organizaciones se encuentran inmersas

    en ella. Los cambios que ocurren en los diversos subsistemas de dicha sociedad implican aumentos en la complejidad de este sistema societal. En este ambiente de complejidad surgen las organizaciones como modos particulares de reduccin de la complejidad. Esto implica que los cambios en la sociedad significan desafos y oportunidades para la construccin de organizaciones. Las exigencias de incorporacin de la gestin en las organizaciones no lucrativas no son, por lo tanto, algo que las organizaciones puedan desdear, sino condicin necesaria para la supervivencia en un entorno ms complejo.

    CONCLUSIN La emergencia de un Tercer Sector no es independiente de las nuevas y crecientes complejidades que han producido el desarrollo de la empresa con fines de lucro y del propio Estado. El sistema social ha generado, al menos en Chile, condiciones ms que mnimas para hacer sustentable y sobre todo necesario un nmero significativo y creciente de organizaciones de la sociedad civil. Los propios mecanismos de inclusin amplificada que la modernidad conlleva, generan nuevas formas de exclusin que la sociedad debe resolver por medio de nuevas organizaciones. La novedad no est en que haya personas dispuestas a ser solidarias o caritativas, o que de instituciones antiguas y de larga data surjan nuevas organizaciones especializadas. Hay continuidad histrica. Pero tambin existen rupturas que derivan de nuevas formas de actuar de agencias estatales al

    acometer nuevas tareas y enfrentar nuevos desafos. Hay nuevos componentes en las estructuras de oportunidad para las organizaciones sin fines de lucro. Una clase profesional ms amplia, numerosa y diversificada; agencias estatales ms eficientes y que en aras de esa mayor eficiencia deciden subcontratar la provisin de servicios; un estado subsidiario que se concentra en tareas ineludibles y delega en otras organizaciones las tareas prescindibles, sobre todo de servicios cuya demanda es heterognea; una clase empresarial vida de encontrar y explotar nuevas oportunidades de negocios; una mayor visibilidad de las redes sociales que permiten incrementar la comunicacin a travs del sistema social, y finalmente, el propio desarrollo de mayores complejidades en el sistema social, que producen nuevas formas de exclusin social que deben resolverse.

  • 25

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    Las organizaciones sin fines de lucro -o del tercer sector o sociedad civil- deben hacerse cargo de la provisin de nuevos servicios con alta eficiencia en su capacidad de gestin, pues su funcin en el sistema social no solamente es de ser portadoras de un espritu solidario o ser canales de altruismo, en s una funcin destacable, sino de ser proveedoras de servicios a pblicos crecientemente segmentados en sus necesidades y demandas, que tienen una rpida dinmica de cambio y que deben legitimarse ante el estado y el sector empresarial como organizaciones vlidas, sobre todo en su capacidad de gestin, altamente efectiva, modernizada y profesional.

  • 26

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    REFERENCIAS BIBLIOGRFICAS

    Anheier, Helmut K. 2002. Managing non-profit organisations: Towards a new approach. Civil Society, Working Paper 1. Center for Civil Society, London School of Economics.

    Baecker, Dirk. 1999. Organisation als System. Suhrkamp, Frankfurt am Main. Billis, David & Harris, Margaret (edts.) 1996. Voluntary Agencies. Challenges of

    Organisation and Management. MacMillan. London. Brint, Steven & Levy, Charles S. 1999. Professions and Civic Engagement: Trends in

    Rhetoric and Practic, 1875-1995. cap.5 en Skocpol, Theda, Fiorina Morris P. edts. 1999. Civic Engagement in American Democracy. Washington D.C.: Brookings Institution and Russell Sage Foundation.

    Di Maggio, Paul & Anheir, Helmut K. 1990. The Sociology of Nonprofit Organizations

    and Sectors. Annual Review of Sociology, 16: 137-159. Direccin de Presupuestos. 1999. Recursos Humanos en el Sector Pblico. Dolmen

    Ediciones, Santiago. Drucker, Peter. 1990. Managing the non-profit organization. Harper Business, New

    York. Fantova, Fernando. -2001a. La gestin de organizaciones no lucrativas. Editorial CCS, Madrid. -2001b. Comunicacin y relacin en la intervencin social y en la gestin de calidad

    en IV Jornadas sobre Calidad y Servicios Sociales, Universidad de Deusto, Bilbao, (Noviembre de 2001)

    Galaskiewicz, Joseph & Burt, Ronald. 1991. Interorganization Contagion in Corporate

    Philanthropy. Administrative Science Quarterly. Vol 36, March: 88-105. Luhmann, Niklas. -1970. Soziologische Aufklrung 1. Westdeutscher Verlag, Opladen. -1975. Soziologische Aufklrung 2. Westdeutscher Verlag, Opladen. -1997. Die Gesellschaft der Gesellschaft. Suhrkamp, Frankfurt am Main. -1997b. Organizacin y decisin. Autopoiesis, accin y entendimiento comunicativo.

    Mjico: Anthropos. -2000. Organisation und Entscheidung. Westdeutscher Verlag, Opladen. Olasky, Marvin. 1996. The Corruption of Religious Charities. en To Empower People.

    From State to Civil Society, ed. Por Peter L. Berger y Richard J. Neuhaus. Washington D.C.: AEI Press.

  • 27

    C E N T R O D E E S T U D I O S D E E M P R E N D I M I E N T O S S O L I D A R I O S

    Ortmann, Gnther; Sydow, Jrg & Trk, Klaus (eds.) 2000. Theorien der Organisation. Die Rckkehr der Gesellschaft. Westdeutscher Verlag, Opladen.

    Parsons, Talcott. 1977, Social Systems and the Evolution of Action Theory. The Free

    Press, New York. Perry, James L. & Imperial, Mark T. 2001. A Decade of Service-Related Research: A

    Map of the Field. Nonprofit and Voluntary Sector Quarterly, vol 30 N 2, september: 462-479.

    Pfeffer, Jeffrey. 1997. New Directions for Organization Theory. Problems and

    Prospects. New York: Oxford University Press. Skocpol, Theda & Morris, Fiorina P. (edts.) 1999. Civic Engagement in American

    Democracy. Brookings Institution and Russell Sage Foundation. Washington D.C. Streeck, Wolfgang & Schmitter, Philippe C. 1991. Community, market, state and

    associations? The prospective contribution of interest governance to social order. En Markets, Hierarchies and Networks. The Coordination of Social Life. Ed. Grahame Thompson, Jennifer Frances, R. Levacic y J. Mitchell. London: Sage Publications and The Open University.

    Rodrguez, Daro; Cereceda, Luz Eugenia & Wormald, Guillermo. 1997. Del Estado

    modernizador a la modernizacin del Estado. en Estudios Sociales N 94, trimestre 4, Corporacin de Promocin Universitaria

    Wellman, Barry. 1991. Structural Analysis: from method and metaphor to theory and

    substance. En Wellman, Barry y S.D. Berkowitz. Social Structures. A Network Approach. Greenwich, Cn: Jai Press.

    Wormald, Guillermo & Ruiz Tagle, Jaime. 1999. Exclusin Social en el Mercado de

    Trabajo. El Caso de Chile. Santiago: OIT.